Saltar al contenido principal

Ciudad de México se sofoca en la contaminación

Una zona de Ciudad de México en la que se evidencias los edificios envueltos en la bruma provocada por los altos niveles de contaminación en el aire el 15 de mayo de 2019.
Una zona de Ciudad de México en la que se evidencias los edificios envueltos en la bruma provocada por los altos niveles de contaminación en el aire el 15 de mayo de 2019. Luis Cortés / EFE

El 11 de mayo millones de habitantes de Ciudad de México tuvieron la misma sensación al salir de sus casas y oficinas: el aire estaba pesado, opaco, irritante. Un fuerte olor a quemado invadía las calles...

ANUNCIOS

La preocupación fue inmediata; las informaciones, más lentas en llegar. Poco a poco aparecían malas noticias en redes sociales: incendio en una fábrica de plásticos en Cuajimalpa, otro en un terreno baldío en Santa Fe y decenas de conflagraciones forestales en los alrededores de la ciudad.

A todos les parecía obvio: se iba a declarar la contingencia. Iban a emitir alertas, restringir la circulación, prohibir las actividades al aire libre desde ese mismo momento.

No fue así. Los capitalinos tuvieron que esperar hasta el 13 de mayo para escuchar a su jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, diciendo que la situación no ameritaba medidas excepcionales. La contingencia se dio al día siguiente. Pero, en un primer tiempo, sin restricciones de circulación.

Mientras, fotos desgarradoras de incendios forestales se comparten en todos los smartphones: la sequía, las temperaturas excepcionalmente altas, en otras palabras, el cambio climático está cobrando una nota muy alta en la zona central del país.

Una nube de polución se posa sobre Ciudad de México

A diario, decenas de incendios se registran en los bosques del Estado de México, la entidad federativa que casi rodea a la ciudad. Fácilmente, los contenidos en su mayoría son numerosos y los equipos de combatientes del fuego están rebasados.

Por la topografía de la zona, las partículas y los humos son desplazados hacia la ciudad por un corredor natural. Y nada parece indicar que las lluvias tan esperadas están por llegar y mejorar la crisis atmosférica.

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.