Saltar al contenido principal

Senadores mexicanos aprueban la reforma educativa impulsada por el presidente

Vista general de senadores durante la votación de la aprobación de la reforma educativa en Ciudad de México, México, el 9 de mayo de 2019
Vista general de senadores durante la votación de la aprobación de la reforma educativa en Ciudad de México, México, el 9 de mayo de 2019 EFE / Senado d la República de México

La cámara alta del Congreso de México aprobó una nueva reforma educativa que avala educación gratuita desde preescolar hasta la universidad. Ahora las legislaturas estatales deben ratificarla antes de su promulgación.

Anuncios

La reforma constitucional, que modifica diversos artículos de la Carta Magna en materia educativa y sustituye a la que estuvo vigente desde 2013 en el Gobierno del presidente mexicano Enrique Peña Nieto (2012-2018).

El proyecto legislativo impulsado por el mandatario Andrés Manuel López Obrador, fue aprobado por 97 votos a favor, 22 en contra y una abstención. Previamente, los diputados aprobaron la reforma y la turnaron al Senado, para discutirla este mismo día y que fuera votada.

Para que la reforma educativa pueda ser promulgada y entre en vigor, debe ser ratificada por la mitad más uno de las legislaturas de los 32 estados de la República, es decir 17 congresos locales.

Entre los aspectos más importantes de la nueva reforma se destaca la obligación del Estado mexicano de garantizar la educación gratuita en todos los niveles, incluyendo la enseñanza inicial y la superior.

La cancelación de la reforma educativa hecha por Peña Nieto era una promesa del presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador, quien siempre criticó el proyecto educativo de su antecesor por considerar que se mercantilizaba la educación.

El anuncio puede conllevar riesgos para Obrador porque la reforma anterior contaba con apoyo público importante

López Obrador dijo el 26 de abril que "el propósito de fondo" de la reforma de Peña Nieto "era avanzar en la privatización de la educación” y que pertenece a la era "neoliberal", palabra que usa para señalar las tres décadas y media que precedieron a su elección. El presidente mexicano ha culpado repetidamente a ese período por agravar la pobreza, la corrupción y la violencia en México.

Una encuesta en línea realizada por la firma de encuestas Mitofsky mostró que el 60 % apoyó la reforma educativa de Peña Nieto, mientras que el 35,5 por ciento se opuso.

La reforma impulsada por Peña Nieto en 2013 tuvo la oposición de los sindicatos de maestros y del actual partido gobernante Movimiento Regeneración Nacional (Morena), que la consideraron una reforma laboral encubierta porque suprimía privilegios sindicales y aplicaba filtros de enseñanza más estrictos, que algunos maestros señalaban de injustos, sobretodo, los de áreas rurales.

La reforma aprobada hoy establece en parte de su texto que hasta que el Congreso de la Unión expida la ley en materia del Sistema para la Carrera de las Maestras y los Maestros, queda suspendida cualquier evaluación.

El presidente mexicano también ha rechazado que con esta reforma se regrese al antiguo sistema de venta de plazas de docentes, que estaban controladas por los sindicatos, porque dijo, que "los maestros no son corruptos".

La reforma tuvo el apoyo del bloque liderado por Morena, pero también la apoyaron diputados del Partido Revolucionario Institucional (PRI), la formación política de Peña Nieto, ahora, es turno de su ratificación en el Senado.

Con Reuters y EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.