Saltar al contenido principal

Cien años de Eva Perón, emblema de la lucha por los derechos sociales en Argentina

Retrato de Eva Perón, tomado en 1951 en Buenos Aires, Argentina.
Retrato de Eva Perón, tomado en 1951 en Buenos Aires, Argentina. AFP

La esposa del expresidente Juan Domingo Perón fue una líder carismática para los sectores más vulnerables y la abanderada de conquistas para las mujeres, como el voto femenino. Su presencia despertó amores y odios en el país.

Anuncios

Eva Duarte tuvo una corta vida. Con solo 33 años, un cáncer de útero apagó la vida de una mujer caracterizada por su fortaleza y su determinación. Pero en su breve trayecto, se convirtió en un ícono de la política argentina, a la cual se insertó de lleno tras conocer a Juan Domingo Perón, a la postre presidente de Argentina en tres períodos.

Su popularidad entre los sectores más vulnerables de la sociedad argentina quizás se debió a que su camino a la cima del poder político se construyó desde orígenes humildes.

Eva Duarte nació el 7 de mayo de 1919 y fue la quinta hija de la relación extramatrimonial entre su padre, Juan Duarte, y Juana Ibarguren. Su lugar de nacimiento no está del todo claro, aunque se estima que fue en Los Toldos, una localidad rural a 300 kilómetros de Buenos Aires. Siete años después del nacimiento de Eva, Juan Duarte falleció sin haber reconocido a sus hijos y dejando a la familia con serias dificultades.

A los 15 años, Eva Duarte –o 'Evita', como ha sido inmortalizada- decidió viajar a Buenos Aires para emprender su carrera como actriz. Un camino errante que la llevó por un puñado de películas, algunas portadas de revistas y la incursión en el mundo del radioteatro.

Pero el vuelco en su vida se dio el 22 de enero de 1944. Ese día, en un acto a beneficio de las víctimas del terremoto de San Juan (el cual dejó alrededor de 9.000 muertos en esa provincia del oeste del país) conoció a Juan Domingo Perón, por entonces secretario de Trabajo y Previsión y de creciente popularidad entre los sectores populares, que le reconocían sus conquistas en el terreno social.

Retrato de juventud de Juan Domingo Perón y Eva Duarte
Retrato de juventud de Juan Domingo Perón y Eva Duarte AFP

Tras casarse con Perón el 22 de octubre de 1945 –apenas unos días después de un breve arresto del general y su posterior liberación bajo aclamación popular-, acompañó a su esposo en su camino a la Presidencia y se convirtió en una de las primeras mujeres en hacer campaña política en Argentina y en liderar actos masivos.

Seis años de una maratónica carrera política con el eje en la tarea social

A partir de la llegada de Perón a la Presidencia en 1946, Evita inició una maratónica carrera política que catapultó su popularidad entre los sectores populares y despertó el rechazo en las clases altas de la sociedad argentina.

En el inicio de la presidencia de Juan Domingo Perón, Eva ejerció como embajadora de buena voluntad y recorrió distintos países europeos para tomar nota de diferentes medidas para mejorar la situación de los trabajadores y los sectores humildes. Posteriormente, luego de recorrer el país y evidenciar las necesidades, decidió centralizar la asistencia social a través de la Fundación que llevó su nombre.

El ministro de Exteriores francés, Georges Bidault, recibe a Eva Perón el 21 de julio de 1947 en París durante su visita a Francia.
El ministro de Exteriores francés, Georges Bidault, recibe a Eva Perón el 21 de julio de 1947 en París durante su visita a Francia. Pigiste AFP

La creación de esa institución también pudo responder a la negativa de la Sociedad de Beneficencia de Buenos Aires –liderada por mujeres de la oligarquía argentina- de darle la presidencia honoraria a Eva Perón en su condición de "primera dama", como tradicionalmente ocurría. Las autoridades de esa entidad adujeron que Eva Perón era muy joven y carecía de la formación necesaria para hacerse cargo de la institución, que por entonces encaraba la tarea de subvencionar a otras entidades de ayuda. Poco tiempo después, el ente fue intervenido por el gobierno de Perón y desapareció en 1947.

La labor de la Fundación Eva Perón permitió ampliar la cobertura previsional construir escuelas, ciudades universitarias, viviendas, hospitales, hogares para ancianos, madres solteras, organizar campañas de vacunación y promocionar el deporte, entre otras tareas.

En 1949 fundó el Partido Peronista Femenino, que canalizó la militancia de las mujeres y lideró la campaña para instaurar el voto femenino a nivel nacional a partir de las elecciones generales de 1951.

La doctrina de la denominada "abanderada de los humildes" se volcó en las páginas de sus libros 'La razón de mi vida' (publicado en 1951) y 'Mi mensaje' (1952). Su figura se hizo omnipresente en los noticieros cinematográficos semanales 'Sucesos argentinos', de proyección obligatoria en los cines del país, y hasta en los libros de educación primaria, que recogían la expresión “Evita me ama” para enseñar a deletrear y leer a los niños.

Su carisma y su acción social la convirtieron en un ícono, que también se caracterizó por su peinado y sus vestidos de marcas de alta costura, como Christian Dior, situación que, para sus críticos, denotaba cierta contradicción con su discurso de carácter popular.

El 'renunciamiento' a la Vicepresidencia y la batalla perdida contra el cáncer

En enero de 1950, Eva Perón fue operada de una apendicitis y allí fueron detectados los primeros síntomas de su cáncer de útero, que fue debilitándola progresivamente.

Ya diagnosticada con esa enfermedad, en 1951, el movimiento obrero propuso a Evita como candidata a la Vicepresidencia en la fórmula con Juan Domingo Perón, opción que fue rechazada por los sectores universitarios, los grandes conglomerados rurales e industriales, la Iglesia católica, las Fuerzas Armadas y los principales partidos políticos de oposición.

Eva Perón vota desde la cama de hospital en las primeras elecciones nacionales que permitieron el voto femenino el 11 de noviembre de 1951.
Eva Perón vota desde la cama de hospital en las primeras elecciones nacionales que permitieron el voto femenino el 11 de noviembre de 1951. Intercontinentale, AFP

La presión social y su precaria situación de salud llevaron a Evita a desestimar su candidatura en un icónico acto el 31 de agosto de 1951 –fecha conocida como el 'Día del Renunciamiento'-, contrariando por primera vez los deseos del movimiento obrero en una jornada que culminó con la explosión de una bomba en las instalaciones de la casa donde estaba expuesto su libro.

Finalmente, luego de un largo tratamiento médico y una operación quirúrgica que la llevó a votar por primera vez desde la cama del hospital en 1951, Eva Duarte de Perón murió el 26 de julio de 1952.

Su fallecimiento dejó a la luz la división que generaba su figura: mientras millones lloraron su partida, otros la celebraron y llegaron a pintar la expresión 'viva el cáncer'. Su muerte marcó el principio del fin del gobierno de Perón, que fue derrocado por una dictadura en 1955.

Alrededor de un millón de personas rindieron tributo a Eva Perón durante su funeral de estado en Buenos Aires, el 1° de agosto de 1952.
Alrededor de un millón de personas rindieron tributo a Eva Perón durante su funeral de estado en Buenos Aires, el 1° de agosto de 1952. AFP

Impulsados por el sentimiento antiperonista, los militares robaron el cadáver embalsamado de Evita y lo llevaron a un cementerio de Italia, hasta que fue devuelto en los años 70 a su viudo y, desde 1976, reposa en el cementerio de la Recoleta, en Buenos Aires.

Eva Perón sigue siendo hoy un ícono del Partido Justicialista y un símbolo que marcó una época de la historia argentina.

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.