Saltar al contenido principal

Los hechos que marcaron las elecciones del 28A en España

La alta participación electoral, la victoria del PSOE, la debacle del PP y la irrupción de Vox en el legislativo, los hechos que marcaron las elecciones generales del 28A en España.
La alta participación electoral, la victoria del PSOE, la debacle del PP y la irrupción de Vox en el legislativo, los hechos que marcaron las elecciones generales del 28A en España. France 24

La victoria del PSOE, la inédita irrupción de Vox en el Parlamento, la debacle del PP y la alta participación electoral marcaron unos polarizados comicios en España, donde las coaliciones definirán quién ocupará el Palacio de la Moncloa.

Anuncios

El PSOE triunfó, el PP retrocedió, Vox celebró una victoria agridulce, Ciudadanos duplicó sus escaños y Podemos perdió 10. Las elecciones del 28 de abril, los terceros comicios en menos de cuatro años, desgranaron la fragmentada realidad política española y ahora dilucidan una lucha de poderes entre los cinco partidos por consolidar sus agendas con el margen que les otorgaron sus votantes.

Y como la historia empiezan por contarla los ganadores, el presidente actual y candidato Pedro Sánchez es ahora quien tiene la palabra. Fue el ganador de la jornada: su partido consolidó un amplio triunfo que le permitirá formar gobierno siempre y cuando pacte. Tiene aliados y detractores. La derecha y la ultraderecha fungirán como opositores. Mientras, algunas formaciones más derrotadas que otras, como el PP, intentarán recomponerse.

Pero los protagonistas de fondo fueron los españoles. El 75,75% acudió a las urnas. Fue una de las participaciones más altas en la historia del país, en uno de los comicios más cruciales de la última década. Aquí los hechos que marcaron la polarizada jornada electoral:

El PSOE gana las elecciones pero necesitará coaliciones para gobernar

Es un holgado triunfo, pero triunfo al fin. La izquierda no solo ganó, sino que desplazó a una derecha fragmentada. El Partido Socialista Obrero Español (PSOE), liderado por Pedro Sánchez, consiguió 123 escaños a diferencia de los 85 que obtuvo en 2016. La otra formación de izquierda, Unidas Podemos, y que encabeza Pablo Iglesias, logró 42 escaños, casi treinta menos que hace tres años. Los dos suman 165 asientos pero no alcanzan los 176 que se necesitan para formar mayoría y gobernar.

El partido socialista fue el más votado en las comunidades autonómas salvo en Cataluña, País Vasco, Navarra y Melilla, según el diario español 'El País'. Tras conocer los resultados, Sánchez, a quien corresponde en primera instancia la responsabilidad de formar gobierno, declaró que "ha ganado el futuro y ha perdido el pasado". Pero se reservó a hablar de coaliciones, aunque sabe de antemano que las necesita: el PSOE aún necesita 53 escaños más para poder gobernar.

France 24

De momento, el mandatario descartó un pacto con Ciudadanos, formación de centro derecha liderada por Albert Rivera, y en ocasiones anteriores advirtió que no acordaría con los partidos independentistas. La mayor incógnita es con qué partidos aceptará aliarse para gobernar.

La formación Unidas Podemos abrió la puerta. Iglesias transmitió a Sánchez su deseo de "formar una coalición de izquierdas", pero advirtió que las reuniones "durarán mucho tiempo" y que requieren "discreción". Lo cierto es que el bloque de la izquierda venció al de la derecha, que se aleja aún más de la posibilidad de formar gobierno: PP (66), Ciudadanos (57) y Vox (24) que suman 147. Algunos medios locales aducen su triunfo en parte al miedo al regreso de la extrema derecha y a la fragmentación del electorado entre los tres partidos conservadores.

Vox irrumpe por primera vez en el Parlamento español

Es un hecho inédito para el partido ultraderechista. Una victoria agridulce para su líder Santiago Abascal. Si bien superó el umbral del 3% de votos para llegar al Legislativo, la formación esperaba un respaldo mayor. Entró con el 10,26%, es decir, con 24 escaños en la Cámara Baja. Para el sociólogo y colaborador de 'El País', Jorge Galindo, el resultado de Vox es producto de "su incapacidad para aprovechar mejor la oportunidad. De momento, el racismo se para a sí mismo".

Vox alimentó el sueño de una victoria épica que se estrelló con la realidad de las papeletas. El partido logró poco más de dos millones de votos que le otorgan una baja participación en el Parlamento a menos de que negocie con otros. Sus militantes no cargan con la culpa de quienes los responsabilizan por haber dividido el voto de la izquierda. Abascal culpó al PP, al que llamó "derechita cobarde", de la incapacidad para movilizar al electorado: "Aquí la única responsabilidad la tienen ellos, que tuvieron 186 escaños (conseguidos en 2011) y no fueron capaces de oponerse a la izquierda".

Vox, el partido de extrema derecha que ha cambiado la política en España

Insistió además en que fue el PP el que decidió entregar "los medios de comunicación y la educación a la dictadura progre". Frente a esos reveses, para la formación ultraderechista no queda más que la batalla por cumplir sus promesas. ¿Cuáles? Las que reiteró Abascal en el discurso posterior a los resultados: "Conseguir que los hijos no sean adoctrinados por los progres", que se conserve "la soberanía española", evitar que se "imponga una memoria hemiplégica" y "defender el derecho a la vida".

Pero Vox quiere además que España, uno de los países menos armados del mundo, facilite la tenencia de armas de fuego. Con su retórica ultraderechista ha delineado duras políticas en materia de migración. Es un férreo opositor del separatismo catalán, la izquierda, los colectivos feministas y LGBTI. "Soy un partidario de la discriminación", dijo incluso Abascal a la televisión de Andalucía en 2017, quien se mostró respetuoso de la voluntad de las mayorías y advirtió que va a luchar contra las políticas del PSOE. Con la llegada de esta formación, el Legislativo queda aún más dividido.

¿Castigo al PP? Una derrota histórica ensombrece al Partido Popular

El PP obtuvo 66 escaños de 137 conseguidos en 2016. Dejó ir 71 asientos fraguando su peor desplome en la historia. Pasó de 7,9 millones de votos a 4 con un Ciudadanos que consiguió 57 bancas, pisándole los talones. Albert Rivera, líder de Ciudadanos, quiere disputarle el liderazgo de la derecha al líder del Partido Popular, Pablo Casado, y está cada vez más cerca. Vox, otro de sus oponentes, se llevó dos millones y medio de votos.

El candidato del Partido Popular (PP), Pablo Casado, habla después del conteo de los votos en las elecciones generales en Madrid, España, el 28 de abril de 2019.
El candidato del Partido Popular (PP), Pablo Casado, habla después del conteo de los votos en las elecciones generales en Madrid, España, el 28 de abril de 2019. Juan Medina / Reuters

"Ha sido un muy mal resultado", admitió Pablo Casado, que no se plantea dimitir. De hecho, culpó a la extrema derecha de fragmentar al electorado. El partido culpa de la debacle a la "derechización" del voto, pero los expertos aseguran que los españoles les pasaron factura por los sonados escándalos de corrupción que han golpeado al partido.

El más relevante fue el que provocó la moción de censura al Gobierno de Mariano Rajoy, que terminó destituyéndolo del cargo: el caso Gürtel. Una trama de corrupción que que se centró en una red de sobornos a varios políticos a cambio de contratos públicos a varias empresas.

Al salir a la luz pública, no solo Rajoy salió del Gobierno sino que el PP, su partido, quedó en el ojo del huracán. Ahora debilitada, la formación conservadora hará oposición a una izquierda fortalecida mientras intenta recomponerse de un fracaso de proporciones mayores.

La alta participación electoral marca las elecciones del 28A

Fue un elemento sorpresivo, en medio de la tranquilidad que se desarrolló la jornada. De 36,9 millones de españoles habilitados para votar, acudieron a las urnas 26.304.915 ciudadanos, es decir el 75,75% del padrón electoral. Superó por nueve puntos la participación que se registró en 2016, que fue del 66,48%.

Miguel Gomis, Director del departamento de Relaciones Internacionales de la Universidad Javeriana de Colombia, indicó que la alta participación tiene que ver en parte con un electorado "más joven que estuvo más conectado con estas elecciones" y también "la clara división ideológica entre partidos".

Cataluña, por ejemplo, se movilizó masivamente a las urnas, donde de la participación fue del 77,5% del censo, 17,8 puntos más que en los anteriores comicios de junio de 2016. En los primeros comicios generales tras el fallido referendo de independencia en la región ganó el partido nacionalista Izquierda Republicana (ERC).

Sus escaños pueden ser decisivos para formar gobierno en las próximas semanas.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.