Saltar al contenido principal
Entrevista

Ignacio Molina sobre el 28A: "se ha visto que en España no gustan las fuerzas radicales"

Un miembro de una comisión electoral verifica los votos durante las elecciones generales de España en un colegio electoral en Madrid, España, el 28 de abril de 2019.
Un miembro de una comisión electoral verifica los votos durante las elecciones generales de España en un colegio electoral en Madrid, España, el 28 de abril de 2019. Rafael Marchante / Reuters

Una fuerte movilización en contra de la derecha radical y un electorado que buscó alejarse de los extremos marcaron los resultados de las elecciones, fuertemente influenciadas por la crisis catalana como uno de los ejes centrales de la campaña.

Anuncios

El 28 de abril los españoles salieron a votar, y, a grandes rasgos, se mostraron en contra del surgimiento de la derecha extrema, lo que favoreció a la izquierda, y concretamente al Partido Socialista Obrero Español, la formación del actual presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tras convertirse en la fuerza más votada con 123 escaños en el Congreso de los Diputados.

Por otro lado, las elecciones dejaron también el mensaje de querer alejarse de las formaciones radicales como Podemos, fuerza que en estos comicios perdió gran parte de su apoyo respecto a las de 2016. El ultraderechista Vox, por su parte, determinó la contienda al animar a la izquierda a votar, pero saldó la batalla con unos resultados muy inferiores a los previstos.

El independentismo catalán fue otro elemento decisivo, eje de la campaña de los principales partidos y motor de votación en distintas partes de la península.

Ignacio Molina, profesor de Ciencia Política en la Universidad Autónoma de Madrid, habló con France 24 sobre los principales hechos que determinaron estas elecciones generales y cuáles son los retos que afrontará el Partido Socialista de Pedro Sánchez para formar Gobierno.

France 24: ¿Qué ha dicho el electorado español en las elecciones del 28A?

Ignacio Molina: Ha habido una movilización contra la posibilidad de que hubiera un gobierno de derecha en el cual pudiera estar Vox, que a muchos les causa cierto temor, un partido muy radical, nacionalista, que no condena el franquismo. Por otro lado, se ha visto que en España no gustan las fuerzas radicales. Ha bajado Podemos, que parecía hace algunos años que iba a ser el partido que iba a superar al Partido Socialista (Obrero Español) en la izquierda, como había pasado en Grecia. También se ha visto que no gusta el radicalismo con la derecha, Vox ha quedado en el 10%. El PP se ha hundido pero no ha sido superado por Vox y no parece que Vox vaya a superar al PP y mucho menos a la suma de Ciudadanos. Ha habido incluso en Cataluña una cierta apuesta por una cierta moderación.

France 24: ¿Fracasa Vox, a pesar de haber obtenido 24 escaños?

IM: Uno puede decir: ¿cómo fracasa si ha sacado el 10% de los votos y más o menos el 7% de los diputados? Bueno, fracasa por dos motivos. Uno, por que habían tenido unas expectativas muy altas, habían pensado que iban a llegar incluso a 50 diputados. En primer lugar la decepción de pensar que iban a sacar mucho más y sacar menos. Vox sacó en Andalucía el 11% y ayer sacó el 10,2%; o sea, ha bajado en relación con Andalucía. Y dos, es difícil que vaya a estar (el votante de Vox) más movilizado que ayer, con el tema también catalán, con el tema de la derecha muy débil y en estas condiciones, digamos óptimas, solo ha conseguido el 10%, pueden pensar y tendrán razón de que no van a sacar en el futuro mucho más que esto.

El líder de VOX, Santiago Abascal, saluda a sus simpatizantes mientras asiste a un mitin de cierre de campaña. Madrid, España, 26 de abril de 2019.
El líder de VOX, Santiago Abascal, saluda a sus simpatizantes mientras asiste a un mitin de cierre de campaña. Madrid, España, 26 de abril de 2019. Juan Medina / Reuters

France 24: ¿Cuál ha sido el hecho determinante de la elección?

IM: Todo lo que ha rodeado el asunto catalán. No tanto directamente, pero sí indirectamente. Lo que pasó en Cataluña en 2017 provocó un grave enfado en gran parte de los españoles y eso explica la aparición de Vox, explica el crecimiento de Ciudadanos, explica también que PP, que era el que estaba en el poder con Rajoy, haya sido castigado porque la gente le parecía que se gestionó muy mal.

El Partido Socialista ha pretendido presentar una forma de gestionar el asunto catalán un poco más inteligente, un poco menos idealista, más de diálogo. Esto obviamente a algunos les puede enfadar porque pues no se puede negociar con ellos (los independentistas).

Cataluña muchas veces ha sido un pretexto para que en España vuelva con mucha fuerza la división entre la izquierda y la derecha. Con la crisis eso se dividió un poco porque todos los españoles echaron la culpa al PSOE. La idea de izquierda-derecha ha vuelto con fuerza y ha sido, curiosamente, a través del tema catalán.

Imagen de archivo. Manifestantes protestan contra el juicio de los líderes catalanes del proceso independentista. Madrid, España, el 16 de marzo de 2019.
Imagen de archivo. Manifestantes protestan contra el juicio de los líderes catalanes del proceso independentista. Madrid, España, el 16 de marzo de 2019. Juan Medina / Reuters

France 24: ¿En los medios de comunicación se habla de un "voto del miedo". Respecto a esto, ¿cree que el electorado le temió a Vox y a los independentistas catalanes?

IM: Miedo es una palabra quizás fuerte. Hubo una movilización “en contra de”, eso sí es verdad. Los que han han ido a votar, los que han pasado de Podemos al PSOE para hacer un voto más útil, los que se iban a quedar en sus casas y fueron a votar; esos han votado en contra de Vox y con cierto miedo de que Vox fuera a triunfar porque recordemos que en Andalucía, Vox no está en el Gobierno pero sí que apoya el Gobierno de PP - Ciudadanos. Y en relación a la derecha, en contra del independentismo, no es por miedo al independentismo pero sí por enfado de 'vamos a castigar a los independentistas' y la mejor manera de castigarlos es votando a los partidos más duros. De todas maneras ha habido otros temas, no solo Cataluña.

France 24: ¿Tras 11 años de castigo, cree usted que España ha perdonado al PSOE?

IM: Sí, aunque no completamente porque recordemos que Podemos sigue sacando el 14% de los votos y antes de la crisis la izquierda como mucho sacaba el 8% o el 9%, o sea que todavía hay un voto de castigo al PSOE. Pero en gran parte le ha perdonado, han vuelto muchísimos votantes al PSOE y no ven a Pedro Sánchez como responsable de la crisis, todo lo que fue un poco la época de Zapatero. Ven a Sánchez como un auténtico líder de la izquierda.

France 24: ¿Qué ha tenido que hacer el PSOE para reconquistar al electorado?

IM: Para volver a recuperar a sus electores él (Pedro Sánchez) se ha mostrado como una persona de convicciones muy firmes y girando hacia la izquierda. Tiene cierta fama de no tener convicciones muy firmes pero ha sabido hacer ver a sus electores que era un líder de auténtica izquierda, no era un líder centrista, y la gente que había apostado por Podemos ha vuelto a él. Eso lo ha hecho sin perder al votante moderado. El votante moderado ha visto estos meses en el poder que no ha sido una persona que haya hecho nada irresponsable, ha sido bastante moderado, centrista, europeísta. Con su retórica y con eso de sacar a Franco del Valle de los Caídos, algunos temas feministas... Su forma de gobernar la economía ha sido moderada y ha mantenido a los moderados.

El presidente español, Pedro Sánchez y líder del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), asiste a un mitin de campaña electoral en Valencia, España, 26 de abril de 2019.
El presidente español, Pedro Sánchez y líder del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), asiste a un mitin de campaña electoral en Valencia, España, 26 de abril de 2019. Heino Kalis / Reuters

France 24: ¿Cree que la victoria del PSOE es la victoria de Pedro Sánchez?

IM: Sí, en este caso muy claramente, para lo bueno y para lo malo. Esta vez es cuanto menos ha sido el partido y más importante su figura.

France 24: ¿Qué puede hacer Sánchez para formar gobierno?

IM: Él querría formar Gobierno solo, que le apoyaran Podemos desde el Parlamento sin tener ministerios. Pero prácticamente ya veo que cualquier combinación pasa por Podemos (...) con algún complemento del nacionalismo vasco, no tienen que pactar con los independentistas. Es posible que el propio PP se muestre más moderado y facilite la investidura de Sánchez porque ahora el PP tiene un enemigo mayor que Sánchez, que es Ciudadanos. Ahora está más preocupado, más asustado, porque Ciudadanos les supere.

France 24: ¿Cuál es la combinación más viable para formar Gobierno?

IM: PSOE - Podemos con los apoyos de los partidos pequeños sin incluir al independentismo catalán.

France 24: ¿Por qué quedarían los independentistas por fuera?

IM: Hay dos independentistas en Cataluña, el más duro, el de Puigdemont, está descartado. El de Esquerra (Republicana de Cataluña), que es un poco más pragmático, es posible que se puedan aprobar muchas leyes porque es un partido de izquierda. Pero desde el punto de vista de apoyarse en él, es muy difícil porque es un partido en el que ahora está siendo juzgado en el Tribunal Supremo su líder, es un partido que quiere romper España, entonces es un poco tóxico estar cerca de este partido.

Como el propio PP no ha respetado mucho su propia imagen de partido institucional, los votantes han ido a los partidos nuevos"

Ignacio Molina

France 24: ¿A qué se debe el desplome del PP?

IM: Le han aparecido dos partidos, por los dos lados. Los más conservadores nacionalistas han votado a Vox, los más centristas se han ido a Ciudadanos. Ha sido afectado por la corrupción, su líder ha sido demasiado radical. Y como el propio PP no ha respetado mucho su propia imagen de partido institucional, los votantes han ido a los partidos nuevos que no estaban afectados por la corrupción y que ilusionan más que el PP.

Gente esperando frente a la sede del Partido Popular durante el conteo de los votos en las elecciones generales. Madrid, España, el 28 de abril de 2019.
Gente esperando frente a la sede del Partido Popular durante el conteo de los votos en las elecciones generales. Madrid, España, el 28 de abril de 2019. Juan medina / Reuters

France 24: ¿Y el de Podemos?

IM: Podemos intentó superar al PSOE, cuando este tenía muy poca credibilidad durante la crisis económica, pero se ha demostrado que no tenía suficiente fuerza y el votante ha vuelto al partido de izquierda que tiene más posibilidades de ganar. Segundo, Pablo Iglesias ha cometido muchos errores; ha sido una persona que ha caído antipática, ha sido radical.

Ha sido una persona un poco sectaria dentro de su propio partido y ha creado una imagen de que no es una persona amable y ha perdido muchos votos por eso. De todas formas ha resistido, no desaparece, pero se ve como partido subordinado al PSOE.

En lo que hay más o menos acuerdo (...) ha estado fuera del debate”

Ignacio Molina

France 24: ¿En qué punto queda la derecha para afrontar a la izquierda?

IM: Débil. Va a estar por debajo toda la legislatura. Tiene más diputados la izquierda y la derecha no va a poder sumar con los nacionalistas catalanes evidentemente. El programa electoral socialista con Podemos se va a poder llevar a cabo y no van a tener muchas más posibilidades.

Van a estar estos cuatro años sin elecciones porque ahora tenemos elecciones europeas, generales, municipales y autonómicas, todas. Vamos a tener en principio cuatro años sin elecciones y son cuatro años de tranquilidad política donde van a intentar ver quién de los tres partidos mantiene la hegemonía de la derecha. Van a estar más preocupados por eso que por hacer oposición a Pedro Sánchez.

France 24: ¿Qué quedó por fuera del debate en esta contienda?

IM: Todos los asuntos internacionales, europeos, cambio climático, seguridad, justicia, el euro, temas enormes han quedado fuera. La lectura que hay que hacer de eso es que hay consenso. En realidad en el fondo hay consenso y a parte de hablar de Cataluña y de corrupción se ha hablado de temas del Estado del bienestar, de los impuestos para pagar el Estado del bienestar y de qué gasta el Estado del bienestar, educación, pensiones…Y todo en lo que hay más o menos acuerdo, que es la política exterior, la política europea, el euro, cómo afrontar la inmigración ,el cambio climático, todo eso ha estado fuera del debate.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.