Saltar al contenido principal

España: ¿quiénes son y qué defienden los ultraderechistas de Vox?

El presidente y candidato de Vox celebra los resultados de las elecciones del 28 de abril en Madrid, España. 28 de abril de 2019.
El presidente y candidato de Vox celebra los resultados de las elecciones del 28 de abril en Madrid, España. 28 de abril de 2019. Juan Carlos Hidalgo / EFE

La formación de ultraderecha logró 24 escaños en el Parlamento español. Es la primera vez que este partido consigue representación con 2,6 millones de votos.

Anuncios

Después de las elecciones generales celebradas en España este domingo 28 de abril, 24 diputados del partido de ultraderecha Vox tendrán un escaño en el Parlamento. El resultado quedó lejos del pronóstico de algunas encuestas, que llegaban a otorgarles el doble de diputados, pero es una irrupción notable si se tiene en cuenta que es la primera vez que Vox se presenta a unos comicios.

Entre los encargados de trasladar las propuestas del partido extremista al hemiciclo español hay abogados y empresarios, pero también militares y antiguos militantes del Partido Popular (PP), el tradicional partido de derechas. El líder de la formación es Santiago Abascal, quien celebró en Twitter los resultados.

Abascal se afilió al PP con 18 años, un partido que abandonó en 2013, justo antes de crear Vox en 2014. Presume de llevar siempre una pistola encima. Fue concejal de su pueblo de origen, en el País Vasco, con solo 23 años.

Esta es la tercera vez que se presenta como candidato de Vox a unas elecciones generales. En los comicios de 2015 y 2016 obtuvo menos de 60.000 votos, una cifra que no le dio representación. Sin embargo, Abascal logró hacer calar su discurso en esta ocasión.

Vox: abogados contra los independentistas y militares

Más allá de Abascal, se convirtieron en diputados Javier Ortega-Smith y Pedro Fernández, dos abogados que representan a Vox en el juicio contra los líderes independentistas catalanes, donde el partido ejerce la acusación popular.

También entró en el Parlamento Manuel Mariscal, un periodista que ha sido el artífice de la estrategia comunicativa de la formación de extrema derecha de cara a estos comicios. Como jefe de prensa de Vox, negó entrevistas a los medios que consideraba demasiado críticos con el partido.

Otros diputados son militares, como Manuel Mestre, quien es teniente general retirado del Ejército del Aire, o Agustín Rosety, general de Brigada de Infantería de la Marina.

Rosety firmó en agosto pasado un manifiesto suscrito por varios militares para defender la figura del dictador español Francisco Franco, cuya memoria consideraba que estaba siendo "agraviada" a raíz de las intenciones del Gobierno del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) de exhumar su cadáver del monumento conmemorativo del Valle de los Caídos, a las afueras de Madrid.

No es el único cuyas declaraciones fueron polémicas por su proximidad con el franquismo. Ignacio Garriga, elegido diputado, suele conmemorar en Twitter el aniversario del alzamiento de Franco en 1936, que inició la Guerra Civil Española. Por su parte, el representante Ricardo Chamorro formó parte de Democracia Nacional y España 2000, dos organizaciones con vínculos claros con la ideología franquista.

Un programa electoral xenófobo y racista

El programa electoral de Vox propone medidas en contra de la inmigración, para revertir avances sociales en pro de las mujeres y de los grupos LGBT y para "preservar la unidad de España".

Por ejemplo, buscan suspender la autonomía (una cierta capacidad de autogobierno) de Cataluña, la región que organizó en 2017 un referendo para decidir su independencia. También proponen la ilegalización de los partidos o asociaciones que impulsen "la destrucción de la unidad territorial de la Nación".

Por otro lado, el programa recoge la "exclusión de la enseñanza del Islam en la escuela pública" y la incapacitación para "cualquier inmigrante que haya entrado ilegalmente en España" de "legalizar su situación" y "recibir cualquier tipo de ayuda de la administración".

Además, Vox aboga por la "derogación de la ley de violencia de género", al considerar que discrimina a los hombres, y la "defensa de la vida desde la concepción hasta la muerte natural", declarándose en contra del aborto. La formación apostaba por crear un Ministerio de la Familia que defendiera la familia "natural", según ellos formada por un hombre y una mujer.

A partir de esta nueva legislatura, 24 diputados defenderán estas políticas en el Parlamento español.

Con EFE y medios locales

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.