Saltar al contenido principal

La coalición Liberal-Nacional venció en las elecciones legislativas en Australia

El primer ministro de Australia, Scott Morrison, en compañía de su esposa y sus dos hijas, en el momento en el que frente a miles de sus seguidores se declaró triunfador de los comicios legislativos. Pese a su victoria, deberá gobernar en coalición.  Sídney, Australia. 18 de mayo, 2019.
El primer ministro de Australia, Scott Morrison, en compañía de su esposa y sus dos hijas, en el momento en el que frente a miles de sus seguidores se declaró triunfador de los comicios legislativos. Pese a su victoria, deberá gobernar en coalición. Sídney, Australia. 18 de mayo, 2019. Dean Lewins / Reuters

En unos reñidos comicios y contra los pronósticos, la coalición conformada por el partido Liberal y Nacional liderada por el primer ministro, Scott Morrison, seguirá ostentando el poder en el país insular

ANUNCIOS

Pese a que todas las encuestas arrojaban un resultado a favor de los laboristas y principales opositores del actual Gobierno, la coalición Liberal–Nacional encabezada por el actual primer ministro de Australia, Scott Morrison, mantendrá las riendas del ejecutivo con grandes retos por delante.

“Siempre creí en milagros…y hoy hemos entregado otro. ¿Cuán grande es Australia?” dijo Morrison en su discurso triunfante en la ciudad de Sídney. “Esta noche no se trata de mí, ni del Partido Liberal, se trata de cada uno de los australianos que dependen de un Gobierno que los ponga primero” añadió el político en medio de ovaciones de sus seguidores.

A través de una corta publicación en su cuenta de Twitter, el primer ministro Morrison agradeció a los australianos por los votos obtenidos y que le garantizan permanecer en el cargo por, al menos, 3 años más.

Las proyecciones de la Comisión Electoral Australiana otorgaron, aunque no definitivos, 74 escaños a la coalición gobernante, a solo dos asientos de la mayoría absoluta en el parlamento, contra los 67 que recibió el Partido Laborista que se mostraba esperanzado en ganar los comicios. Varios independientes también consiguieron entrar en la Cámara Baja.

Bill Shorten, líder opositor del Partido Laborista, admitió su derrota al anunciar frente a sus seguidores que “sin querer mantener falsas esperanzas, mientras aún falta contar millones de votos e importantes escaños por finalizar, es obvio que los laboristas no serán capaces de formar el próximo Gobierno”.

Shorten afirmó que habló directamente con el primer ministro Morrison para felicitarlo por la victoria en las urnas. También indicó que dejará el liderazgo de su partido, para dar paso a un nuevo líder político que renueve el espíritu del partido, y que asumirá un escaño como legislador en el Parlamento ubicado en Camberra, la capital australiana.

Los liberales se mantienen en el poder, mientras los independientes logran escaños

Los liberales celebran la victoria, a pesar de que se desconoce si la coalición conformada entre Liberales y Nacionales podrá gobernar sin alianza con otras formaciones políticas o incluso con los independientes. Para gobernar en mayoría en Australia es necesario tener 76 de los 151 escaños, de lo contrario es necesario realizar alianzas con independientes o con partidos minoritarios de la Cámara Baja.

Otras formaciones políticas que han conseguido entrar en el legislativo son el Partido Australiano de Katter que representa los intereses de las comunidades rurales del centro del país, el Partido Verde y la Alianza de Centro, además de cuatro independientes.

Resultado sorpresivo

Los resultados de la jornada electoral fueron una total sorpresa para los laboristas quienes eran los favoritos en las encuestas a nivel nacional con tres puntos porcentuales por encima de la coalición, un aspecto que les dio confianza, pero terminó siendo un revés político.

El líder de los laboristas en Australia, Bill Shorten en compañía de su esposa aceptando su derrota en las legislativas frente a sus seguidores. Melbourne, Australia. 18 de mayo de 2019.
El líder de los laboristas en Australia, Bill Shorten en compañía de su esposa aceptando su derrota en las legislativas frente a sus seguidores. Melbourne, Australia. 18 de mayo de 2019. David Crosling / Reuters

Esta formación depositó su confianza para la contienda en Bill Shorten, quien para muchos analistas, fue la carta más ambiciosa por parte de los laboristas en su esfuerzo por hacerse con el poder a toda costa. Los resultados jugaron en su contra, sobre todo en territorios como el estado de Queensland, en el noreste de Australia en donde esperaban liderar.

Los laboristas basaron su campaña en propuestas ambientales como reducir el 45 por ciento de los gases contaminantes para 2030 en todo el territorio australiano. Un planteamiento, a ciertas luces, en contravía de los deseos electorales de Queensland que están a favor de un gigantesco proyecto de explotación de una mina de carbón.

Pero la campaña ambientalista tuvo gran eco en Australia, luego de una temporada de inundaciones, incendios forestales y sequías.

En cambio, la actual coalición de Gobierno prometió cuidar el bolsillo de los australianos, al salvaguardar la economía del carbón.

Los comicios de este sábado sirvieron para renovar 40 de 76 representantes que conforman el Senado australiano y que no participan en la elección del primer ministro, pero que son importantes para aprobar leyes y proyectos que proponga el ejecutivo.

Con EFE y Reuters.

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.