Saltar al contenido principal

Game of Thrones: un final inesperado para el fenómeno televisivo de la década

Daenerys Targaryen, Jon Snow, Sansa Stark, Arya Stark, Brandon Stark y Tyrion Lannister, los más opcionados al Trono de Hierro.
Daenerys Targaryen, Jon Snow, Sansa Stark, Arya Stark, Brandon Stark y Tyrion Lannister, los más opcionados al Trono de Hierro. HBO

Faltan 80 minutos para que Game of Thrones llegue a su fin y los inesperados giros de la trama hacen que los seguidores debatan quién se quedará con el codiciado Trono de Hierro, incluso, si habrá un Trono de Hierro por el que luchar.

ANUNCIOS

Advertencia: este artículo contiene datos de varias temporadas.

Game of Thrones, (Juego de Tronos) la joya de HBO llega a su fin en la noche de este 19 de mayo. Se trata de un fenómeno televisivo basado en la saga ‘Song of Ice and Fire’ (Canción de Hielo y Fuego) del escritor estadounidense George R. R. Martin que se estrenó en 2011 y que ha obsesionado a millones de personas durante casi una década.

Expertos aseguran que el éxito de la serie se debe, en parte, a las constantes dosis de sexo y violencia, y a la cantidad de géneros que incluye, entre ellos, fantasía, política y terror; pero también a esos giros inesperados que hicieron que al final de la primera temporada, quien era considerado el héroe y protagonista de la serie, Eddard ‘Ned’ Stark, lord de Winterfell (Invernalia), perdiera la cabeza, y no a causa de la locura, sino de una espada con la que fue decapitado.

HBO

Con él, murió gran parte de la esperanza de millones de fanáticos de ver a los integrantes de la Casa Stark, primeros protagonistas de la serie, en el codiciado Trono de Hierro. Y no es una exageración hablar de millones de seguidores pues dicho episodio, en su estreno, contó con una audiencia de 2,6 millones de personas. Se podría pensar que la decepción hizo que los espectadores disminuyeran, pero no, el capítulo siguiente aumentó a 3,04 millones de televidentes.

Sin embargo, son tantos los hechos y las peripecias que han ocurrido en ocho temporadas (las últimas dos escritas originalmente para televisión), que hay una alta probabilidad de que uno de los sobrevivientes de los Stark asuma el poder.

Son numerosos los giros inesperados ya mencionados. A continuación, un recuento de algunos de ellos.

Daenerys sale viva del fuego… y con tres dragones

Durante la primera temporada, la menor de los Targaryen, Daenerys, es una víctima de su hermano quien, en su búsqueda de poder, decide entregarla en matrimonio a Drogo, un guerrero considerado despiadado y audaz. En su condición de Khal (líder) del mayor khalasar de su época (grupo de combatientes del pueblo Dothraki), Drogo cuenta con unos 40.000 guerreros.

Así, al ser desposada por Khal Drogo, Daenerys obtiene el título de Khaleesi. No obstante, Daenerys es un personaje que se muestra indefenso; más allá de ello, un personaje que, aunque se sabe que tiene legítimo derecho al Trono de Hierro, no tiene mayor poder para reclamarlo.

Sin embargo, esto cambia en el último capítulo de la temporada. Daenerys, rechazada por la ‘tribu’ Dothraki de su fallecido esposo, sale viva de un fuego que usa para incinerar el cuerpo de Drogo… y no solo ella: tres dragones bebés la acompañan. Drogon, Viserion y Rhaegal, quienes nunca pasearon por las alfombras rojas, son el componente definitivo que le da el poder a la joven para reclamar su trono.

{{ scope.counterText }}
{{ scope.legend }}© {{ scope.credits }}
{{ scope.counterText }}

{{ scope.legend }}

© {{ scope.credits }}

La Boda Roja, el asesinato de los líderes Stark

Tras la muerte de Ned, el patriarca de los Stark, lo que queda es ver qué pasará con la venganza de su hijo Robb y con el desarrollo de los demás personajes de esta familia: Catelyn (la esposa), Sansa, Arya, Brandon, Rickon, (sus hijos legítimos) y Jon Snow (considerado su bastardo).

No obstante, en el noveno episodio de la tercera temporada, The Rains of Castamere, ocurre la Boda Roja, una masacre considerada brutal en la que son asesinados Catelyn, Robb, su esposa embarazada y una gran parte de los 3.500 combatientes de los Stark.

Este hecho hace que las esperanzas de una victoria Stark queden congeladas. No hay un líder claro que pueda llevar a los que son considerados ‘los buenos’ a vengarse de los Lannister, los responsables de la decapitación de Ned Stark.

{{ scope.counterText }}
{{ scope.legend }}© {{ scope.credits }}
{{ scope.counterText }}

{{ scope.legend }}

© {{ scope.credits }}

El envenenamiento de Joffrey Baratheon (…o Lannister)

Uno de los personajes que más desprecio causó a lo largo de la serie se llama Joffrey Baratheon. Un joven inmaduro, caprichoso y déspota que asume el trono cuando su padre, Robert Baratheon muere (aunque realmente no es su hijo, es hijo de Cersei Lannister y su hermano mellizo, Jaime).

El carácter y las acciones de Joffrey hacen que durante cada intervención los televidentes lo aclamen o lo odien por su falta de piedad, y que estos últimos anhelen su muerte. Este deseo oculto se satisface al principio de la cuarta temporada. El joven rey muere envenenado durante la celebración de su boda.

El asesinato de Joffrey, que para muchos televidentes tuvo sabor a gloria, desata la ira de su madre, Cersei Lannister, quien culpa a su hermano Tyrion y hace todo lo posible por vengarse. Solo hasta la séptima temporada, en una de las escenas más satisfactorias, los espectadores se enteran de que la responsable es Olenna, la matriarca de los Tyrell (la casa a la que pertenece Margaery, quien iba a ser la esposa de Joffrey).

{{ scope.counterText }}
{{ scope.legend }}© {{ scope.credits }}
{{ scope.counterText }}

{{ scope.legend }}

© {{ scope.credits }}

La batalla de los bastardos

No es que fuera una batalla inesperada. Lo que no se preveía era cómo se iba a desarrollar. Para el final de la sexta temporada, el tirano de la serie se llama Ramsay Bolton (era calificado de repugnante por el cinismo con el que actuaba).

El descendiente ilegítimo de Roose Bolton (a quien asesina luego de que lo reconoce como hijo) se convierte en señor de Winterfell y en el esposo de la mayor de los Stark, Sansa, a quien viola sin compasión.

Bolton se enfrenta al otro bastardo famoso de la serie, Jon Snow, que ya murió y resucitó, literalmente. Jon Snow busca recuperar Winterfell y de paso vengar las ofensas que Bolton le propició a su media hermana.

En el campo de batalla, Jon se da cuenta que Ramsay tiene a su medio hermano menor, Rickon, y, en un juego de sadismo, lo mata con una flecha. Este es el detonante para uno de los mejores enfrentamientos de toda la serie.

Al final, cuando parece que Jon Snow y sus combatientes tienen todas las de perder, Sansa, la que hasta el momento era considerada una niña ingenua, sin poder y sin mayor importancia, trae los refuerzos necesarios para lograr la victoria, gracias a una alianza con Petyr Baelish (un oportunista que estuvo enamorado de su madre y ahora de ella).

Al final, Bolton es capturado y muere cuando Sansa lo lanza a los sabuesos que antes le pertenecían a su entonces esposo. Con ellos, había torturado a numerosas personas.

{{ scope.counterText }}
{{ scope.legend }}© {{ scope.credits }}
{{ scope.counterText }}

{{ scope.legend }}

© {{ scope.credits }}

La destrucción del Rey de la Noche

El Night King, o Rey de la Noche, es el temido comandante de un ejército de muertos. Según los libros, su origen es muy distinto al de la serie televisiva.

En la pantalla chica, este líder era un humano que fue apuñalado por los Hijos del Bosque con lo que parece ser vidriagón, también conocido como vidrio volcánico. Es entonces cuando se convierte en el Rey de la Noche. Pero, ¿por qué lo crean los Hijos del Bosque? Para defenderse de los Primeros Hombres, que los masacraban y les cortaban sus árboles sagrados. Posteriormente, el ejército de la noche se configura para acabar con todos los humanos, sin distinción.

En uno de los capítulos más criticados y polémicos, considerado decepcionante por muchos y necesario por otros, los vivos se enfrentan a los muertos, una horda de tenebrosa que cuenta en su bando con uno de los dragones de Daenerys.

Un episodio que para muchos se trató de una lucha contra zombis, sin remedio y sin gracia, que reviven con un leve movimiento de su comandante, pero que termina con un momento triunfal de Arya, la menor de los Stark, quien tras pasar por un exhaustivo entrenamiento (para matar a una serie de personajes de los que jura vengarse) logra la hazaña que ni el último dragón de Daenerys consiguió. Le entierra una daga de acero valyrio que acaba con él.

Todo termina, los muertos quedan en el suelo. Y esta vez no tienen opción de revivir. Acabar con los muertos significa que el terreno está abonado para que la última batalla sea entre los vivos.

El Rey de la Noche parece invencible hasta que Arya Stark lo apuñala con una daga de acero valyrio. En ese momento, todo su ejército se desmorona.
El Rey de la Noche parece invencible hasta que Arya Stark lo apuñala con una daga de acero valyrio. En ese momento, todo su ejército se desmorona. HBO

Jon Snow es un Targaryen… y el rey legítimo de los Siete Reinos

Gracias a Bran, que se convierte en el Cuervo de Tres Ojos, un ser que todo lo sabe, nos enteramos de que Jon Snow no es el bastardo de Ned Stark. En realidad, es hijo de Lyanna Stark, su hermana, quien se enamoró profundamente de Rhaegar Targaryen (quien falleció al enfrentarse a Robert Baratheon).

Por ello, al ser el último hombre de la Casa Targaryen vivo, (realmente se llama Aegon Targaryen) es el legítimo heredero al Trono de Hierro. El problema es que, primero, no lo quiere y, segundo, está enamorado y mantiene una relación con su tía, Daenerys, quien lleva años luchando para conseguirlo.

Jon Snow se entera de esta revelación y se la cuenta a Daenerys. Ella le pide que guarde el secreto, pero él decide compartirlo con quienes considera sus medias hermanas (que en realidad son sus primas) Sansa y Arya.

Sansa, quien se opone a que Daenerys esté en el trono, filtra la revelación. Poco a poco, más personas se van enterando y algunas  empiezan a consolidar la idea de que Jon Snow es la persona idónea para gobernar los Siete Reinos.

{{ scope.counterText }}
{{ scope.legend }}© {{ scope.credits }}
{{ scope.counterText }}

{{ scope.legend }}

© {{ scope.credits }}

La lucha de las reinas

Cersei Lannister se sienta en el Trono de Hierro después de que Tommen, el último de sus hijos fallezca. El pequeño se suicida luego de ver la explosión provocada por su madre, que acaba con la vida de su esposa Margaery (sí, la misma Margaery que se iba a casar con el hermano mayor de Tommen, Joeffrey).

Pero muy pocos quieren a Cersei en el trono. De hecho, cada vez menos. Ella lo sabe y sabe del poder que Daenerys tiene, aunque decide subestimarla. Asímismo, sabe que la reina Targaryen se dirige hasta Desembarco del Rey, donde está el Trono de Hierro, para reclamar su derecho a gobernar.

Pero Cersei no se va a dar por vencida. Decide enviar a sus hombres a luchar hasta el último minuto mientras observa desde una fortaleza lo que ocurre.

Al poco tiempo, sus tropas se rinden. Ven que no tienen cómo luchar contra el dragón de Daenerys y los ciudadanos de sus tierras deciden tocar las campanas en señal de rendición. Sin embargo, el tortuoso camino que ha recorrido Daenerys la lleva a continuar atacando incesantemente hasta acabar con casi todos, y todo lo que encuentra a su paso.

Para muchos, se trata del momento en el que pierde su compasión, y pierde la cabeza.

Cersei muere en brazos de su hermano y amante Jaime, cuando son aplastados por las ruinas de la Fortaleza Roja.

{{ scope.counterText }}
{{ scope.legend }}© {{ scope.credits }}
{{ scope.counterText }}

{{ scope.legend }}

© {{ scope.credits }}

La última temporada y el capítulo final

Este es el escenario de Game of Thrones cuando solo falta un capítulo para que la historia de los Siete Reinos termine.

¿Vivos y posibles ocupantes del trono? Daenerys Targaryen, Aegon Targaryen, alias ‘Jon Snow’, Sansa Stark, Arya Stark, Brandon Stark y Tyrion Lannister. Todos tienen la posibilidad de llegar al Trono de Hierro.

Si se tratara de otra serie, si el guion fuera menos intrincado, ya sabríamos cómo terminará. Pero lejos está Game of Thrones de ser una novela predecible y es por ello que, probablemente, ningún final satisfaga e incluso decepcione a una gran parte de su audiencia.

De hecho, la última temporada ha recibido el mayor número de críticas de toda la serie y vale la pena recabar que tanto ésta, como la séptima temporada, ya no se basan en los libros de Martin, sino que están escritas originalmente para televisión.

Tanto es el descontento de una parte de la audiencia, que asegura que ahora solo está pensada para satisfacer a los fanáticos (ganar aplausos fáciles), que han elevado una petición, con más de un millón de signatarios, en el portal web www.change.org para pedir que vuelva a grabarse “con escritores competentes”.

Uno de los temas que más ha causado polémica es la velocidad a la que se están desarrollando las últimas entregas de la serie y no porque ninguna se desarrolle tan rápido, sino por el ritmo lento o moderado al que se acostumbraron los espectadores.

Sin embargo, y más allá de las polémicas que puede causar, Game of Thrones es materia de obsesión para millones de personas.

El 17 de abril de 2011, cuando la serie llegaba a las pantallas estadounidenses, 2,2 millones de espectadores vieron el primer capítulo en su estreno; para la semana pasada, cuando se emitió el episodio número 72, la cifra oficial de HBO fue de 17,4 millones de personas.

El capítulo de este 19 de mayo promete romper récords de audiencia, de satisfacción y de decepción. Faltan solo 80 minutos y no hay una idea clara de quién puede quedarse con el Trono de Hierro, incluso, no se sabe si quien lo asuma pueda destruirlo y encontrar una forma de gobierno que le devuelva la paz a los Siete Reinos... y a los fanáticos.

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.