Saltar al contenido principal
Pakistán - Caso Bibi

Asia Bibi, la pakistaní absuelta por blasfemia, llega a Canadá

Imagen de Asia Bibi luego de ser condenada a muerte el 20 de noviembre de 2010 en la provincia de Punjab, Pakistán.
Imagen de Asia Bibi luego de ser condenada a muerte el 20 de noviembre de 2010 en la provincia de Punjab, Pakistán. Asad Karim / Reuters
4 min

Asia Bibi había quedado en libertad en octubre de 2018. Hasta entonces, la mujer se enfrentaba a la pena de muerte por supuestamente haber blasfemado al profeta Mahoma.

Anuncios

Asia Bibi fue denunciada en 2009 por dos mujeres que la acusaron de insultar al profeta Mahoma. Un año después, la mujer cristiano-pakistaní fue condenada a la pena de muerte por el delito de blasfemia en el país musulmán. El 31 de octubre de 2018, tras ocho años de prisión, el Tribunal Supremo retiró la sentencia a muerte contra la madre de cinco hijos.

La mujer fue liberada de la cárcel el 7 de noviembre, pero hasta ahora había permanecido en un lugar "seguro", según el Gobierno, y no había podido salir del país. Bibi superó el pasado enero el último escollo al que se enfrentaba para recuperar la libertad, cuando la máxima autoridad judicial del país desestimó una apelación contra su absolución.

Este miércoles 8 de mayo su abogado confirmó que Bibi había viajado a Canadá.

Los obstáculos que enfrentó Asia Bibi para salir del país

"He indagado a través de los canales disponibles, y de acuerdo a ellos, ella ha salido hacia Canadá", afirmó Saif Ul Malook, uno de los abogados de la mujer este 8 de mayo. "Asia Bibi llegó a Canadá anoche. Abandonó Pakistán junto a su marido ayer después de que el Gobierno les permitiese partir. Tomó tiempo, pero finalmente está a salvo gracias a Dios", añadió Malook.

Una fuente diplomática del Ministerio de Asuntos Exteriores de Pakistán, que pidió el anonimato, explicó a EFE que Bibi es "una ciudadana libre que puede ir a donde quiera" y "abandonó Pakistán por voluntad propia y con el apoyo total del Gobierno".

En est foto de archivo, tomada el 20 de noviembre de 2010, la pakistaní Asia Bibi (centro) escucha al gobernador pakistaní de la provincia de Punjab, Salman Taseer (derecha), luego de entregar los documentos de apelación contra su sentencia de muerte.
En est foto de archivo, tomada el 20 de noviembre de 2010, la pakistaní Asia Bibi (centro) escucha al gobernador pakistaní de la provincia de Punjab, Salman Taseer (derecha), luego de entregar los documentos de apelación contra su sentencia de muerte. Dirección General de Relaciones Públicas / vía AFP

Un amigo cercano de Bibi, que también pidió el anonimato, explicó que "el Gobierno ha dicho que tuvieron que gestionar algunos asuntos internos con los partidos religiosos y otras partes, así que le tomó bastante tiempo abandonar el país".

Canadá ofreció asilo a Bibi, su marido, sus hijas y a su abogado Joseph Nadeem, "que estuvo cuidando de la familia desde la condena y que ha recibido amenazas de muerte", añadió la fuente.

La absolución de Asia Bibi generó protestas en Pakistán

En octubre, luego de que se anunciara la absolución de la mujer cristiana, grupos ortodoxos islamistas protestaron en las calles de Pakistán en rechazo del veredicto de la Corte Suprema. En aquel momento, los opositores de la decisión advirtieron al primer ministro Imran Khan que no se le debería permitir a Bibi abandonar el país.

Algunos incluso pidieron la cabeza de Bibi. Y por eso en los últimos meses la mujer permaneció refugiada en una locación desconocida.

La dura ley antiblasfemia paquistaní fue establecida en la época colonial británica y fue reformada por el dictador Zia-ul-Haq en la década de 1980, permitiendo el abuso de la norma. Desde entonces, se han producido un millar de acusaciones por blasfemia, un delito que en Pakistán puede conllevar a la pena capital, aunque hasta ahora no se tiene registro de que se haya ajusticiado así a alguien.

Su caso ha generado fuertes divisiones en el país. Salman Taseer, exgobernador de la provincia de Punjab, fue asesinado en su jardín por uno de sus guardaespaldas en 2011 por defender a Bibi y criticar el uso errado de la ley contra la blasfemia. El asesino, Mumtaz Quadri, fue colgado por el crimen y desde entonces se convirtió en mártir para muchos musulmanes de línea dura, quienes además le hicieron un santuario cerca a Islamabad. Ese mismo año asesinaron al ministro para las Minorías Shahbaz Bhatti luego de pedir justicia para Bibi.

Con EFE, AP y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.