Saltar al contenido principal

España vota en las elecciones en un escenario de incertidumbre y fragmentación

Ciudadanos se acercan a votar en un colegio electoral en Madrid, el 28 de abril de 2019.
Ciudadanos se acercan a votar en un colegio electoral en Madrid, el 28 de abril de 2019. Javier Barbancho, Reuters

Más de 36 millones de ciudadanos están llamados a las urnas en uno de los comicios más inciertos en décadas y con el firme ascenso de la extrema derecha, que tendría presencia considerable por primera vez desde el regreso de la democracia.

Anuncios

España acude a las urnas en unas elecciones generales marcadas por la incertidumbre y la división, con un final abierto y un escenario de escasas certezas de cara a la formación del gobierno.

A las 9 de la mañana (hora local, 7 GMT), los 23.196 colegios electorales abrieron sus puertas y la votación cerrará a las 20 (18 GMT) para la tercera elección nacional en cuatro años y la decimotercera desde el retorno de la democracia hace cuatro décadas.

El desarrollo de la jornada electoral en España

En total, 36.893.976 ciudadanos están habilitados para votar, entre los que habrá 1.157.196 de jóvenes que podrán emitir su voto por primera vez y los 2.093.977 residentes españoles que pueden sufragar en el extranjero.

Según los sondeos previos a los comicios, el favorito es el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), liderado por el actual presidente y aspirante a la reelección, Pedro Sánchez, pero ningún partido, a priori, obtendría la mayoría necesaria para formar un gobierno.

El gran condimento de estas elecciones ha sido el ascenso de la extrema derecha aglomerada en las filas del partido Vox, formación que, de acuerdo a las encuestas, se convertiría en la quinta fuerza en el Parlamento y le daría a la ultraderecha una presencia considerable en el legislativo por primera vez desde el regreso de la democracia.

Entre los múltiples escenarios potenciales, la fragmentación del voto en los cinco partidos con posibilidades de formar gobierno (el PSOE, el conservador Partido Popular, el centroderechista Ciudadanos, Vox y el izquierdista Unidas Podemos) podría desembocar en la repetición de los comicios, en caso que no haya consensos suficientes.

Sin embargo, tras una campaña marcada por cuestiones como la identidad nacional, la igualdad de género y la crisis política por el pulso independentista en Cataluña, el resultado final es difícil de anticipar, sobre todo teniendo en cuenta el alto número de indecisos que reflejaron las encuestas previas.

Los primeros resultados a boca de urna serán publicados a las 20 (hora local), mientras que las cifras definitivas se conocerían hacia la medianoche.

De acuerdo al sistema político español, los votantes eligen 350 legisladores a través de las 52 circunscripciones electorales, que tienen asignadas cierta cantidad de escaños acorde a su densidad poblacional.

Este sistema, habitualmente adaptado al pulso bipartidista entre socialistas y el PP, tendrá una prueba inédita al enfrentarse a un escenario de fragmentación. En ese sentido, el voto de la población rural, de edad más avanzada y alejada de las élites políticas jóvenes del país, adquiere particular importancia dado que eligen proporcionalmente más legisladores que habitantes de grandes ciudades, pero, a la vez, es más difícil alcanzar el punto de corte para la representación parlamentaria.

El escenario incierto para la formación de gobierno

Pedro Sánchez aboga por la estabilidad al emitir su voto

El presidente del Gobierno español, el socialista Pedro Sánchez, fue el primero en emitir su voto entre los líderes de las cinco formaciones políticas principales que participan de las elecciones generales en España.

El dirigente pidió enviar un “mensaje cierto, claro y contundente sobre la España que queremos”, cuestión que consideró importante “tras muchos años de inestabilidad e incertidumbre”. “Y desde allí se debe construir una amplia mayoría parlamentaria que pueda apoyar un gobierno estable”, agregó tras emitir su voto en Madrid.

En orden cronológico, el líder del izquierdista Unidas Podemos, Pablo Iglesias, deseó que los ciudadanos asistan en gran número a las urnas porque esa es “la mejor noticia para la democracia” y pidió “respetar que los ciudadanos voten en libertad”.

Por su parte, el cabeza de lista de Ciudadanos, de centro-derecha, Albert Rivera, recalcó que España “necesita un cambio de etapa, de era y de gobierno”. "Estas no son elecciones normales. Lo que está en juego es si queremos permanecer unidos, si queremos seguir siendo ciudadanos libres e iguales, si queremos una España que mira al pasado o al futuro, un país de extremos o de moderación”, añadió.

Por su parte, tras emitir su voto en Madrid, el líder del ultraderechista Vox, Santiago Abascal, sostuvo que “millones de españoles van a votar con esperanza” y “sin miedo a nada ni a nadie”, a la vez que pidió a todas las fuerzas políticas que “respetemos el resultado electoral, defendamos la democracia, defendamos la nación y la convivencia entre los españoles".

El último en sufragar fue el máximo representante del conservador Partido Popular, Pablo Casado, que instó a votar “unidos y juntos en la mejor opción que pensemos que va a garantizar que España vaya mejor en el futuro”.

Con EFE y Reuters

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.