Saltar al contenido principal

Arrestos de migrantes en la frontera sur de EE.UU. baten récord

Migrantes cruzan el río Bravo en la frontera entre Ciudad Juárez, México, y El Paso en Texas, Estados Unidos.
Migrantes cruzan el río Bravo en la frontera entre Ciudad Juárez, México, y El Paso en Texas, Estados Unidos. Jose Luis Gonzalez / Reuters

Cerca de 100.000 personas que cruzaron la frontera sur de Estados Unidos fueron detenidas en abril. Es la cifra más alta desde 2007 y para los funcionarios del Gobierno Trump representa una crisis de seguridad, además de humanitaria.

Anuncios

El flujo migratorio desde los países de Centroamérica, con altos índices de pobreza y violencia, no se detiene. Y parte de la respuesta del Gobierno de Donald Trump se traduce en arrestos.

Según la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) los arrestos batieron récord el pasado mes de abril: 98.977 personas fueron detenidas, el mayor número en los últimos seis meses. Y lo que es más preocupante, 460.294 personas han sido capturadas solo en este año.

La mayoría de los migrantes se entregan a los agentes de la patrulla fronteriza y piden asilo en Estados Unidos, pero la gran mayoría de ellos no logra su cometido.

Carla Provost, oficial de la patrulla fronteriza, llamó la situación como una "crisis humanitaria y de seguridad fronteriza sin precedentes", en un testimonio dado al comité del senado el miércoles 8 de mayo.

El presidente Donald Trump mantiene un discurso fuerte contra la migración en su camino hacia la reelección. Su ira ha estado dirigida a sus propios oficiales, países latinoamericanos y congresistas por lo que él considera es "negligencia" para impedir que lleguen migrantes irregulares a Estados Unidos.

"Más del 68% de los detenidos fueron niños o familias"

La Administración Trump ha insistido en que el Congreso debe cambiar las leyes migratorias para, entre otras, que se puedan detener indefinidamente familias que cruzan la frontera sin autorización y sostienen que las deficiencias en los centros de detención son como un imán para los migrantes.

Andrés Martínez Casares / Reuters

Más del 68% de los detenidos fueron niños o personas viajando con su familia, según la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza. La categoría de detenidos incluye personas que se presentaron para asesoría legal en la entrada, pero fueron rechazados y otros que llegaron pidiendo asilo.

La oficial Provost dijo en el Congreso: "no podemos manejar la crisis solamente con recursos o construyendo más instalaciones (...) es como sostener un balde debajo de un grifo abierto, no importa cuántos baldes me den, si no podemos detener el flujo".

Las medidas de Donald Trump para detener el flujo han pasado por cortar las respuestas positivas de asilo a ciertos grupos, desplegar militares en la frontera e incluso regresar forzadamente a peticionarios de asilo a México.

Con Reuters y EFE

 

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.