Emperador Japón

Inicia una nueva era en Japón: Naruhito asumió como emperador

El príncipe heredero de Japón, Naruhito, abandona el Palacio Imperial después de un ritual llamado Taiirei-Tojitsu-Kashikodokoro-Omae-no-gi, una ceremonia para el Emperador Akihito para informar sobre el desarrollo de la ceremonia de abdicación, en Tokio, Japón, 30 de abril de 2019
El príncipe heredero de Japón, Naruhito, abandona el Palacio Imperial después de un ritual llamado Taiirei-Tojitsu-Kashikodokoro-Omae-no-gi, una ceremonia para el Emperador Akihito para informar sobre el desarrollo de la ceremonia de abdicación, en Tokio, Japón, 30 de abril de 2019 Kyodo / Reuters

Un día después de que el emperador Akihito pusiera fin a treinta años frente al trono de Japón, su hijo Naruhito llegó al trono. Es la primera vez en más de 200 años que un emperador accede al palacio imperial tras una abdicación.

Anuncios

El período de período Akihito al frente del trono japonés duró treinta años y en una ceremonia de quince minutos puso fin a una era que, para muchos japoneses, pasará a la historia como la más pacífica del país. Su hijo, Naruhito, es ahora el nuevo emperador de Japón.

"Desde que ascendí al trono, hace 30 años, he desempeñado mis funciones como emperador con un profundo sentido de confianza y respeto por el pueblo", afirmó Akihito, de 85 años, en su último mensaje como emperador de Japón.

Naruhito, un emperador diferente

Naruhito, de 59 años, es un emperador que rompe con varias tradiciones y podría ser definido como un pionero en varios aspectos. Es el primero nacido después de la Segunda Guerra Mundial, el primero en graduarse de la universidad y el primero en pasar un tiempo prolongado estudiando en el extranjero. También el primer el primero en ser criado únicamente por sus padres.

El nuevo emperador asumió formalmente su cargo el miércoles primero de mayo, un día después de la abdicación de su padre, y en la ceremonia se comprometió a trabajar como un símbolo de la nación y la unidad de su gente.

"Prometo que siempre pensaré en la gente, y al acercarme a ellos, cumpliré con mis deberes como un símbolo del estado japonés y la unidad de los japoneses de acuerdo con la constitución", dijo Naruhito en sus primeros instantes como emperador y continuó con un mensaje que excedía las fronteras de la nación asiática: "Sinceramente espero la felicidad de la gente y el progreso del país y la paz mundial”.

Finaliza la era “Heisei” y comienza la era “Reiwa”

La era durante la que Akihito ocupó el rol de emperador fue conocida como, Heisei, que significa "logrando la paz" y fue precedida por la era Showa, que simboliza una "armonía ilustrada". Con Naruhito en el trono, comienza la era “Reiwa” que se traduce como “bella armonía”.

La de Naruhito es una sucesión más alegre que la anterior. La última sucesión imperial en 1989 ocurrió tras la muerte del padre de Akihito, Hirohito. Esta vez, si bien los motivos de abandono del trono por parte de Akihito se vinculan a cuestiones de edad y salud, el ambiente fue más festivo.

En este sentido, la nación le dio la bienvenida al nuevo emperador. A lo largo del país pueden todavía verse pancartas que dan la bienvenida a Reiwa. Durante la noche previa al primero de mayo hubo celebraciones en clubes de todo el país, con multitudes que aguardaban que el reloj marque la llegada de la medianoche.

Durante la mañana del primero de mayo, hasta el metro de Tokio recibía a la era Reiwa. Las señales eléctricas en el sistema de transporte mostraban mensajes felicitando al emperador y los trabajadores de una tienda de electrónica en el centro de Tokio llevaban camisas rojas que decían "Feliz Nueva Era Reiwa".

Naruhito despierta esperanzas renovadas entre los japoneses

Los antecedentes del nuevo emperador, y su esposa Masako, una exdiplomática de 55 años, generan expectativas respecto de un perfil más internacionalista. Sus estudios y experiencia de vida en el extranjero despiertan las esperanzas de que puedan lograr una renovada inserción en el mundo.

Muchos japoneneses depositan en Naruhito sus expectativas. "El telón ha subido en una nueva era que se llenará de esperanza", dijo Hiroshi Takahashi, de 78 años, en su tienda de dulces japoneses 'wagashi' y agregó que "el nuevo emperador tiene una personalidad admirable y espero que cree una buena familia real que exprese su propia personalidad".

Si bien el emperador en Japón no tiene poder político, es un importante símbolo de la unidad nacional. Su entronización formal se llevará a cabo en una ceremonia más elaborada en octubre a la que asistirán dignatarios de Japón y de todo el mundo.

La primera prueba diplomática de Naruhito llegará a fines de mayo, cuando la nueva pareja imperial viaje a Estados Unidos, para reunirse con el presidente Donald Trump, en una visita de estado. El mandatario estadounidense ya transmitió sus felicitaciones al flamante emperador. "Cuando los japoneses se embarquen en una nueva era, renovaremos los fuertes lazos de amistad entre nuestros dos países", dijo en un comunicado.

Con EFE y Reuters

 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24