Saltar al contenido principal

Romance, política, fútbol… lo que el festival de Cannes tiene preparado

Jean-Louis Trintignant, Anouk Aimee, Maradona, Leonardo DiCaprio e Isabelle Huppert en el casting del Festival de Cine de Cannes 2019.
Jean-Louis Trintignant, Anouk Aimee, Maradona, Leonardo DiCaprio e Isabelle Huppert en el casting del Festival de Cine de Cannes 2019. Metropolitan, MR Films, Sony Pictures, SBS Distibution

Los organizadores del festival de Cannes lo anunciaron: la selección oficial de 2019 será "romántica y política". Pero eso no es todo. France 24 hace un repaso de las tendencias esperadas en la Croisette.

ANUNCIOS

“Esta selección será romántica y política”. Fue en estos términos que Thierry Frémaux, como buen maestro Yoda de la Croisette, delineó los contornos de su programación hace algunas semanas. Pero con una cincuentena de películas en la selección oficial, entre las cuales 21 están compitiendo por la Palma de Oro, es posible estar seguros que más de la mitad no se limitarán a estos dos calificativos anunciados. ¿Con qué adjetivos se calificará el festival de Cannes de 2019? Un pequeño panorama general de las grandes tendencias esperadas en la Croisette.

• Romántico

"Chabadabada, chabadabada…" ¿Hay algo más romántico que la mítica música compuesta por Francis Lai para la no menos mítica 'Un hombre y una mujer'? Más de un siglo y medio después de haber encabezado la Croisette, la célebre tonada volverá a sonar en el palacio de los festivales. Por fuera de la competencia, Claude Lelouch presentará 'Los mejores años de la vida', secuela de la ancestral Palma de Oro de 1966.

Si le creemos a las primeras imágenes, la segunda parte parece beber con alegría de los códigos que moldearon la leyenda de la primera. Además del 'chabadabada', se retomará el dúo de comediantes conformado por Jean-Louis Trintignant y Anouk Aimée, los viajeros en carro (limitados esta vez a 80 km por hora) y, claro, Deauville, sus suelos y su playa… Lo romántico rima con lo nostálgico.

En la competencia por la Palma de Oro también habrá amor o más precisamente aprendizaje del amor. Como en el incansable Xavier Dolan, que regresa a Cannes con 'Matthias y Maxime', crónica de las diversiones amorosas de dos amigos de infancia en la cual el prodigio quebequés, de apenas treinta años, tiene uno de los papeles principales. El nacimiento de los sentimientos será también el tema central del 'Retrato de la joven niña en llamas', de la francesa Céline Sciamma, que realiza una crónica en trajes bretones sobre la pasión amorosa entre un pintor y su modelo (Noémie Merlant y Adèle Haenel).

Seis años después de la victoria de la 'Vida de Adèle', el franco-tunecino Abdellatif Kechiche regresa a la competencia con 'Mektoub my love: Intermezzio', el segundo opus de una ambiciosa trilogía sobre la juventud de Costa Azul en los años 90. Mientras que la primera parte tenía la ligereza de los coqueteos estivales, la segunda, según nos anuncian, tendría la gravedad de las desilusiones amorosas. ¿Los sufrimientos del joven Werther al estilo Kechiche? Qué romántico…

Estará entonces el romanticismo de las pasiones amorosas, pero también el romanticismo de las pasiones creadoras. El artista, su inspiración, su estatus, su obra… es el tema de 'Dolor y gloria' de Pedro Almodóvar que explora los tanteos existenciales de un famoso director, interpretado por Antonio Banderas. ¿Película autobiográfica? “No y sí, absolutamente”, respondió maliciosamente el cineasta español.

En ese mismo registro del cine que reflexiona sobre sí mismo, el estadounidense Ira Sachs se presentará en Cannes con 'Frankie', en la cual dirige a Isabelle Huppert interpretando a una actriz célebre que, sabiéndose enferma, parte en busca del consuelo de su familia. Nos reiremos bastante…

• Político

Como el séptimo arte refleja el estado del mundo (malo, por lo general), parece difícil que el festival de cine más grande del mundo no tenga un carácter político. Además, cuando cineastas como los hermanos Dardenne y Ken Loach hacen parte de su selección (lo cual es con frecuencia el caso), el carácter político no solo está presente sino que lo invade todo.

Con 'El joven Ahmed', su onceavo largometraje, los dos belgas analizan las tentaciones del fundamentalismo religioso entre los adolescentes. Mientras que en 'Sorry we missed you', el viejo veterano británico pone en escena a una familia modesta de Newcastle que se estrella contra el engaño de la revolución digital (Uber, Amazon, Deliveroo y consortes… la situación se pondrá fea).

Para su primera participación en la competencia con 'Atlántico', su primer largometraje, la franco-senegalesa Mati Diop evoca la inmigración de los trabajadores de Dakar. Por su parte, el francés Ladj Ly aborda en 'Los miserables' las tensas relaciones entre la policía y la juventud de los suburbios hexagonales.

Concluyamos esta secuencia política con el más triste de los payasos palestinos, Elia Suleiman quien con 'It must be heaven' ofrece una nueva reflexión sobre la identidad y la necesidad de pertenencer a un territorio. La trama, tal y como está presentada, parece tener todas las características del género burlesco tan querido por el cineasta: un palestino, en busca de un territorio que lo acoja, se da cuenta que quien lo sigue constantemente es… su país de origen.

• Balístico

Silbarán las balas durante la quincena, desde el primer día de hecho. Presentado el 15 de mayo, inaugurando la competencia, 'The dead don’t die' del estadounidense Jim Jarmush promete un desenfreno de disparos –y de acuchilladas, si nos referimos al tráiler. Como lo indica el título ('Los muertos no mueren', para quienes no hablan inglés), la última producción del apóstol del cine cool, pone en escena zombies contra los cuales la crema de la élite hollywoodiense (Bill Murray, Adam Driver, Chloé Sévigny, Tilda Swinton, Iggy Pop…) será llamada a combatir. 'Game of Thrones', es un pequeño juego.

En un género tal vez no tan lejano, también deberíamos desenfundar las pistolas con 'Bacurau', un thriller de suspenso presentado como un western en el corazón de una ciudad brasileña desaparecida del mapa. En la dirección: Juliano Dornelles y Kleber Mendonça Filho, autor de las sublimes 'Ruidos de Recife' y 'Aquarius'.

Udo Kier en 'Bacurau', de Kleber Mendonça Filho y Juliano Dornelles.
Udo Kier en 'Bacurau', de Kleber Mendonça Filho y Juliano Dornelles. Distribución SBS

Los ajustes de cuentas de los revoltosos y problemáticos también abundarán en 'El traidor' de Marco Bellochio. Único italiano de la competencia, el cineasta de abundante filmografía se interesó por la historia (real) de Tommaso Buscetta, mafioso reformado de la Cosa Nostra que colaboró con la justicia.

De manera general, el género policial se llevó la mejor tajada en la selección. Incluso el francés Arnaud Desplechin, a quien no esperábamos, se posicionó con 'Roubaix, una luz', la historia de dos policías encargados de investigar el asesinato de una mujer mayor. En el casting están Roschdy Zem, Léa Seydoux y Sarah Forestier, pero no Mathieu Amalric (lo cual es raro en una película de Desplechin).

Ya galardonado con la Palma por el mejor título para una película policial (premio concedido por nosotros), “El lago de los gansos salvajes” del chino Diao Yinan también debería hacerle honor al género. La lectura de la sinopsis nos da algunos indicios: encontraremos en ella (además del lago y de los gansos salvajes) un jefe de pandilla, una redención, una prostituta, una cacería humana. Los ingredientes básicos están presentes.

Continuemos con el que reinventó el género policial estadounidense: Quentin Tarantino. Es inútil precisar (pero igual lo hacemos) que su 'Once upon a time… in Hollywood' es la más esperada de este Festival de Cannes número 72. Miedoso: la película corrió el riesgo de no estar presente en Cannes. Fue necesaria toda la tenacidad de un Tarantino –encerrado desde hacía cuatro meses en la sala de montaje– para que pudiera hacer parte de la competencia.

Carente de producciones estadounidenses en estos últimos años, la Croisette no puede más que regocijarse con la presencia de este “hijo de Cannes” que es Tarantino. Además que 'Once upon a time… in Hollywood' parece un cóctel perfecto para Cannes: una buena dosis de estrellas ultra-famosas (Leonardo DiCaprio, Brad Pitt, Al Pacino, Kurt Russel…), una pizca de homenaje al cine hollywoodiense (la película se desarrolla en Los Ángeles a finales de los años 60), una gota de hechos reales (la trama tiene como telón de fondo el asesinato de Sharon Tate por los adeptos de Charles Manson) y una narración hecha a la medida para el festival (Tarantino regresa a la competencia 25 años después de su Palma de oro por 'Pulp Fiction'.

Finalmente, señalemos la presencia anunciada de Silverstone Stallone durante la quincena. El actor estadounidense no figura en el reparto de ninguna de las películas de la selección oficial o de cualquier otra. Vendrá para asegurar la promoción de 'Rambo V: Last Blood', que se estrenará el próximo otoño. Y como estará de paso, los organizadores del festival aprovecharán para proyectar la versión restaurada de la primera película de la saga, 'Rambo: First Blood'. Habrá entonces mucha sangre.

• Futbolístico

No hay necesidad de competir por la Palma de oro para dar congregar masas en la alfombra roja. Tampoco es necesario ser una estrella de cine. Solo basta con ser una leyenda. Maradona lo es, viva además, que ya tuvo la oportunidad de ascender las escaleras de Cannes. Fue en 2008, en el marco del documental que Emir Kusturica le dedicó (el cual modestamente se titulaba 'Maradona por Kusturica').

Este año, el genial exfutbolista volverá al palacio de los festivales por la misma razón. Salvo que esta vez fue Asif Kapadia quien se ocupó de él. El director británico, a quien particularmente le debemos documentales sobre Ayrton Senna y Amy Winehouse (eso prueba su apetencia por los íconos que se “sacrificaron en el altar de la fama”), se concentró en los años napolitanos del jugador argentino, entre 1984 y 1991, su era dorada.

Las primeras imágenes que componen el “teaser” muestran la primera aparición de la estrella en el estadio de San Paolo en Nápoles, donde se reunieron cerca de 70.000 fanáticos entonando “¡Diego! ¡Diego!”. Una secuencia demencial, casi surrealista, que traspasa la esfera puramente deportiva (al mismo nivel que el canto de los fanáticos del Liverpool tras la victoria de los Reds contra el Barça y la presencia de Ben Arfa en el estadio de Rennes). Estamos impacientes por verlo.

• Pletórico

¿Se han visto ya tantos directores volver a disputarse la Palma de Oro? Entre las 21 películas en espera por la victoria en 2019, cinco son producciones de galardonados: Quentin Tarantino, Terence Malik, Abdellatif Kechiche, Ken Loach al igual que los hermanos Jean-Pierre y Luc Dardenne (de hecho, estos tres últimos cuentan con dos Palmas de oro en sus salas de galardones). Si a esto le añadimos los cineastas que ya han pasado por la lista de competidores (Pedro Almodóvar, Xavier Dolan, Bong Joon-ho, Arnaud Desplechin, etc.), podemos hablar de un festival de asiduos. De hecho, solo ocho cineastas participan por primera vez (buena suerte para ellos).

Pero para los amantes de las buenas alfombras rojas, lo que cuenta es sobre todo el regreso de las estrellas internacionales. Tras una edición de 2018 un poco escasa en vedettes, el público de 2019 verá desfilar un sinfín de personajes VIP: Penélope Cruz, Antonio Banderas, Leonardo DiCaprio, Brad Pitt, Al Pacino, Bill Murray, Adam Driver, Selena Gomez, Danny Glover, Isabelle Huppert, Léa Seydoux, Adèle Exarchopoulos…

También encontraremos desmesura en la duración de las películas. Aunque el prolijo Xavier Dolan parece haber calmado sus ansias (solo 1h 59 mins para su 'Matthias y Maxime'), no olvidaremos aportar un pequeño tentempié para las películas del conversador Quentin Tarantino (2h 41 mins) y del contemplativo Terence Malick (2h 53 mins). En cuanto a la proyección de Abdellatif Kechiche, exigiremos un intermedio, para poder estirar las piernas durante las 4 horas de su 'Mektoub my love: Intermezzio'. El galardonado nos dirá si en Cannes el mérito iguala el número de minutos.

• Terrence Malick

Terrence Malick está de regreso. Ocho años después de haber ganado la Palma de oro con 'El árbol de la vida', el más misterioso de los directores estadounidenses presentará 'Una vida oculta' para la competencia. El título sería perfecto para una obra autobiográfica pues, como todos los sabemos, nadie conoce la vida de Terrence Malick. Su último largometraje en realidad está inspirado en una historia real, la de una pareja de campesinos austríacos que durante la Segunda Guerra Mundial se negó a colaborar con los nazis.

Ya lo dijimos, al director tejano le gusta mantener el misterio sobre sí mismo. ¿Estará en Cannes para defender su película? En 2011 estuvo presente pero nadie lo vio (aparte del crítico francés Michel Ciment). En todo caso, esperamos un despliegue de tweets pretendiendo haber visto al hombre invisible en el café de la esquina. Las pocas fotos conocidas que hay suyas lo muestran vestido con una barba blanca y un sombrero. Algo que debería provocar algunos malentendidos en la Croisette (“¡Hola, Terrence! –“No, yo soy Michel…”).

Este artículo fue adaptado de su original en francés.

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.