Saltar al contenido principal

India votó en la séptima y última fase de sus elecciones generales

Un ciudadano muestra su identificación en una mesa de votación durante la séptima fase de las elecciones generales en India, en Amritsar, el 19 de mayo de 2019.
Un ciudadano muestra su identificación en una mesa de votación durante la séptima fase de las elecciones generales en India, en Amritsar, el 19 de mayo de 2019. Raminder Pal Singh / EPA / EFE

Ciudadanos de ocho regiones del país acudieron a las urnas para cerrar el extenso proceso electoral de seis semanas. El 23 de mayo se realizará el recuento de votos pero sondeos a boca de urna dan una amplia ventaja a Narendra Modi.

Anuncios

India entró en la recta final de sus maratónicas elecciones generales. Poco más de 100 mil ciudadanos fueron habilitados para votar en la séptima y última fase de los comicios, que delinearán la conformación de la Lok Sabha, la Cámara Baja del Parlamento indio, encargada de definir el nuevo gobierno.

El primer ministro Narendra Modi, que busca ser reelecto para un segundo mandato, apuesta fuerte por esta fase que involucra a su circunscripción en Benarés, una ciudad sagrada hindú que le dio un amplio respaldo en 2014.

Modi y su Partido Popular Indio (BJP, por sus siglas en indio) son los favoritos en los comicios, aunque Rahul Gandhi y el opositor Partido del Congreso buscan arrebatarle el poder.

La última fase electoral incluyó 59 circunscripciones en ocho estados de la región norte del país. En juego hay 13 escaños en Punjab, igual número en Uttar Pradesh, ocho en Bihar y Madhya Pradesh, nueve en Bengala Occidental, cuatro en Himachal Padresh y tres en Jharkhand y Chandigarh.

En este último día de elecciones, Narendra Modi amaneció en una cueva del estado norteño de Uttarakhand y luego se movilizó a los templos de Kedarnath y Badrinath para rendir tributo a los dioses hindúes Shiva y Vishnu.

“Hoy es la última fase de las elecciones a la Lok Sabha 2019, urjo a todos los que votan en esta fase a que lo hagan en cifras récord. Su único voto dará forma a la trayectoria de desarrollo de la India en los próximos años”, escribió Modi al inicio de la jornada a través de Twitter.

Por su parte, Gandhi ofreció a través de Twitter un reconocimiento a “nuestras madres y hermanas” que “han desempeñado un papel clave en estas elecciones, no sólo como candidatas, sino también como votantes comprometidos cuyas voces deben ser escuchadas”.

Sondeos a boca de urna le dan una amplia ventaja a Modi

Los resultados finales de las elecciones generales en India se darán a conocer el jueves 23 de mayo, cuando se realice el recuento de los votos. Sin embargo, varios sondeos a boca de urna divulgados en el país le dan una amplia ventaja a Modi.

Las cifras son variables, pero al menos cuatro encuestas le otorgan a la Alianza Democrática Nacional (NDA, por sus siglas en inglés), liderada por el Partido Popular Indio de Modi, la obtención de entre 287 y 336 escaños, superando los 272 obtenidos en 2014 y que son necesarios para gobernar sin alianzas. Esto le permitiría renovar su gobierno de mayoría de partido único, algo que, hasta las elecciones anteriores, no había ocurrido en casi tres décadas.

Por su parte, la opositora Alianza Progresista Unida (UPA, por sus siglas en inglés), comandada por el Partido del Congreso Indio de Rahul Gandhi, obtendría mayor apoyo que en 2014, cuando consiguió 44 asientos en la Cámara Baja india.

Una encuesta divulgada por la agencia CVoter prevé que NDA obtenga 287 escaños contra 128 de UPA. Por su parte, otro sondeo publicado por la televisora Times Now le da un estimado de 306 asientos a la alianza liderada por Modi frente a 142 de UPA.

Aún más ventaja le otorgan a NDA frente a UPA las encuestas del canal de televisión Sudarshan News (313 a 121) y de News18India-IPSOS (336 a 82).

La contracara es el sondeo publicado por Neta NewsX, que sostiene que la alianza de Modi quedaría 30 escaños por debajo de la mayoría de 272, necesaria para formar gobierno.

India tiene antecedentes de imprecisiones en las encuestas de boca de urna en un país con 900 millones de votantes. Esos resultados divulgados por los medios van a contramano de los sondeos previos a las elecciones, que vaticinaban una carrera ajustada entre Modi y Gandhi.

Seguridad reforzada en Bengala Occidental, estado clave en los comicios

Si bien el proceso electoral iniciado el 11 de abril ha sido mayoritariamente pacífico, la excepción ha sido el estado de Bengala Occidental –tercer distrito en número de escaños-, donde el oficialismo intentó ganar apoyos para compensar posibles pérdidas en otros lugares.

Pero la disputa en esa región encontró un férreo opositor en el partido regional Congreso Trinamool, liderado por la Ministra Principal del estado, Mamata Banerjee, que en 2014 se impuso en las elecciones generales en esa zona.

Durante la campaña, Modi realizó 17 visitas a Bengala Occidental en un intento por instalar su agenda nacionalista hindú en una región que en 2014 sólo consiguió 2 de los 42 escaños disponibles.

La disputa territorial se tradujo en algunos episodios de violencia, que obligaron a la Comisión Electoral a adelantar un día el cierre de la campaña electoral en la capital del estado, Calcuta.

En la jornada de este domingo 19 de mayo, alrededor de 57 mil policías fueron desplegados y más de 400 equipos de respuesta rápida estuvieron a disposición para sofocar posibles inconvenientes, según detalló el jefe electoral de Calcuta.

Seguridad nacional, gestión económica y nacionalismo dominaron la campaña electoral

Las elecciones comenzaron poco después del incremento de las tensiones entre India y Pakistán, debido al ataque suicida en la disputada región de Cachemira, que dejó 40 policías muertos, y que fue seguido por un bombardeo de las fuerzas indias a un supuesto campo de entrenamiento de militantes en Pakistán.

En la campaña, Modi centró su discurso en la seguridad nacional y su decisión de responder al ataque paquistaní le permitió recabar apoyos.

La oposición, que tiene en Rahul Gandhi del Partido del Congreso a su principal exponente, puso el foco de la discusión política en la mala gestión económica del gobierno, la incapacidad para crear empleos –la tasa de desempleo alcanza el 6,1%- y los problemas de los agricultores, agravados por los bajos precios de los cultivos.

Asimismo, las minorías en India, en especial los musulmanes que comprenden alrededor del 14% de los 1.300 millones de habitantes del país, cuestionan el discurso nacionalista hindú de Modi.

El primer ministro también se ha visto enfrentado con la mayoría musulmana de la vecina Bangladesh debido a su respaldo a un proyecto de ley que facilitaría la deportación de millones de bangladesíes que llegaron a India desde la independencia del país en 1971 y, a la vez, facilita el camino a la ciudadanía para hindúes, sijs, parsis y jainistas –no musulmanes-, que arribaron al país desde Afganistán, Bangladesh y Pakistán durante décadas.

Con Reuters y AP

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.