Saltar al contenido principal

El presidente de México celebra avance en sustitución de polémica reforma educativa

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, en Ciudad de México, México, el 25 de abril de 2019.
El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, en Ciudad de México, México, el 25 de abril de 2019. José Méndez / EFE

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, celebró que los diputados aprobaran el dictamen que sustituye una reforma educativa promulgada por su antecesor, que miembros de sindicatos de maestros rechazaban.

Anuncios

Los legisladores aprobaron con 381 votos a favor, 79 en contra y dos abstenciones, el dictamen que sustituye la reforma educativa impulsada por el expresidente Enrique Peña Nieto (2012-2018) tras semanas de negociaciones con los sindicatos de maestros.

La Cámara de Diputados del Congreso mexicano eliminaría las evaluaciones a maestros instauradas con la polémica reforma de Peña Nieto y suprimiría el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE).

López Obrador aseveró que "el propósito de fondo" de la reforma de Peña Nieto "era avanzar en la privatización de la educación” y anteriormente ha dicho que pertenece a la era "neoliberal", palabra que usa para señalar las tres décadas y media que precedieron a su elección. El presidente mexicano ha culpado repetidamente a ese período por agravar la pobreza, la corrupción y la violencia en México.

El anuncio puede conllevar riesgos para Obrador porque algunas encuestas sugieren que la reforma de Peña Nieto tiene un apoyo público importante.

Una encuesta en línea realizada por la firma de encuestas Mitofsky mostró que el 60 % apoyó la reforma educativa de Peña Nieto, mientras que el 35,5 por ciento se opuso.

La reforma impulsada por Peña Nieto en 2013 tuvo la oposición de los sindicatos de maestros y de Morena, que la consideraron una reforma laboral encubierta porque suprimía privilegios sindicales y aplicaba filtros de enseñanza más estrictos, que algunos maestros señalaban de injustos, sobretodo, los de áreas rurales.

El presidente mexicano negó que con la derogación de Peña Nieto se regrese al antiguo sistema de venta de plazas de docentes, que estaban controladas por los sindicatos, porque dijo que "los maestros no son corruptos".

La reforma tuvo el apoyo del bloque liderado por el gobernante Movimiento Regeneración Nacional (Morena), pero también la apoyaron diputados del Partido Revolucionario Institucional (PRI), la formación política de Peña Nieto, ahora, es turno de su ratificación en el Senado.

La principal oposición a esta reforma vino de la mano del derechista Partido Acción Nacional (PAN), el segundo grupo de la cámara después de Morena.

Con EFE y Reuters

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.