Saltar al contenido principal
ARTE+FRANCE 24

Israel, el país donde los jubilados no descansan

Entregan los periódicos a primera hora de la mañana; inspeccionan las bolsas en la entrada de los lugares públicos; o incluso recorren los contenedores de basura de los barrios ricos...
Entregan los periódicos a primera hora de la mañana; inspeccionan las bolsas en la entrada de los lugares públicos; o incluso recorren los contenedores de basura de los barrios ricos... ARTE

El Estado judío es una potencia en plenitud. Pero en medio del crecimiento económico, la sociedad olvida a los jubilados, que no paran de trabajar porque su pensión no supera el costo de vida de la moderna Israel.

ANUNCIOS

Israel tiene a los jubilados que más trabajan en el primer mundo. En las calles de Tel Aviv es usual verlos de guardias de seguridad, manejando autobuses e incluso repartiendo periódicos desde la medianoche hasta el amanecer. De los empleos que tenían de jóvenes pasan a los trabajos que necesitan de viejos, porque una economía en auge y unos altos salarios han empujado el costo de vida a lugares inalcanzables para los retirados.

De hecho, el índice de precios israelí es un 23% más alto que el promedio de naciones ricas como Estados Unidos, Francia, Alemania y Luxemburgo, que hacen parte de la OCDE; y en el ranking de países ricos que publicó ‘Global Finance’ en abril de 2019, Israel ocupa el puesto 39 de 191. El dinero está, pero definitivamente no para la vejez.

Cuando acudieron al Parlamento para exigir retribuciones más altas, la respuesta fue decepcionante. En el último debate que hizo el Knéset para abordar el asunto, Benjamin Netanyahu ni siquiera alzó la vista en toda la discusión. Un libro ocupó la atención del primer ministro durante toda la sesión, mientras los jubilados observaban la fallida dinámica en una sala de vidrio al costado superior.

Frustrados, reclaman que algunos de ellos erigieron el Estado de Israel a mediados del siglo XX. "Es como si hubieran olvidado quién construyó este país", dijo un hombre en medio de una manifestación.

Israel se construyó bajo un ideal de justicia social que se ha diluido en medio del triunfo del liberalismo económico que sustenta una de las más modernas y poderosas naciones de Medio Oriente; mucho más occidentalizada, consumista y desigual que la que los fundadores erigieron.

De la extenuante "jubilación" de las ciudades al paraíso de los Kibutz

Los pensionados de las ciudades hacen parte de los llamados "invisibles", aquellos marginados por el crecimiento económico. Y es que gozar de un buen retiro en Israel depende, para infortunio de la mayoría, del lugar de la sociedad en que se nació y de si se hace parte de los sobrevivientes del holocausto.

Para los que escaparon del nazismo, el Gobierno ofrece auxilios económicos, asistencia médica y acompañamiento social. Luego están los que crecieron en los Kibutz, hoy en día barrios de clase media en las áreas rurales donde hay casas de retiro, zonas verdes para la recreación y atención de primera para los mayores.

Dos caras de la vejez, de un país, cuyas costumbres sucumbieron ante la globalización. Pero gracias a una aplicación móvil, los mayores pueden adquirir gratuitamente los servicios de un joven para que le ayude a manejar su celular o le asista en casa. "Éramos una sociedad familiar y nos hemos vuelto individualistas. Es algo muy sionista pero hay que conocer a los veteranos, muchos son los fundadores del Estado de Israel, así les hacemos saber que no los olvidamos", dijo Morane Zipper, fundadora de la aplicación.

Paradójicamente, es la tecnología la que ahora acompaña a los más mayores.

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.