Saltar al contenido principal

Bolsonaro y Lula reavivan diferencias descalificando sus presidencias en Brasil

Un manifestante con un disfraz del ex presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, como prisionero, junto a una imagen de cartón del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, en una manifestación en Rio de Janeiro, Brasil, el 7 de abril de 2019.
Un manifestante con un disfraz del ex presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, como prisionero, junto a una imagen de cartón del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, en una manifestación en Rio de Janeiro, Brasil, el 7 de abril de 2019. Raquel Cunha / Reuters

Bolsonaro respondió a Lula que Brasil al menos no es gobernado por "una banda" de borrachos, al ser interrogado sobre las declaraciones en las que el expresidente brasileño aseguró que el país era gobernado por "una banda de locos".

Anuncios

A inicios de 2018, eran los dos principales candidatos para presidente de Brasil: Luis Inácio 'Lula' Da Silva y Jair Bolsonaro. Hoy, los grandes rivales políticos reavivan sus diferencias descalificando sus presidencias.

El año anterior, Lula añoraba la posibilidad de que se le permitiera competir en los comicios, pues el exmandatario parecía tener sólo dos posibles futuros: liderar la carrera presidencial o enfrentar prisión por el juicio en su contra por corrupción.

Lula da Silva, fue encarcelado en abril de 2018 y desde entonces, el expresidente permanece en una cárcel de Curitiba, pero podría pasar a un régimen de prisión domiciliaria en septiembre, después de que su pena, en uno de los ocho casos de corrupción que tramitan en la Justicia, fue reducida a ocho años y diez meses.

En su primera entrevista desde la prisión, Lula calificó al Gobierno de Jair Bolsonaro, capitán retirado del Ejército, como "una banda de locos" y advirtió que si el actual mandatario no logra poner orden en sus filas, no resistirá.

En respuesta, el actual presidente, cuestionó irónicamente si el consumo de bebidas alcohólicas seguía prohibido en las cárceles brasileñas, en una referencia al supuesto gusto de Lula por la cachaza (bebida alcohólica tradicional en Brasil).

"En primer lugar creo que Lula no tendría por qué estar dando entrevistas. Fue un error que la Justicia le concediera el derecho a dar entrevistas. Un presidiario tiene que cumplir su pena", afirmó Bolsonaro sobre la decisión de la Corte Suprema que autorizó a dos medios españoles a entrevistar a Lula en la cárcel.

"Llevamos 110 días en el gobierno sin ninguna acusación de aquello que Lula y sus ministros hacían en el pasado", señaló Bolsonaro y comparó desde su perspectiva, ambas administraciones.

"¿Quiénes eran los miembros de su equipo? Gran parte está procesada. Sus ministros están presos o respondiendo a procesos. Podemos comparar nuestros ministros con los de ellos ya sea por su calificación, su profesionalismo, su patriotismo o sus ganas de hacer las cosas correctamente", dijo el presidente brasileño.

Cuando Lula fue encarcelado, era el candidato a la presidencia favorito en las encuestas, por arriba de Jair Bolsonaro. Tras la imponente victoria en las urnas de Bolsonaro, en unos comicios presidenciales sin Lula, el juez que lo condenó, Sergio Moro, aceptó el Ministerio de Justicia ofrecido por el mandatario brasileño.

Con EFE

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.