Saltar al contenido principal

Lorena Ruano: "La relación entre América Latina y la UE está en una situación precaria"

Lorena Ruano es experta en las relaciones entre la Unión Europea y América Latina.
Lorena Ruano es experta en las relaciones entre la Unión Europea y América Latina. Archivo particular

Las relaciones entre la Unión Europea y América Latina se han enfriado en la última década. Las próximas elecciones europeas determinarán el futuro de sus vínculos comerciales y políticos.

Anuncios

La Unión Europea (UE) y América Latina viven tiempos convulsos: en el viejo continente, el auge de los partidos euroescépticos y de la extrema derecha marcan las elecciones europeas, que se celebrarán el próximo 26 de mayo. En Latinoamérica, la crisis en Venezuela tensa las relaciones entre los países del continente.

Las dos regiones mantienen un vínculo histórico económico, ya que la UE es el segundo socio comercial de América Latina, pero también político: las instituciones europeas impulsaron activamente el desarrollo de los países latinoamericanos y han acompañado varios procesos de paz y de mediación en el continente.

Para determinar el futuro de los diálogos entre ambas regiones a partir de las próximas elecciones europeas, France 24 entrevistó a Lorena Ruano, investigadora y profesora del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) y especialista en las relaciones entre la Unión Europea y América Latina y el Caribe.

France 24: ¿Cómo deja esta legislatura europea la relación con América Latina?

Lorena Ruano: La relación está en una situación precaria. Hace ya dos años que tendría que haber habido una cumbre birregional. Traemos un retraso importante y no se ve que haya un progreso significativo. La verdad es que hay mucha polarización, América Latina esta más dividida que nunca y no lleva una postura homogénea. La UE tiene relación con países o grupos específicos, pero casi no hay política conjunta con respecto a América Latina. Actualmente, cuando se reúnen ministros de ambas regiones, discuten sobre los fondos de cooperación y los programas de promoción de Derechos Humanos. Eso es lo que hay. A nivel político, la UE sí se relaciona con países de manera individual, como México o Brasil, aunque ahora quién sabe qué tanto empezarán a chocar con la UE, con los cambios políticos que hay en ambos países.

France 24: ¿Por qué les interesa a ambas regiones mantener un vínculo?

L.R.: Ambos siempre han buscado un contrapeso a la relación que tienen con Estados Unidos, para cuestiones globales y multilaterales. Para la UE es importante poder contar con el apoyo de América Latina en las Naciones Unidas en cuestiones como el respeto a derecho internacional, la regulación del comercio, el respeto a los Derechos Humanos… todos estos aspectos que protegen a los países pequeños y que las grandes potencias se pasan por alto. Esta alianza podría seguir siendo importante no solo frente a los Estados Unidos sino también frente a China y Rusia.

France 24: ¿Qué papel juega la economía en la relación entre América Latina y la UE?

L.R.: El comercio es uno de los intereses más fuertes que mueven esa relación, a pesar de que América Latina es mucho más dependiente de la Unión Europea que viceversa. Por un lado, los europeos lo ven como una oportunidad de expandir su política y músculo comercial.

Ahora el consenso sobre el libre comercio se está erosionando"

Lorena Ruano

En América Latina, los países que estaban abriendo sus economías buscaban asegurar sus mercados en Europa y buscaban inversión. Claramente era uno de los motores más importantes de la relación. Pero ahora el consenso sobre el libre comercio se está erosionando.

France 24: Sin embargo, la UE está negociando acuerdos comerciales con México y con el Mercosur.

L.R.: Es que el interés comercial existe. En el caso de México, la negociación está prácticamente concluida, pero pueden aparecer obstáculos a la hora de la ratificación, porque el Parlamento mexicano está dominado por una mayoría no tan favorable al libre comercio. En la UE también nos podemos esperar cualquier cosa. Va a haber más oposición. En el caso del Mercosur, siempre he sido muy escéptica en que ese acuerdo vaya a alguna parte. Mientras siga habiendo proteccionismo agrícola en Europa y automotor en Argentina y Brasil, no va a haber acuerdo. Más bien parece que se aleja la posibilidad, porque Argentina está en crisis y Brasil tiene un nuevo gobierno. La UE sí podría intentar juntar acuerdos de libre comercio que ya existen con países como Colombia, Perú, Ecuador, y generar una agenda más amplia.

France 24: ¿El vínculo entre la UE y América Latina va más allá del comercio?

L.R.: El diálogo político era muy importante, y se ha visto afectado por falta de consenso tanto en América Latina como en la UE. Se han roto consensos de principios democráticos, de Derechos Humanos… En América Latina surgen problemas; principalmente Venezuela, Guatemala, Nicaragua, pero también con Brasil. Los Estados además tienen menos voluntad de recibir la crítica del exterior y de la UE en particular. Del lado de UE, el énfasis en el tema de Derechos Humanos se ha difuminado un poco y tampoco existe ya el consenso que había antes y que era la base de la política exterior europea.

France 24: ¿La crisis en Venezuela ha acercado o alejado la UE de América Latina?

L.R.: El problema es que ninguna de las dos regiones actúa de manera conjunta. Todos tienen Estados miembros que se desmarcan. Países de la UE propusieron el Grupo de Contacto y varios Estados de América Latina se unieron, pero a pesar de que hay grupos dentro de ambas regiones que se acercan, también hay fracturas muy importantes. En términos políticos, hay mucha polarización en ambos lugares, con gobiernos mal llamados populistas que no ayudan a generar más diálogo ni consenso.

France 24: ¿Cómo podría cambiar la relación entre ambas regiones según los resultados de las elecciones europeas?

L.R.: El crecimiento de un bloque antieuropeo en el Parlamento podría afectar. Podría ser que la nueva Comisión Europea se viera obligada a incluir euroescépticos, lo cual sería preocupante, y que eso resultara en un menor apoyo al desarrollo en América Latina. Los nuevos integrantes de los órganos europeos podrían negociar una reducción del presupuesto.

Respecto a la agenda comercial, si ya es difícil ahora, después de las elecciones va a ser mucho más complicado"

Lorena Ruano

En cualquier caso, el aumento de representación de los grupos euroescépticos, tanto en el Parlamento Europeo como en los gobiernos nacionales, no va ayudar a la cooperación internacional. Respecto a la agenda comercial, si ya es difícil ahora, después de las elecciones va a ser mucho más complicado. Hay mucha incertidumbre. La relación con América Latina va a quedar suspendida hasta que se asiente el polvo del juego de sillas en los órganos europeos.

France 24: ¿Qué retos enfrentará la nueva Unión Europea respecto América Latina?

L.R.: El primer problema va a ser qué hacer con Venezuela. La UE deberá conciliar su defensa de los Derechos Humanos con el principio de no intervención y respeto a la soberanía. Europa va a manternerse como una opción no agresiva, y eso va a ser importante para América Latina: los países latinoamericanos están atrapados entre Trump y Maduro, así que ojalá la UE pueda ofrecer una tercera vía. Más allá de Venezuela, creo que va a quedar una relación muy escueta a nivel conjunto como Unión Europea.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.