Saltar al contenido principal

Yemen: los rebeldes empiezan a retirarse de los puertos de Hodeida y dan esperanza al proceso de paz

Vista del puerto de Hodeida, en Yemen, el 17 de abril de 2019.
Vista del puerto de Hodeida, en Yemen, el 17 de abril de 2019. Abduljabbar Zeyad / Reuters

Es el primer gran paso que los hutíes dan este año de cara a desestancar unas conversaciones auspiciadas por la ONU. La lucha entre estos insurgentes y la coalición liderada por los sauditas ha hundido a Yemen en una crisis humanitaria.

Anuncios

El mar Rojo es escenario de una puerta a la esperanza en Yemen, el país que según Naciones Unidas (ONU) sufre la peor crisis humanitaria del mundo. Los rebeldes hutíes comenzaron este sábado a retirarse de tres puertos en la provincia de Hodeida (noroeste).

Esto supone no solo el cumplimiento de lo acordado en diciembre en Suecia, en el marco del proceso de paz respaldado por la ONU, sino también el primer paso de cara a asegurar el acceso de la ayuda humanitaria a un lugar con más de ocho millones de personas al borde de la hambruna.

France 24

Mohammed Ali al Houthi, líder del Comité Revolucionario Supremo, anunció que la retirada comenzó a las 10:00 am de Yemen en los puertos de Hodeida, Salif y Ras Issa. Por su parte, el ministro de información del Gobierno, Muamar al Iryani, calificó el movimiento de “show”. “Un grupo de milicianos dejaron la ciudad y fueron reemplazados por otros que vestían uniformes de guardia costera”, dijo.

De acuerdo con un testigo la agencia de Reuters, desde Salif se vio partir a insurgentes hutíes que contaban con ametralladoras y lanzagranadas.

Unos puertos con un gran valor en medio de un país dividido

Además de Hodeida, los hutíes controlan los mayores centros urbanos así como amplias zonas al norte y al oeste del territorio, incluso la capital Saná. Fue una ofensiva que empezó a finales de 2014 y que dejó en manos de los milicianos los puertos de Hodeida. El de Saliff es el acceso del grano a la nación mientras que el de Ras Issa es la puerta de entrada del petróleo.

Según el teniente general Michael Lollesgaard, que lidera la misión de observación de la ONU, esta retirada debe continuar con “acciones comprometidas, transparentes y sostenidas de las partes para que aborden completamente sus obligaciones”.

Como respuesta a la ofensiva de los hutíes, en 2015 una coalición internacional liderada por Arabia Saudita empezó a bombardear Yemen. Esto desembocó en una guerra con un país dividido y un presidente internacionalmente reconocido, Abd Rabbo Mansour Hadi, residiendo en Adén, al sur.

Desde la coalición no han comunicado si responderán a este paso de los rebeldes con un movimiento similar.

Con tres cuartos de su población (22 millones de personas) bajo necesidad de ayuda humanitaria o protección, el desenlace de esta retirada y el proceso de paz es urgente en Yemen. Pero aquí, no solo se vive un conflicto político sino también religioso, con los hutíes defendiendo el chiismo y los sauditas, llevando la bandera del sunismo, predominante en el mundo musulmán.

Fuente AFP y Reuters

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.