Saltar al contenido principal

Panamá cierra una inédita campaña electoral en medio del descontento social por la corrupción

Los partidarios del candidato presidencial panameño, Rómulo Roux, del Partido del Cambio Democrático aplauden durante su cierre de campaña en la Ciudad de Panamá, Panamá, el 2 de mayo de 2019.
Los partidarios del candidato presidencial panameño, Rómulo Roux, del Partido del Cambio Democrático aplauden durante su cierre de campaña en la Ciudad de Panamá, Panamá, el 2 de mayo de 2019. Luis Acosta / AFP

Panamá concluyó la campaña electoral más corta y limitada de su historia. Desde la media noche estará prohibida la propaganda a cualquier candidato. El debate sobre la lucha anticorrupción fue clave en la contienda y sería determinante en las urnas.

Anuncios

El último en poner punto final a la campaña presidencial fue el candidato Rómulo Roux. Con un colorido evento en una céntrica plaza del casco antiguo de la capital panameña, el delfín del expresidente Ricardo Martinelli, del partido Cambio Democrático (CD), cerró su proyecto electoral prometiendo volver a un nivel robusto de crecimiento económico como los alcanzados en la administración que lideró su mentor (2009-2014). En palabras más sencillas: “Lo bueno vuelve”.

Una posición difícil de mantener cuando Martinelli está preso por interceptar llamadas a periodistas y opositores mientras avanzan investigaciones en su contra por recibir presuntamente una cuantiosa suma de sobornos de la constructora brasileña Odebrecht.

El 1 de mayo el turno fue para el favorito en las encuestas. El empresario conservador Laurentino 'Nito' Cortizo llenó la céntrica vía España en un multitudinario acto que estuvo acompañado de fuegos artificiales y cientos de sus simpatizantes. En medio del jubiloso escenario que levantó, el candidato del Partido Revolucionario Democrático (PRD) envió un mensaje concreto: “se acabó una década de corrupción e incapacidad. Vamos a poner la casa en orden y se acabó el relajo”.

Los escándalos de corrupción que sacudieron al país, como los Panama Papers y el pago de sobornos de Odebrecht a varios políticos de grueso calibre, redibujaron las propuestas de los aspirantes. Las promesas que antes ocupaban los sectores de educación y salud, en esta ocasión les correspondieron a los rubros de la transparencia, la legalidad y la economía.

El candidato presidencial Laurentino Cortizo del Partido Revolucionario Democrático (PRD) asiste a un mitin de cierre de la campaña electoral en la ciudad de Panamá, Panamá, el 1 de mayo de 2019.
El candidato presidencial Laurentino Cortizo del Partido Revolucionario Democrático (PRD) asiste a un mitin de cierre de la campaña electoral en la ciudad de Panamá, Panamá, el 1 de mayo de 2019. Carlos Jasso / Reuters

Nito se comprometió a adelantar reformar institucionales, sin profundizar más, para erradicar la corrupción. Mientras Roux propuso “normas específicas que lleven a una mayor transparencia y apertura total del estado”. Propuestas para algunos analistas imprecisas y genéricas. Para Carlos Guevara Mann, catedrático de Relaciones Internacionales de La Florida State University, puro y duro “electoralismo”.

El discurso contra los errores de los partidos políticos ha sido la retórica de los cuatro aspirantes independientes: Ricardo Lombana, Ana Matilde Gómez, Marco Ameglio y Saúl Mendez.

¿Lucha contra la corrupción desde el ámbito electoral?

La modificación de las reglas electorales es quizá una de las mayores novedades de esta campaña. Estas elecciones son las primeras que se organizan bajo las normas que aprobó en 2017 el Parlamento. El objetivo: evitar el clientelismo y garantizar una mayor transparencia.

De este modo se redujo a 60 días el periodo de campaña, se modificaron los lugares donde se podría colocar propaganda y se limitaron los gastos de los candidatos. Así se logró "una campaña muy diferente a las otras, mucho más comedida. Ha habido menos movilizaciones masivas de las que estábamos acostumbrados y no se han invertido sumas millonarias", aseguró el analista Ernesto Cedeño a la agencia EFE.

Pero esta discusión no fue la única novedad en estos comicios. La irrupción de candidatos y movimientos independentistas, como la organización No a la Reelección, alteraron el tablero electoral. Dirigido por jóvenes cansados de la corrupción y la gobernanza tradicional, desde las redes sociales se impulsó esta campaña, cuyo objetivo principal es renovar a los 71 diputados del Parlamento y como consecuencia, producir un cambio mayor en la política del país.

Vista general de la ciudad de Panamá, Panamá, tomada el 1 de mayo de 2019.
Vista general de la ciudad de Panamá, Panamá, tomada el 1 de mayo de 2019. Carlos Jasso / Reuters

La última palabra la tendrán los electores. A pesar de que el Banco Mundial estima que la economía panameña crecerá este año un 6%, superando a los demás países de la región, casi uno de cada cuatro de la población tiene un ingreso inferior a la mitad del nivel medio, según un estudio de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe de las Naciones Unidas, la discrepancia más alta en los 18 países que revisó.

Por ahora, 'Nito', cuyo partido se ha alejado de los escándalos, conseguiría el 36,1 % de los votos, seguido de Roux (26,2 %) y de Lombana (19,6 %), la sorpresa de estas elecciones y el aspirante independiente que más entusiasmo ha despertado en las últimas campañas, según el sondeo del diario La Prensa, elaborado por la consultora GAD3.

La carrera presidencial, marcada por el escándalo Martinelli

Más de 2,7 millones de panameños están llamados a las urnas el próximo 5 de mayo.

Los jóvenes configuran el 30 % del padrón electoral, y aunque su activismo se advierte con más vigorosidad por redes sociales, es difícil calcular si estos votos se traducirán en las urnas.

El expresidente de Panamá, Ricardo Martinelli, grita a los medios de comunicación al salir del Tribunal Electoral en la ciudad de Panamá, Panamá, el 26 de abril de 2019.
El expresidente de Panamá, Ricardo Martinelli, grita a los medios de comunicación al salir del Tribunal Electoral en la ciudad de Panamá, Panamá, el 26 de abril de 2019. Erick Marciscano / Reuters

En estos comicios, se eligen presidente y vicepresidente, diputados de la Asamblea Nacional y el Parlamento Centroamericano, alcaldes, concejales y representantes de corregimiento. Desde que Estados Unidos derrocó al dictador Manuel Noriega en 1989, los panameños nunca le han dado a un partido político un mandato consecutivo en el cargo.

El vencedor remplazará al presidente Juan Carlos Varela, quien dejará el cargo con bajos niveles de popularidad producto de la desaceleración económica, la alta percepción de corrupción, el alza en el costo de vida y la crisis en rubros como la educación, la salud pública y la justicia.

Con EFE y Reuters

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.