Saltar al contenido principal
Arte+France 24

Tras el incendio más grave de California, Paraíso es un pueblo fantasma

85 muertos, 18 000 edificios destruidos, más de 62 000 hectáreas devastadas por las llamas y un coste astronómico: 14 mil millones de euros.
85 muertos, 18 000 edificios destruidos, más de 62 000 hectáreas devastadas por las llamas y un coste astronómico: 14 mil millones de euros. ARTE

El Camp Fire se convirtió en el incendio más mortal en la historia de California. Destruyó el 80% de la ciudad de Paradise, dejándola reducida a cenizas. El desastre avivó el debate sobre el cambio climático que tanto divide a los estadounidenses.

ANUNCIOS

Habituados a convivir con grandes conflagraciones, los habitantes de Paradise nunca se imaginaron el apocalipsis que traería el Camp Fire. Al incendio, que dio sus primeros chispazos el 8 de noviembre de 2018, tan solo le bastó cuatro horas para alcanzar dimensiones inmanejables para el cuerpo de bomberos de la ciudad.

"Sabíamos donde se ocasionó el fuego, pero en cuestión de horas cambió de dirección. Pensamos que sería más manejable, pero superó nuestros medios", dijo Garret Sjolund, uno de los bomberos que atendió el desastre.

Con un costo de 3 billones de dólares solo en limpieza y remoción de escombros, Camp Fire es catalogada como la catástrofe más costosa del mundo. Tan solo en 17 días destruyó 19.000 casas y edificaciones, y lo redujo todo a cenizas.

Los ciudadanos conmovidos por la pérdida de su hogar, de vidas y por los recuerdos que ya no atesorarán en los mismos lugares, difieren en una cosa: de dónde provino el incendio. La mayoría cree que fue producto de la naturaleza, de una ordenanza de Dios.

"Somos dos hombres que no creemos que el cambio climático lo cause el hombre, que afectemos tanto. El mundo es enorme y nuestro impacto en él es muy pequeño. No es una guerra, es un desastre natural", señaló Alex que junto a su compañero Stu, lo perdieron todo en el devastador incendio.

Las cifras indican que estas conflagraciones no son una cuestión de carácter divino. Solo en California el 2018 batió records con más de 7.000 incendios forestales y 676.000 hectáreas quemadas en la costa pacífica. Pero los republicanos de la ciudad no creen en el cambio climático, ni están interesados en indagar qué causo el incendio. Su postura se alinea con la del presidente Donald Trump, que culpó al gobierno de California. "Fue una mala gestión forestal", escribió en Twitter el magnate.

California: entre los detractores y escépticos del cambio climático

Después del humo que produjo Camp Fire, quedó enmarcado el espinoso debate ambiental que tanto divide al país. A diferencia de los republicanos, los demócratas de Paradise celebraron una reunión en la que un grupo de científicos expuso el estrecho vínculo entre los incendios y el cambio climático.

Pero es difícil abordar la discusión cuando ambos actores se miran con desconfianza y desdén. Algunos habitantes de la zona rural de California odian a San Francisco y a los citadinos porque vienen a darles lecciones sobre el clima cuando ellos conviven a diario con la naturaleza. Además reducen el tema del cambio climático a un asunto meramente partidista y político... Pero nadie los puede culpar. Desde la Casa Blanca, el mensaje no ha sido otro más que precarizar el asunto.

En el estado, el tema ambiental solo lo maneja el Partido Demócrata y los militantes más progresistas. Su tarea es demostrarles a los desconfiados, empezando por los habitantes de Paradise, que el cambio climático es tan real como el planeta mismo. El aliciente de algunos es el descrédito en el que ha caído el presidente Trump. "No creo que la gente le siga creyendo. Todo lo que dice es mentiras para justificar su comportamiento y las cifras que da no significan nada. Nadie lo está escuchando más", opinó Susan Brwon, una jubilada que trabaja con el proyecto de carros eléctricos en California.

Lo cierto es que "los incendios aumentan en el estado. Todo está seco", como explicó el bombero Sjolund. El 23 de noviembre, mientras Paradise seguía humeando, el Congreso publicó un informe sobre las consecuencias del cambio climático, redactado por más de 300 expertos de diferentes agencias estatales en el que advirtió que "los más débiles serán los primeros afectados (...) las intensas olas de frío y calor mataran muchas vidas".

Trump no se refirió al informe.

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.