Saltar al contenido principal

Gobierno colombiano rechaza investigación del 'New York Times' que advertía regreso de 'falsos positivos'

Soldados colombianos asisten a la ceremonia de inauguración del nuevo ministro de defensa en Bogotá, Colombia, 14 de agosto de 2018.
Soldados colombianos asisten a la ceremonia de inauguración del nuevo ministro de defensa en Bogotá, Colombia, 14 de agosto de 2018. Reuters + Torrenegra vía Flickr

La Cancillería colombiana envió una carta rechazando una investigación del diario estadounidense que acusaba al Ejército de viejas prácticas que infringen los DD. HH. y pondrían en peligro a civiles.

ANUNCIOS

Según el Gobierno colombiano el artículo de 'The New York Times' tiene una visión "distorsionada y tendenciosa" de los esfuerzos del Estado y su Ejército por "estabilizar los territorios" y "consolidar la seguridad" en el país.

La respuesta se da luego que el 'Times' publicara una investigación que compromete la política de seguridad del nuevo gobierno, una política que podría caer en viejas prácticas de la guerra colombiana: ejecuciones extrajudiciales (conocidos como falsos positivos), el 'body counting' como indicador de resultados, alianzas con grupos paramilitares y la reducción de los estándares de protección a civiles en las misiones militares.

El Gobierno rechazó este 21 de mayo las acusaciones, dijo que son contrarias a la Constitución colombiana y que tales indicadores, si existieran, deberían ser castigados y sancionados por la "justicia". Sin embargo, aunque las rechaza no pidió rectificación al diario y sí decidió retirar del ejército una de las directrices denunciada.

En la carta también ponen como ejemplo el caso del exguerrillero de las FARC Dimar Torres, asesinado en un retén del Ejército: el Gobierno dice que en ese caso la justicia colombiana actuó y arrestó al miembro del Ejército que efectuó "ese terrible crimen". Aunque no mencionan que esa investigación se dio luego que el encargado del Ministerio de Defensa fuera criticado por presuntamente intentar encubrir el crimen. Al comienzo, dijo en varios medios locales, que la muerte era resultado de una pelea del excombatiente con el soldado.

La polémica por el artículo del 'Times' sobre lo que sería el regreso de los 'falsos positivos'

Las reacciones en Colombia por el artículo resultaron en la salida de los dos periodistas del 'New York Times' de ese país. Tras la publicación, miembros del partido de gobierno, el Centro Democrático, acusaron a quienes realizaron la investigación de ser pagos por las FARC.

Una de las senadoras del partido político del presidente tuiteó: "este es el "periodista" Nicholas Casey, que en 2016 estuvo de gira con las FARC en la selva, ¿cuánto le habrán pagado por este reportaje?". La parlamentaria publicó unas fotos que el mismo 'New York Times' había hecho públicas años atrás durante uno de sus cubrimientos en el país.

Esa exsenadora es una de las políticas más cercanas al expresidente Álvaro Uribe Vélez quien fue el mayor opositor de los acuerdos de paz y lideró una campaña en contra en un plebiscito que intentaba refrendar los acuerdos de La Habana.

En un editorial de 2016 poco después de ese referendo, el diario New York Times sacó una editorial donde le pedía al expresidente: “no es muy tarde para el señor Uribe, quien sigue siendo una figura popular entre los colombianos, empezar a comportarse como un estadista en lugar de un saboteador”

Por otro lado, el congresista demócrata Patrick Leahy exigió al Gobierno colombiano que pidiera evidencias a la senadora sobre las graves acusaciones. "El gobierno de Duque debería pedir pruebas de las insostenibles acusaciones de una senadora colombiana contra los periodistas del @nytimes y si no dan evidencias denunciarlos públicamente", publicó el político.

Tras la investigación del diario, el Ejército colombiano decidió este 21 de mayo retirar una de las directrices que el artículo del 'Times' menciona.

En diciembre pasado, el presidente Iván Duque reemplazó a altos oficiales militares que venían del gobierno del premio Nobel de paz, Juan Manuel Santos. La organización Human Right Watch (HRW) denunció que nueve de esos nuevos oficiales estaban implicados en ejecuciones extrajudiciales y abusos. Uno de ellos es el Comandante en Jefe del ejército, Nicacio Martínez, quien ordenó el cambio en la estrategia militar.

Antes, el diario neoyorkino publicó una carta en respuesta a la avalancha de comentarios a favor y en contra del artículo en cuestión. En la misiva aclara que el diario no "toma partido en ningún conflicto político en ninguna parte del mundo. Informamos de manera precisa e imparcial. En Colombia hemos escrita historias muy duras sobre las Farc, los grupos rebeldes y otras organizaciones criminales. En este caso, simplemente, reportamos lo que dicen los documentos escritos por el ejército, así como información proveniente de los mismos oficiales colombianos".

Según la organización civil que protege la libertad de expresión en Colombia, la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP) en el 2018 hubo en ese país más de 400 ataques, dos secuestros y por lo menos 200 amenazas documentadas contra los periodistas.

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.