Saltar al contenido principal
Arte+France 24

Migrantes centroamericanos en México, tan cerca de la meta

Tras un viaje de 5 000 kilómetros, Carlos, Ladi y su hijo de 5 años acampan en la frontera entre Tijuana y los Estados Unidos...
Tras un viaje de 5 000 kilómetros, Carlos, Ladi y su hijo de 5 años acampan en la frontera entre Tijuana y los Estados Unidos... Arte

El drama de miles de migrantes de Centro América que abandonaron sus países en busca del ‘sueño americano’ se funde en zozobra y esperanza una vez llegan a México, puerta de entrada a un cada vez más reacio Estados Unidos.

ANUNCIOS

El viaje de 5.000 kilómetros para llegar a la frontera entre Tijuana, México, y los Estados Unidos, no es lo más difìcil para muchos de los 7 000 migrantes que huyeron en caravana desde Honduras, El Salvador y Guatemala en busca de mejores oportunidades en el país norteamericano. Aunque la fortaleza fìsica y mental fue puesta a prueba durante días y noches caminando sin agua ni comida, lo peor ocurre cuando los miembros de familias completas se deben separar, una prueba emocional que hace de la frontera un lugar aun más hostil.

“Mi sueño no es México, mi sueño no es Estados Unidos… mi sueño era mi país”, asegura Carlos, un migrante hondureño que al igual que muchos otros centroamericanos soñaba con recibir de su nación garantías y mejores oportunidades de vida pero factores como la pobreza, la violencia extrema, la anomia y la falta de oportunidades que caracteriza desde hace décadas a esos países, especialmente a Honduras, fueron decisivas para que tantas personas como él, estuviesen dispuestas a dejar todo y huir, ojalá, a un mejor futuro.

Carpas de camping, colchones y colchonetas, prendas de ropa esparcidas por todas partes y un ambiente de zozobra mezclado con esperanza es lo que se vive en los refugios que el gobierno federal de México dispuso para los miles de migrantes, que, al parecer, han entendido muy bien el significado del adagio popular “la unión hace la fuerza”.

Según análisis de expertos, emprender el viaje en caravana tiene su lógica, pues quienes la conforman, son personas que no tienen recursos para financiar la expedición ni para defenderse de los múltiples peligros que podrían enfrentar. La unión y la posibilidad de hacer masa, son su único recurso pues además, en la medida en que sean muchos pueden convertir a un proyecto individual en uno colectivo, con capacidad de obtener apoyo de diferentes sectores.

La otra cara de la moneda: los tijuananses reclaman sus derechos

Otro de los flagelos generados por la migración es la afectación a la estabilidad económica y social de los locales. Ciudadanos mexicanos que en principio recibieron con un aire de humanidad a los migrantes luego manifiestan ver vulnerados sus derechos y el desarrollo normal de sus actividades cotidianas.

Trabajadores de Tijuana aseguran ver considerablemente disminuídas las ventas en sus negocios como nunca antes: “95% de los pacientes que vienen de los Estados Unidos han cancelado sus citas”, asegura Samuel Gómez, un dentista que tiene un consultorio odontológico al que muchos estadounidenses acuden por la comodidad en los precios pero que han dejado de ir, según el odontólogo, por el miedo que les produce la cantidad de migrantes que invaden el espacio fuera de su consultorio.

Aunque pueda parecerlo, para los tujuanenses no es xenofóbia o racismo, sino un reclamo a la protección de sus derechos como locales pero las autoridades “hacen muy poco” para solucionar la situación. Frente a esto, el alcalde de Tijuana, Juan Manuel Gastélum, asegura que no están preparados para atender a los miles de migrantes que llegan a la ciudad y además considera que los migrantes “deben cuidarse ellos mismos como ciudadanos que acatan la ley”.

Lizi y Brayan, terminan como muchos otros migrantes, tomando la decisión de pernoctar durante algún tiempo en México y acudir a una visa de trabajo que les permita acceder a recursos económicos que faciliten estadía en el país mientras logran entrar a Estados Unidos.

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.