Saltar al contenido principal

La agente rusa, María Butina, fue condenada a 18 meses de prisión por la justicia de EE. UU.

María Butina durante una conferencia en Moscú. Archivo.
María Butina durante una conferencia en Moscú. Archivo. STR / AFP

La rusa de 30 años se declaró culpable de ser espía del gobierno ruso y fue acusada de infiltrarse en el sistema político estadounidense a través de sus vínculos con la Asociación Nacional del Rifle (NRA) de Estados Unidos.

Anuncios

María Boutina, quien se declaró culpable de conspiración contra Estados Unidos, fue condenada por un tribunal en Washington por haberse infiltrado en el aparato político del país a través de sus vínculos con la Asociación Nacional del Rifle.

Detenida en julio de 2018, Butina fue acusada de "conspiración" para "promover los intereses de Rusia". Los fiscales estadounidenses explicaron que recomendaron dar 18 meses de prisión a Butina, ya que "su ayuda constante a la policía" fue útil en la investigación.

La ciudadana rusa ha estado cooperando con la justicia del país norteamericano desde que, en diciembre, se declaró culpable de haber actuado como agente de un país extranjero sin notificar formalmente al gobierno, lo que para la Fiscalía es un delito de "espionaje".

Por su parte, la defensa afirmó que su clienta ya había pasado nueve meses en prisión y pidieron que fuera devuelta a Rusia después de su sentencia. "María está acusada de dirigir una diplomacia paralela y hacer lobby en conferencias", dijo uno de sus abogados.

El ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia aseguró en un comunicado que "las acusaciones contra María Butina de querer influir en los procesos políticos internos en Estados Unidos son totalmente inventadas y fabricadas".

El caso de Butina no fue relacionado con la investigación de Muller

El nombre de María Butina empezó a sonar en 2014 entre los miembros del NRA, quienes la vieron haciendo campaña a favor de una organización rusa que defiende el porte de armas.

En varias ocasiones, la joven denunció a través de las redes sociales la estricta regulación sobre armas en su país, a menudo posando con una pistola en la mano.

La justicia estadounidense cree que, a pesar de la falta de vínculos entre Butina y los servicios de inteligencia rusos, la mujer hizo parte de un complot del Kremlin para infiltrarse y perturbar el sistema político estadounidense, e incluso las elecciones de 2016 que dieron la victoria a Donald Trump.

Sin embargo, su caso no parece estar vinculado a la serie de investigaciones del fiscal especial, Robert Mueller, sobre la interferencia de Rusia en las presidenciales. Un informe publicado la semana pasada concluyó que no hubo conspiración entre los miembros del equipo Trump y Rusia.

Con Reuters y AFP

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.