Saltar al contenido principal

Francia y Nueva Zelanda lideran cumbre contra el extremismo en internet

El presidente francés, Emmanuel Macron , saluda junto a la primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, tras su llegada para una reunión en el palacio de Elíseo antes del lanzamiento del 'Llamamiento de Christchurch' contra el terrorismo en internet. 15 de mayo de 2019.
El presidente francés, Emmanuel Macron , saluda junto a la primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, tras su llegada para una reunión en el palacio de Elíseo antes del lanzamiento del 'Llamamiento de Christchurch' contra el terrorismo en internet. 15 de mayo de 2019. Philippe Wojazer / Reuters

Emmanuel Macron, y la premier de Nueva Zelanda, se reunen con otros líderes mundiales y de la industria tecnológica para llevar a cabo la cumbre ‘Tech for Good’cuyo objetivo es luchar contra las expresiones de extremismo en la web.

Anuncios

Por segundo año consecutivo el presidente francés Emmanuel Macron reúne en el Palacio del Elíseo a varios jefes de estado, además de grandes líderes mundiales de las nuevas tecnologías con el objetivo de llevar a cabo la cumbre "Tech for Good", con la que se busca establecer medidas para luchar contra el extremismo y la difusión de contenidos de odio y violencia en internet.

En esta oportunidad la Primera Ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, está a cargo de liderar junto con Macron esta edición. Ardern tiene planeado que la cumbre culmine con el “Llamado de Christchurch” haciendo referencia a lo que fue la peor masacre que Nueva Zelanda ha vivido en su historia cuando el pasado 15 de marzo un atacante transmitió en vivo por la red social Facebook la masacre que perpetró en dos mezquitas de esa ciudad, dejando 51 personas muertas.

La cumbre cuenta con la participación de Theresa May del Reino Unido, Justin Trudeau de Canadá, Macky Sall de Senegal y altos representantes de las gigantes Facebook, Twitter, Amazon, Microsoft y Google. Todos reunidos con el objetivo principal de establecer normas que permitan que las nuevas tecnologías funcionen para el bien común de la sociedad, en especial las nuevas generaciones, su principal público.

La embajadora de Nueva Zelanda en Francia, Jane Coombs, días antes informó que el Gobierno de Nueva Zelanda considera al presidente Macron como un aliado interesado en lucha contra el extremismo en la web. "Macron fue uno de los primeros líderes en llamar a la primera ministra después del ataque, y durante mucho tiempo ha hecho de la eliminación de contenido odioso en línea una prioridad", dijo Coombs a periodistas.

Un ataque diseñado para que fuera viral en las redes

Antes de su viaje a Francia, la Primera Ministra de Nueva Zelanda abogó por una solución global para frenar la difusión de material terrorista o de violencia extrema. Ardern afirmó que "Las empresas de las redes sociales son plataformas globales, por lo que nuestra respuesta debe ser global".

El ataque del pasado 15 de marzo fue considerado como único en su género pues el terrorista Brenton Tarrant trasmitió durante 17 minutos la manera como disparaba a quemarropa contra musulmanes haciendo uso de armas semiautomáticas. Jacinda Ardern subrayó que dicho atentado fue "diseñado para convertirse en viral", lo que la impulsó a exigir respuestas concretas a las compañías tecnológicas.

Ardern dijo que Facebook eliminó 1.5 millones de copias del video dentro de las 24 horas posteriores al ataque. "(Estamos) solicitando a las naciones y corporaciones privadas que realicen cambios para evitar la publicación de contenido terrorista en línea, para garantizar su eliminación eficiente y rápida y para evitar el uso de la transmisión en vivo como una herramienta para transmitir ataques terroristas", agrega la ministra en la publicación.

Facebook ya escuchó el llamado de Christchurch y anunció restricciones para el uso de su herramienta de transmisión de contenido en vivo y en directo.

Con Reuters y AFP

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.