Saltar al contenido principal

Un independiente lidera la carrera presidencial en Lituania y habrá segunda vuelta

La gente pasa frente al cartel de la campaña del candidato presidencial lituano, Gitanas Nauseda, en Vilna, Lituania, el 9 de mayo de 2019.
La gente pasa frente al cartel de la campaña del candidato presidencial lituano, Gitanas Nauseda, en Vilna, Lituania, el 9 de mayo de 2019. Ints Kalnins / Reuters

Gitanas Nauseda lideró la primera fase de unas elecciones en las que el primer ministro anunció su renuncia tras no pasar a la segunda vuelta. Los ciudadanos estaban también llamados a pronunciarse sobre posibles reformas constitucionales.

Anuncios

Este proceso electoral tendrá que definir quién sucederá a la apodada ‘dama de hierro’, Dalia Grybauskaitė, presidenta desde el 2009. Lo seguro es que no será su primer ministro, Saulius Skvernelis, que llegó de tercero en esta contienda del 12 de mayo, lo cual precipitó su renuncia, que será efectiva en dos meses.

Restan a partir de ahora la exministra de finanzas, la conservadora Ingrida Šimonytė y Gitanas Nauseda, un economista que se lanzó en estas elecciones bajo el lema de la independencia y que logró liderar esta primera etapa. Ambos se darán cita para un cara a cara el próximo 26 de mayo, en la segunda vuelta.

“Nos gustaría conseguir la presencia de tropas de la OTAN -Organización del Tratado del Atlántico Norte - en Lituania de manera estable”, expresó Nauseda a raíz del anuncio de los primeros resultados. “Nos gustaría colaborar con Polonia en este tema. Esta es una razón por la que iré, si me convierto en presidente, a Polonia para mi primera visita.”

A nivel geoestratégico, poco distingue a estos dos candidatos, ya que ambos defienden la presencia duradera de Lituania en la Unión Europea y su alineamiento con la agenda de la alianza militar de la OTAN, liderada por Estados Unidos. Al igual que Polonia y sus vecinos bálticos, la clase política lituana expresa desconfianza hacia Rusia. Una postura que tomó aún más fuerza desde el inicio de la crisis ucraniana.

La cuestión de las fracturas sociales está también presente en esta campaña. Las crecientes diferencias entre la capital Vilna y el resto del país, tiene en vilo a una parte del electorado. “Mi mensaje para la segunda vuelta es que para tener un país exitoso debemos considerar la importancia de los asuntos no solo para las grandes ciudades, sino también para los municipios y regiones más pequeños, que no haya dos Lituanias, sino una sola, exitosa y fuerte que pueda lidiar con los retos que se nos presenten”, declaró Ingrida Šimonytė desde su sede de campaña.

Por otra parte, los 2.4 millones de votantes de este país de unos apenas 65.000 kilómetros cuadrados tuvieron que pronunciarse sobre dos enmiendas constitucionales. La primera, en caso de ser aprobada, rebajaría el número de parlamentaria de 141 a 121.

La segunda, es un tema de gran sensibilidad a nivel político en la sociedad: extender la doble nacionalidad a lituanos emigrados desde 1990. En aquel entonces se limitó el acceso a la doble nacionalidad por tensiones con un agonizante URSS.

No obstante, en la actualidad, decenas de miles de lituanos viven en el exterior, pese al buen desempeño económico de su país. El dilema de renunciar a su nacionalidad de nacimiento se plantea para los que quieren instalarse de manera duradera en otros países. La enmienda que se propuso este domingo permitiría de liberalizar la posesión de la doble ciudadanía.

Con AFP

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.