Saltar al contenido principal
Economía

Endurecimiento de sanciones estadounidenses genera falta de productos y control de compras en Cuba

La aplicación del título III de la ley Helms-Burton en Cuba ha generado problemas económicos que han provocado una reducción de productos de primera necesidad en los anaqueles. La situación ha afectado la vida de los habitantes del país luego que el Gobierno cubano implementó regulaciones en la compra de algunos artículos.

Anuncios

La economía de Cuba se ha visto afectada por una escalada en las sanciones estadounidenses. La aplicación del título III de la ley Helms-Burton, que permite la demanda de propiedades confiscadas durante la Revolución de 1959, y las sanciones a Venezuela, que entre otras cosas impiden el envío de petróleo a la isla, ha generado una serie de problemas que afectan a los ciudadanos.

Con la finalidad de evitar desabastecimiento, especialmente en los productos de primera necesidad, el Gobierno cubano estableció desde el 10 de mayo una regulación para la compra en ciertos artículos. La situación ha traído como consecuencia el pánico de los ciudadanos que se han aglomerado en las afueras de los principales centros de abastecimiento para acceder a la mercancía.

Cuba importa entre el 60 y 70% de los alimentos que se consumen. No obstante, el endurecimiento de las sanciones ha generado limitantes para acceder a los principales mercados de abastecimiento en el mundo.

"Las limitaciones financieras que tiene nuestro país por el bloqueo económico y comercial que el gobierno de Estados Unidos ha adoptado desde el anuncio de los cambios al Título III (de la ley Helms Burton), las instituciones financieras y bancarias no quieren operar con nosotros y tuvimos que reorientar los mercados para el origen de los productos de necesidades básicas. Esto ha generado escasez y, con ello, incertidumbre y pánico", dijo la ministra de Comercio Interior de Cuba, Betsy Díaz.

 

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.