Saltar al contenido principal

Los filipinos votaron en las parlamentarias y municipales con Duterte como favorito

Una votante busca su nombre en una lista de una centro de votación en Marawi, Filipinas. 13 de mayo de 2019.
Una votante busca su nombre en una lista de una centro de votación en Marawi, Filipinas. 13 de mayo de 2019. Eloisa Lopez / Reuters

Cerca de 61,8 millones de personas fueron llamadas a votar en Filipinas en las elecciones de medio término en las que se eligen, entre 43.000 candidatos, 18.000 cargos públicos. Entre los favoritos sobresalen los aliados del presidente Duterte.

Anuncios

Las elecciones parlamentarias y municipales en Filipinas son vistas por muchos como un referendo para medir los tres años de presidencia de Rodrigo Duterte.
El resultado de estos comicios será la prueba para ver si los filipinos lo respaldan, o al contrario, lo rechazan.

Uno de los votos más cruciales en estas elecciones es el de 12 senadores, conocidos como los "Magic 12", que renovarán por un periodo de seis años la mitad de la Cámara Alta, considerada como el órgano legislativo más influyente, pues, sus miembros son elegidos a escala nacional.

El mandatario filipino espera conseguir la mayoría parlamentaria y así lograr su plan de reforma constitucional, la reinstauración de la pena de muerte, rebajar la edad de responsabiidad criminal e incluso una propuesta para eliminar el límite de mandatos, entre otros.

La formación pro Duterte está compuesta por familiares y mejores amigos del presidente, así como por hijos de exdictadores. Y del otro lado hay rivales del presidente, exfiscales y un abogado de derechos humanos, entre otros.

A pesar de los más de 35.000 efectivos del Ejército y 143.000 agentes de la Policía que vigilan del país, dos explosiones que no dejaron víctimas se registraron al sur de Filipinas, horas antes del inicio de las votaciones.

Choque de poderes entre la oposición y los seguidores de Duterte

Desde hace tres meses un aire electoral se respira en Filipinas. Las campañas políticas se han caracterizado por una fuerte polarización: son dos bloques políticos contrarios los que se disputan los escaños en el Senado, aquellos que apoyan al presidente Duterte y la coalición opositora, con seguidores provenientes del mundo intelectual filipino y estudiantes.

La lucha entre los progobierno y la oposición es por conservar el control en el Parlamento. Para sus opositores, Duterte no solo es un mandatario, sino también un dictador en potencia; rechazan su autoritarismo y su campaña sanguinaria para acabar con el crimen, la corrupción y el tráfico de drogas. La ONU ha dicho que ya van más de 27.000 muertos a causa de este "plan" de limpieza.

En estas elecciones parlamentarias y municipales participan 43.000 candidatos que postulan a cerca de 18.000 puestos parlamentarios y locales, incluidos 81 gobernadores, 1.634 alcaldes y más de 13.500 concejales en 81 provincias.

Después de ir hoy a votar, la hija del mandatario, Sara Duterte, aseguró que "en los últimos tres años hemos visto como el presidente ha tenido dificultades para impulsar los cambios que quiere para el país. Por eso, hemos presentado candidatos que entiendan su visión".

Los resutados finales serán públicos en por lo menos una semana para los puestos nacionales y en menos tiempo para los locales.

Con EFE y Reuters

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.