Saltar al contenido principal

Sri Lanka: 15 muertos en enfrentamientos con sospechosos de los atentados del domingo

Personal de seguridad patrulla la vivienda donde se realizó una operación del ejército el viernes 26 de abril de 2019 en Kalmunai, este de la isla.
Personal de seguridad patrulla la vivienda donde se realizó una operación del ejército el viernes 26 de abril de 2019 en Kalmunai, este de la isla. Dinuka Liyanawatte / Reuters

En la noche del viernes 26 de abril, el ejército de Sri Lanka atacó una vivienda donde al parecer se refugiaba un grupo de organizadores de los ataques del domingo 21 en la isla. Entre los cuerpos encontrados había seis niños.

Anuncios

El operativo se realizó en la población de Kalmunai, en la costa este de la isla, a 330 kilómetros de la capital, Colombo. El ejército del país cercó un recinto en el que sospechaban había personas relacionadas con los ataques del domingo 21 de abril, en los que murieron 253 personas y que dejaron alrededor de 500 heridos.

Sumith Atapattu, vocero del ejército de Sri Lanka, afirma que al cercar la locación, fueron repelidos con disparos y tres explosiones. "Las tropas respondieron al fuego y allanaron la casa donde se almacenaba un gran depósito de explosivos", afirmó Atapattu en un pronunciamiento. Dentro de la construcción encontraron los cuerpos de seis menores, tres mujeres y seis hombres. Según las autoridades, tres de ellos se inmolaron dentro de la casa y cobraron la vida de quienes se encontraban dentro.

Las investigaciones en Sri Lanka seis días después de los atentados

El viernes, las autoridades de la isla afirmaron que 76 personas estaban detenidas como sospechosas y que seguían en la búsqueda de otras. Además, el ejército divulgó que alrededor de 10.000 efectivos habían sido desplegados en el país para buscar a los responsables y proteger los posibles focos de nuevos ataques, como las mezquitas u otras instalaciones religiosas.

En el transcurso de la semana, los investigadores dijeron haber identificado a ocho de los nueve responsables de la tragedia del domingo. Según sus reportes, se trataría de jóvenes bien educados de clase media que habrían estado afiliados a un grupo extremista en el país.

El ejército estima que las personas que murieron en la noche del viernes en Kalmunai estaban vinculadas al grupo islamista National Towheed Jama'at, principal sospechoso de los ataques luego de que el autodenominado Estado Islámico se adjudicara los ataques el martes.

Según las autoridades, dentro de la vivienda allanada el viernes se encontraron materiales para fabricar bombas, docenas de palos de gelignita (un explosivo gelatinoso) y en una casa separada en la misma área había además pancartas y uniformes del autodenominado Estado Islámico.

En Kalmunai, este de Sri Lanka, los residentes de las zonas aledañas a donde se realizó el operativo en la noche del viernes 26 de abril fueron reubicados en una escuela local para protegerlos del fuego cruzado.
En Kalmunai, este de Sri Lanka, los residentes de las zonas aledañas a donde se realizó el operativo en la noche del viernes 26 de abril fueron reubicados en una escuela local para protegerlos del fuego cruzado. Dinuka Liyanawatte / Reuters

Según dijo a EFE una fuente del ejército, "no hubo bajas dentro de las tropas" luego del enfrentamiento contra los sospechosos.

El operativo del viernes se realizó en medio de las tensiones entre las esferas del poder de Sri Lanka. El secretario de defensa Hemesiri Fernando renunció al comienzo de la semana a petición del presidente Maithripala Sirisena. Sin embargo, según confirmaron dos fuentes de la oficina del presidente a Reuters, el inspector general de la policía Pujith Jayasundara se rehusa a abandonar su cargo a pesar de la petición del mandatario.

"Se ha negado a renunciar a pesar de la petición del presidente", dijo una de las fuentes. Según la ley del país, el director de la policía solo podría ser retirado de su cargo luego de un proceso en el Parlamento, un mecanismo diseñado para blindar a la policía de interferencia política.

Sri Lanka sigue en estado de alerta de bombas

El gobierno de Estados Unidos autorizó a abandonar al país a su personal diplomático en la isla cuyas tareas no sean urgentes. Además, urgió la salida de los hijos o familiares en edad escolar de sus funcionarios. Según el Departamento de Estado, hay grupos que siguen planeando ataques en Sri Lanka y por eso recomendó a sus ciudadanos no viajar al país.

Otros países como Reino Unido, Alemania y Australia se han unido a estas recomendaciones.

El viernes, el cardenal Malcolm Ranjith afirmó que las misas en las iglesias estaban suspendidas hasta nuevo aviso. Las autoridades recomiendan a los fieles de distintas religiones que realicen sus oraciones en casa.

Atentados como los del domingo no habían tenido lugar en Sri Lanka desde la guerra civil entre la guerrilla tamil y el Gobierno. El conflicto duró 26 años y finalizó en 2009, y según datos de la ONU, en este perdieron la vida más de 40.000 civiles.

Con EFE y Reuters

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.