Saltar al contenido principal

Putin ofrece su ayuda a Kim para destrabar las negociaciones sobre la desnuclearización

El líder norcoreano Kim Jong-un y el presidente ruso Vladimir Putin se dan la mano durante sus conversaciones en la Universidad Federal del Lejano Oriente en la Isla Russky, en Vladivostok, Rusia, el 25 de abril de 2019.
El líder norcoreano Kim Jong-un y el presidente ruso Vladimir Putin se dan la mano durante sus conversaciones en la Universidad Federal del Lejano Oriente en la Isla Russky, en Vladivostok, Rusia, el 25 de abril de 2019. Sergei Ilnitsky / Reuters

Es la primera cumbre entre Kim Jong-un y Vladimir Putin, tras la infructuosa reunión con Donald Trump en Hanói. El líder norcoreano pretende demostrar que, en el tablero internacional sobre su desarme nuclear, Washington no es el único actor.

Anuncios

El esperado encuentro comenzó con un fuerte apretón de manos entre ambos mandatarios. Un gesto que advierte a Trump que Kim no está solo. Los mandatarios intercambiaron elogios frente a las cámaras en el campus de la Universidad Federal del Lejano Oriente, en Vladivostok. Es el primer viaje que realiza el líder norcoreano tras su infructuosa reunión con Donald Trump en Hanói, que terminó sin acuerdo en materia de desarme nuclear.

Ambos líderes, dieron inicio a la cumbre con una reunión que contó únicamente con la presencia de los intérpretes. Putin felicitó a Kim por haber sido “reelegido" como presidente y el líder norcoreano devolvió el cumplido ya que Putin ganó las elecciones en 2018. Bajo este escenario se desarrolló su encuentro, que culminó con una cena formal que estuvo acompañada por platos rusos tradicionales, por petición del mariscal.

Pero de telón de fondo, ambos mandatarios tejen unos intereses que quieren exponer al mundo: Kim quiere demostrarle a su homólogo estadounidense que pude consolidar otras alianzas y que,en el tablero internacional sobre su desarme nuclear, Washington no es el único actor. Pero, además, pretende reforzar los lazos en materia económica, pues ve en Moscú un gran aliado para paliar la crisis alimentaria y financiera que se cierne sobre su país.

Putin, en cambio, busca repotenciar su hegemonía como potencia mundial y ampliar sus alianzas. Mostrarse como mediador en una crisis nuclear que Estados Unidos no ha podido manejar, es un aliciente que el presidente ruso quiere aprovechar. Ambos mandatarios mostraron su voluntad de avanzar en el dialogo sobre la desnuclearización y reforzar los lazos bilaterales. "Podemos revisar exhaustivamente la situación de la península y resolver este problema juntos”, añadió el líder norcoreano. “Así será”, le contestó el líder del kremlin.

La desnuclearización “es posible”, si hay garantías para Pyongyang

La reunión acabó bien. Putin reiteró su compromiso de cooperar en el proceso de desnuclearización de la península coreana y aseguró que esta “es posible”, pero que Pionyang exige a cambio garantías de seguridad. Además, abogó por una solución enmarcada en el multilateralismo y el “derecho internacional”.

"Me dio la impresión de que el líder norcoreano defiende ese punto de vista. Sólo necesita garantías de seguridad. Eso es todo. ¿Cuáles pueden ser esas garantías sino jurídicas?", dijo Putin en rueda de prensa tras reunirse con Kim.

Putin llamó a todos los países interesados a dar "los primeros pasos" para incrementar la confianza. Incluso destacó que las posturas de Rusia y EE. UU. sobre el arreglo de la crisis nuclear coinciden en gran medida, motivo por lo que adelantó que informará a la Casa Blanca sobre las negociaciones con Kim.

Informe desde Moscú: Putin busca una desnuclearización total de Corea del Norte

El líder ruso aseguró además que el propio Kim le pidió que informara a la delegación estadounidense sobre sus posturas frente al desarme nuclear. Reiteró que, en la reunión con Kim, “no hay ningún secreto. La postura de Rusia siempre fue abierta. No hay ninguna conspiración. Lo hablaremos con los estadounidenses y nuestros amigos chinos", explicó.

El mandatario ha reiterado en varias ocasiones que, tras lo ocurrido con los líderes de Irak y Libia, Corea del Norte se convenció aún más de que las armas nucleares son la mejor garantía ante un intento de violento cambio de régimen por parte de EE. UU. De ahí la solicitud de Kim a Trump en su segunda cumbre en Hanói, de declarar el fin de la guerra de Corea, que era una garantía en la que Pyongyang se aseguraría de que Washington ya no fuera más una amenaza.

Moscú: ¿el aliado ideal para Kim en tiempo de escasez?

Después del brindis que hizo Putin en su honor durante la cena y el tradicional intercambio de obsequios el líder del Kremlin le entregó a Kim una moneda conmemorativa y el mariscal norcoreano le entregó a su homólogo ruso un sable.

Al margen del protocolo, Kim pareció haber terminado el encuentro satisfecho. Reforzar los lazos con Rusia es uno de sus intereses primordiales, especialmente en tiempos de necesidad. Corea del Norte revive el fantasma de la escasez de alimentos como lo reconoció la ONU. Las sanciones impuestas por Estados Unidos, que afectan sus exportaciones, han agravado la situación económica.

Por eso recurre a su gran aliado en la guerra fría. En este sentido, Putin señaló que trató con Kim “la construcción de gasoductos y oleoductos, y el posible tendido de una red de suministro de electricidad, proyectos que requieren el visto bueno de Corea del Sur”. Añadió que también abordó “la situación de los miles de norcoreanos que trabajan en territorio ruso”, lo que supone una importante fuente de ingresos para Piongyang y cuya cifra se vio reducida por las sanciones de la ONU tras los ensayos con misiles balísticos norcoreanos.

Y es que, según el Kremlin, Rusia ha proporcionado a Pyongyang ayuda humanitaria. Pero si Kim ve en Putin un aliado ideal, el líder ruso le devuelve el interés. Al mandatario le sirve que la ONU levante sus sanciones para poder invertir en infraestructura en ese país. Pero primero deberá concretar avances con Pyongyang y lidiar con Estados Unidos. Putin se mostró confiado en lograrlo.

Con EFE, Reuters y AP

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.