Saltar al contenido principal

Argentina: cómo será el primer juicio oral contra la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner

La expresidenta argentina y actual senadora Cristina Fernández de Kirchner deja un tribunal federal en Buenos Aires, el 25 de febrero de 2019
La expresidenta argentina y actual senadora Cristina Fernández de Kirchner deja un tribunal federal en Buenos Aires, el 25 de febrero de 2019 Juan Mabromata / AFP

Este 21 de mayo comienza en Argentina el primer juicio oral contra la expresidenta Cristina Fernández, en una de las varias causas que enfrenta. El caso investiga las concesiones de obra pública otorgadas al empresario Lázaro Báez entre 2003 y 2015.

Anuncios

El inicio del juicio oral contra Cristina Fernández de Kirchner (CFK) no estuvo exento de dificultades. En principio debía comenzar el 26 de febrero pasado, pero se postergó para este 21 de mayo, porque uno de los jueces del tribunal, Jorge Tassara, debía ser operado del corazón. El magistrado falleció tras la operación y fue reemplazado, tras algunas idas y vueltas, por Andrés Basso, quien completa el trío de jueces que llevarán adelante el proceso con Jorge Gorini (presidente) y Rodrigo Giménez Uriburu.

Luego, a una semana del comienzo, una decisión de la Corte Suprema pareció amenazar con postergar nuevamente el juicio oral y generó gran revuelo. En un escueto escrito le pidió al tribunal que le enviara el expediente por nueve recursos que se habían presentado en una instancia previa del proceso. No obstante, tras una fuerte polémica, la Corte difundió un comunicado que decía que su decisión "no suspende el juicio oral en trámite". Es decir, el comienzo del juicio oral se mantiene para este martes 21 de mayo.

La causa investiga 52 contratos de obras públicas por miles de millones de pesos, otorgados al empresario de la construcción Lázaro Báez, de un total de 88 que se encargaron en la provincia de Santa Cruz entre 2004 y 2015, para determinar si los fondos del Estado se utilizaron en forma fraudulenta.

Informe desde Buenos Aires: comienza el primer juicio oral contra Cristina Fernández

Aún sin contar sus implicancias políticas, la causa es enorme

Se trata de un caso que pondrá mucha presión a los limitados recursos del Tribunal Oral Federal 2 (TOF 2) en el que trabajan unas 30 personas y hoy lleva unas 400 causas.

El expediente tiene 60 cuerpos (de 200 hojas cada uno), más 150 cajas con documentación. Se prevé que declaren 160 testigos y por la defensa de los imputados habrá unos 20 abogados presentes.

A partir de este martes 21 de mayo, la sala AMIA (llamada así porque se estableció para el juicio por el atentado contra esa institución de la comunidad judía en Argentina) de los Tribunales Federales de Comodoro Py, en la zona portuaria de Buenos Aires, donde se llevará adelante el juicio, estará en el centro de la atención pública.

Ese día se espera que todos los imputados, incluyendo la expresidenta, estén presentes para la lectura de la acusación que –por lo extensa– se puede demorar unos dos días.

Los tribunales de Comodoro Py, en Argentina.
Los tribunales de Comodoro Py, en Argentina. Natalio Cosoy / France 24

¿Podría Cristina Fernández de Kirchner no presentarse?

Existen especulaciones respecto a qué puede ocurrir si Cristina Fernández no se presenta, pero en el TOF 2 le dijeron a France 24 en Español que son solo eso y que no está claro que sucedería.

Lo cierto es que al tener fueros por ser senadora, el tribunal no podría ordenar a la fuerza pública que la vaya a buscar. Podría, sí, comenzar la lectura del juicio sin ella, aunque no está claro qué decisión tomarían.

La expresidenta, al igual que el resto de los imputados, también deberá estar presente cuando le toque responder a indagatorias y al final del juicio, pero no es necesario que esté en la sala el resto de las audiencias.

A partir de la siguiente semana las audiencias serán todos los lunes, aunque es posible que luego se sumen más días. Según le dijeron a France 24 en el TOF 2, el juicio podría extenderse por al menos un año.

La expresidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, saluda a sus partidarios luego de la presentación de su libro 'Sinceramente', en la Feria del Libro de Buenos Aires, en Buenos Aires, Argentina, 9 de mayo de 2019.
La expresidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, saluda a sus partidarios luego de la presentación de su libro 'Sinceramente', en la Feria del Libro de Buenos Aires, en Buenos Aires, Argentina, 9 de mayo de 2019. Agustin Marcarian / Reuters

Posibles recursos posteriores al juicio oral

Una vez terminado el juicio oral existe el recurso de casación, que ante solicitud de alguna de las partes permite revisar los hechos, las pruebas y la calificación. No es oral, aunque hay una audiencia en la que las partes presentan los agravios.

Puede haber un paso más, si es que se decide apelar a la Corte Suprema, pero ese es un recurso extraordinario al que se llega porque se considera que hubo alguna interpretación errónea de la Constitución o una afectación de una garantía constitucional.

Lo que ocurrió con la Corte -su pedido del expediente de la causa al Tribunal Oral Federal 2 para analizar nueve planteos de nulidad realizados por las partes antes del inicio del juicio- es muy poco habitual, teniendo en cuenta que esta instancia no suele pedir expedientes por una cuestión de prueba (y menos aún el expediente completo), que es lo que se entiende que ocurrió con al menos uno de los recursos presentados.

En ese caso la defensa había solicitado que se releve en forma completa toda la obra pública del país entre 2003 y 2015, y no solo, como ocurrió, que se haga una auditoría de cinco de las 52 obras señaladas en el expediente. No obstante, el juez Jorge Gorini, del TOF2, le dijo el jueves al programa "La inmensa minoría", de Radio con Vos que se habían elegido esos cinco por su significación económica.

Pero eso es algo que puede resolverse durante el juicio oral o, incluso, en instancia de apelación.

Algunos recuerdan que es algo que ocurría hace pocas décadas, con expedientes que quedaban congelados una vez que los pedía la Corte, pero el máximo tribunal señaló que su intención nunca fue detener la causa.

Los partidarios de Cristina Fernández temen un juicio político

Como ha hecho desde el inicio de la serie de procesos abiertos en su contra, la expresidenta insiste en su inocencia. Y desde los sectores afines a Fernández comparan las causas en su contra con lo ocurrido con Luiz Inácio Lula Da Silva en Brasil, que quedó fuera de la carrera presidencial en su país.

Partidarias de la expresidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner sostienen un cartel que dice "Fuerza, compañera Cristina" ante un tribunal federal en Buenos Aires, Argentina, el 25 de febrero de 2019.
Partidarias de la expresidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner sostienen un cartel que dice "Fuerza, compañera Cristina" ante un tribunal federal en Buenos Aires, Argentina, el 25 de febrero de 2019. Agustin Marcarian / Reuters

No es algo que pueda ocurrir en este caso, porque es imposible que el juicio –por su envergadura y los tiempos propios de la Justicia argentina– haya concluido para las elecciones de octubre, a las que Cristina Fernández anunció que irá como candidata a la vicepresidencia, con Alberto Fernández como candidato a encabezar el Ejecutivo. Y aún de concluir el juicio oral, cualquier apelación alargaría los plazos.

Por otra parte, Argentina no tiene una historia muy eficaz respecto a las causas de corrupción: la mayoría no llega a juicio oral y se demoran en promedio 14 años en llegar a término.

La Justicia argentina investiga a la expresidenta en estos casos:
  • Causa de los cuadernos: un enorme entramado de corrupción vinculado a la obra pública, con decenas de implicados, entre exfuncionarios y empresarios, del que se desprenden algunos de los otros hechos de las indagatorias de este lunes.
  • Obras públicas viales: supuestos pagos ilegales a empresas de obras públicas viales entre 2013 y 2015.
  • Corredores viales: también por supuestos pagos ilegales, esta vez a a concesionarios viales.
  • Subsidios a empresas de colectivos: por supuesto pago irregular de subsidios millonarios a empresas de colectivos (buses de transporte público) entre 2003 y 2014.
  • Coimas en los ferrocarriles: supuestos pagos irregulares a empresarios de ferrocarriles entre 2003 y 2015.
  • Sobreprecios gas natural licuado: por el supuesto pago excesivo en la compra de gas natural licuado importado para satisfacer las necesidades energéticas del país entre 2008 y 2015.
  • Casa de El Calafate: por el hallazgo de documentos en la casa de Fernández en la localidad patagónica, en el marco de un allanamiento realizado dentro de la causa cuadernos.
  • Avión presidencial: por supuesto uso irregular (para enviar muebles y diarios a la provincia de Santa Cruz) de la flota de aviones presidenciales.
  • Dólar futuro: por, presuntamente, causar un perjuicio a la administración pública en la venta de dólares a futuro, en el marco de una estrategia, en 2015, para intentar contener el alza de esa divisa.
  • Memorándum con Irán: por el memorándum de entendimiento firmado con Irán en 2013 para intentar avanzar en el esclarecimiento del atentado a la AMIA (Asociación Mutual Israelita Argentina) en 1994, en el que murieron 85 personas. Se acusa a Fernández de querer establecer un pacto de impunidad para los sospechosos de estar detrás del ataque.
  • Hotesur: se la acusa por supuesto lavado de activos utilizando la empresa Hotesur, que administraba el hotel Alto Calafate, propiedad de la familia Kirchner. La maniobra, según la Justicia, implicaba el alquiler de habitaciones del hotel para blanquear dinero de sobornos.
  • Los Sauces: similar a Hotesur. También por presunto alquiler de habitaciones de hotel para el lavado de dinero de sobornos.
Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.