Saltar al contenido principal
Ellas hoy

Ballet y reciclaje, una iniciativa que cambia la vida de un grupo de niñas en Lima

Dos peruanas llevan adelante una iniciativa que relaciona la práctica del ballet con el reciclaje. A través del proyecto las participantes reciben conocimientos que les permiten empoderarlas y hacer frente al dinamismo de la sociedad.

Anuncios

La periferia de la ciudad de Lima, capital de Perú, está compuesta por diversos sectores habitados por miles de personas. En estos, las condiciones de vida no son las mejores y por ello no suelen ser apropiadas para las niñas que empiezan su adolescencia.

Sin embargo dos mujeres amantes del ballet, María del Carmen Silva y Mariceli Paz, han decidido desarrollar un programa con la finalidad de cambiar la realidad de 14 niñas en uno de esos sectores. Este plan involucra la enseñanza del ballet con procesos de reciclaje en la zona.

"Llegamos a esta zona a través de un voluntariado. En este sector existen muchas necesidades y nos propusimos, a través de la danza, a cambiar la realidad de las niñas y alejarlas de los peligros que encuentran en el sector", dijo María del Carmen Silva durante una conversación con la periodista de France 24, Liliana Valencia.

La labor desarrollada ha permitido dos cosas en poco tiempo. La primera es el acceso a la danza y el ballet, una actividad considerada elitista, a las niñas de escasos recursos. Por otro lado ha proporcionado a las participantes herramientas importantes para su futuro.

"No buscamos formar bailarinas profesionales, solamente queremos ayudarlas a resolver los problemas que se le puedan presentar. Por el momento hemos notado cambios en las chicas como que son autosuficientes (…) también las alejamos de las drogas basándonos en la importancia que tiene el cuerpo para el ballet", dijo la profesora de ballet, Mariceli Paz, durante la entrevista.

El reciclaje como piedra angular del programa

De acuerdo a lo expuesto por algunas representantes de las menores, el ballet ha resultado una actividad costosa pues requiere contar con un uniforme, un tutú y zapatillas, elementos que pueden tener un elevado precio. Para    contrarrestar la situación, las profesoras han combinado el programa con el reciclaje de plástico y cartón y así generar recursos que les permitan a las niñas adquirir la vestimenta.

Su mayor anhelo es poder participar en una competencia internacional a llevarse a cabo en Estados Unidos, por ello han incrementado sus esfuerzos para la recolección de desechos que le puedan permitir lograr su objetivo.

"La mayor felicidad de ellas es que solas están logrando sus sueños, han enviado comunicaciones a empresas para que les proporcionen el material a reciclar (…) Poco a poco están transformando la comunidad", dijo Mariceli Paz.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.