Saltar al contenido principal

Récord de casos de sarampión en Estados Unidos, el más alto en 25 años

Una mujer que se opone a las vacunas participa en una manifestación en West Nyack, N.Y., luego de que funcionarios en un suburbio de la ciudad de Nueva York prohibieran a los niños no vacunados contra el sarampión en los espacios públicos, el 28 de marzo de 2019.
Una mujer que se opone a las vacunas participa en una manifestación en West Nyack, N.Y., luego de que funcionarios en un suburbio de la ciudad de Nueva York prohibieran a los niños no vacunados contra el sarampión en los espacios públicos, el 28 de marzo de 2019. Mike Segar / Reuters

El número de casos de sarampión en Estados Unidos aumenta y la principal causa es la desinformación que lleva a las personas a no vacunarse.

Anuncios

El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) reportó 78 nuevos casos de sarampión el pasado lunes en Estados Unidos, la cifra total en lo que va del año es de 704, un número que no se había visto desde 1994.

El CDC recordó que la vacuna es la única y más efectiva herramienta para limitar la difusión del virus.

En Estados Unidos, como en otros países del mundo, un grupo cada vez más amplio de padres de familia se oponen a las vacunas. Creen, contrariando los estudios científicos, que los componentes de la misma generan autismo.

"El sufrimiento que estamos viendo es totalmente evitable". Así se expresaba el Secretario de Servicios Humanos y de Salud de Estados Unidos, Alex Azar. "Sabemos  que las vacunas son seguras porque están entra los productos médicos más estudiados que existen".

La ciudad más afectada es Nueva York

El brote más grande está concentrado en la comunidad de judíos ortodoxos que hacen parte de Nueva York: 350 casos fueron confirmados. Otros brotes se han reportado en el estado de Washington, Nueva Jersey y Michigan. Centenares de estudiantes fueron puestos en cuarentena en dos universidades de Los Ángeles al ser expuestos al virus.

El sarampión es una enfermedad altamente contagiosa y puede ser mortal. Según el CDC, uno o dos de cada mil niños infectados mueren. También puede causar pérdida de la audición, ceguera e inhabilidades intelectuales.

El virus había sido erradicado del país en el año 2000, pero los nuevos brotes se dan por la entrada de viajeros, estadounidenses o extranjeros, a Estados Unidos que vienen de países donde la enfermedad es común y se lo contagian a personas no vacunadas.

El presidente de Estados Unidos urgió a los estadounidenses a vacunarse para prevenir la difusión del brote de sarampión. Y contrarió su propia opinión, en 2014, cuando Trump expresó dudas sobre si el Gobierno debía recomendar las dosis de vacunas a los niños.

Con Reuters

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.