Saltar al contenido principal
En primera plana

La importancia de los kurdos en el final del autodenominado Estado Islámico

El conflicto sirio permitió que el autodenominado Estado Islámico (EI) extendiera su dominio en un territorio de tamaño similar al de Reino Unido entre Siria e Irak. Cinco años después, las fuerzas kurdas anunciaron el final del "califato". En esta edición de En Primera Plana revisamos, junto a nuestros invitados, quiénes son los kurdos, qué reivindican y por qué tienen una complicada relación con Turquía.

Anuncios

Los kurdos son considerados como la minoría étnica más importante del mundo sin un Estado. Este se encuentra presente en países como Irán, Irak, Turquía y Siria. Muchos especialistas sostienen que cuentan con buena relación con naciones como Estados Unidos y Francia y ello fue lo que facilitó el trabajo con la coalición para atacar al autodenominado Estado Islámico en Siria.

Una de los principales objetivos de esta población es la posibilidad de alcanzar la fuerza política suficiente para el establecimiento de un Estado. En Siria estuvieron actuando bajo la figura de las Unidades de Protección Popular (YPG por sus siglas en kurdo) las cuales, a pesar de contar con el respaldo de Estados Unidos, son rechazadas por Turquía, país que las asocia con un grupo terrorista.

En la actualidad, las YPG tienen la responsabilidad de controlar los sitios de reclusión para los integrantes del grupo Estado Islámico que fueron capturados en Siria. Sin embargo, temen perder los avances alcanzados por la participación de Turquía y el propio Gobierno sirio.

Durante la conversación con el periodista Carlos Herranz, los especialistas coincidieron que a pesar de haber sido excluidos del territorio que dominaban, el autodenominado Estado Islámico sigue representando una amenaza, pues como grupo cuentan con milicias distribuidas en diversas partes y podrían desarrollar ataques en cualquier momento.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.