Saltar al contenido principal

'Game of Thrones': un final agridulce para una serie histórica

Emilia Clarke, quien da vida a Daenerys Targaryen, en una de sus últimas escenas en 'Game of Thrones'
Emilia Clarke, quien da vida a Daenerys Targaryen, en una de sus últimas escenas en 'Game of Thrones' IMDb

El último capítulo de la popular serie televisiva 'Game of Thrones' se emitió el 19 de mayo. La conclusión de la trama dejó un sabor agridulce a sus seguidores.

ANUNCIOS

* Advertencia: este artículo contiene datos de la última temporada.

Se terminó: después de ocho años, más de 70 capítulos y un éxito prácticamente inigualable, 'Game of Thrones' cerró la historia de los Siete Reinos. La serie televisiva de HBO, basada en los libros 'A Song of Ice and Fire' (Canción de hielo y fuego) del escritor George R. R. Martin, emitió su último episodio este 19 de mayo ante la atenta mirada de los millones de seguidores que acumuló alrededor de todo el mundo.

"Todo tiene un final, incluso 'Game of Thrones'. Gracias a todos en el reino": con estas palabras, la serie se despidió en su cuenta oficial de Twitter. Sin embargo, para los fans más sedientos queda el consuelo de que ya se preparan tres spin-offs, aunque no se sabe la fecha precisa de su emisión.

Y para los más decepcionados, queda Change.org.

¿Un final poco satisfactorio?

Una petición registrada en la plataforma de recogida de firmas Change.org cuenta ya con más de 1.200.000 apoyos para rehacer toda la octava y última temporada. Los creadores de la serie, David Benioff y D. B. Weiss, "demostraron ser unos escritores horriblemente incompetentes cuando no tienen un material de base sobre el que respaldarse", reza la petición. "“La serie necesita una temporada final que tenga sentido", alegan.

Y es que las dos últimas temporadas de 'Game of Thrones'’ dejaron de seguir la trama trazada por los libros, debido a que Martin aún no ha terminado la historia. Desde entonces, las críticas hacia la ejecución de la serie fueron en aumento, especialmente en la octava temporada y en el capítulo final, por el acelerón que dieron las líneas argumentales. Algunos incluyeron a los directores de la serie entre "los peores villanos":

El último episodio del fenómeno televisivo de la década, dirigido por Benioff y Weiss, se dedicó a cerrar todos los arcos narrativos de los personajes que sobrevivieron hasta el final y se saldó con pocas muertes: solo la reina Daenerys, liberadora de esclavos convertida en una lunática tirana, fallece de una puñalada infligida por su amante, vasallo y sobrino Jon Snow.

La tranquila ascensión al trono de Bran Stark, el único hijo vivo del honorable Ned Stark, que puede ver el pasado y que en repetidas ocasiones ha negado poder ostentar ese nombre debido a que es el Cuervo de Tres Ojos, pareció contentar a pocos fanáticos de la serie.

Más allá de las valoraciones, fue una conclusión inusual que todos los personajes encontraran un consenso en Bran como rey adecuado en una serie que acostumbró a los televidentes a la violencia, a la intriga política y que llevó desde la primera temporada este lema: "En el juego de tronos, se gana o se muere".

Los actores dicen adiós a 'Game of Thrones' 

El actor que interpreta a Bran, Isaac Hempstead-Wright, probablemente resumió los sentimientos de muchos espectadores en un lacónico mensaje de Twitter: una corona y una cara de desconcierto. Esa fue la despedida que eligió quien dio vida al ganador del juego de tronos.

No fue el único que dijo adiós a la serie en las redes sociales. Emilia Clarke, quien da vida a Daenerys, o Sophie Turner, cuyo personaje Sansa Stark termina coronada Reina en el Norte, se explayaron algo más. En Instagram, Clarke reconoció que le costaba "encontrar las palabras".

"La Madre de Dragones ha ocupado toda mi vida adulta. Esta mujer ha ocupado todo mi corazón. (…) Game of Thrones me ha definido como mujer, como actriz y como ser humano (…) A vosotros, los mágicos fans, os debo tantas gracias por vuestra mirada firme a lo que hemos creado y lo que he hecho un personaje que ya existía en el corazón de muchos antes de deslizarme dentro de esa peluca platino de ensueño. Sin vosotros, no hay nosotros", escribió Clarke.

Por su parte, Turner quiso agradecer a su personaje, Sansa: "Gracias por enseñarme resiliencia, valentía y fuerza verdadera. Gracias por mostrarme cómo ser amable y paciente y cómo liderar con amor. Crecí contigo. Me enamoré contigo a los trece, y ahora, diez años después, a los 23, te dejo atrás, pero nunca dejaré atrás lo que me has enseñado (…) Al show y la gente increíble que lo hace, gracias por darme las mejores lecciones de actuación que podría haber imaginado (…) Y finalmente a los fans. Gracias por enamoraros de estos personajes y apoyar la serie hasta el final. Es lo que más echaré de menos".

El fenómeno televisivo de la década

El hecho de que una petición recoja más de 1.200.000 firmas sobre la serie, a pesar de que sea para reclamar cambios en el argumento, no hace más que confirmar la evidencia: 'Game of Thrones' es el fenómeno televisivo de esta década.

Según las cuentas de HBO, el capítulo final marcó un récord que ya ostentaba la serie: 19,3 millones de espectadores vieron el cierre de GOT en las plataformas HBO Go y HBO Now el pasado 19 de mayo..

HBO asegura que 43 millones de personas vieron los capítulos de la temporada final de media solo en Estados Unidos, un aumento de diez millones respecto a la séptima temporada.

La etiqueta #GameOfThronesFinale es aún tendencia mundial en Twitter horas después de la emisión del episodio.

El capítulo más visto de la primera temporada, emitida en 2011, lo vieron apenas 3 millones de personas. El crecimiento de la serie ha sido meteórico en todos los sentidos, también en presupuesto: durante las tres primeras temporadas los espectadores ni atisbaron una batalla en pantalla, debido a los altos costos de su producción. En las últimas tres temporadas, en cambio, los televidentes disfrutaron de enfrentamientos legendarios, como la Batalla de los Bastardos, y obras de arte de los efectos especiales, como la Batalla de Invernalia.

El presupuesto aumentó, los actores crecieron, algunos personajes murieron y otros hasta resucitaron: muchas cosas han cambiado en los ocho años de vida de 'Game of Thrones'. Pero algunas cosas se mantendrán: su éxito y su inolvidable banda sonora, que seguirá sonando en la memoria colectiva.

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.