Saltar al contenido principal

El "nuevo acuerdo" sobre el Brexit abre la puerta a un segundo referendo

La primera ministra británica, Theresa May, pronuncia un discurso sobre Brexit en Londres, Reino Unido, el 21 de mayo de 2019.
La primera ministra británica, Theresa May, pronuncia un discurso sobre Brexit en Londres, Reino Unido, el 21 de mayo de 2019. Kirsty Wigglesworth / Reuters

La premier británica anunció que el trámite en el Parlamento de su nueva propuesta de salida de la Unión Europea permitirá a los diputados decidir si convocar o no un segundo referendo sobre el Brexit.

ANUNCIOS

Es el cuarto intento de Theresa May de desbloquear el proceso de salida del Reino Unido de la Unión Europea en el Parlamento británico y, por primera vez en casi tres años y tras tres rechazos de su acuerdo de salida en la Cámara de los Comunes, la primera ministra parece finalmente haber cambiado de estrategia.

Este 21 de mayo la primera ministra británica presentó ante los diputados su "nuevo acuerdo" de salida, un texto que ofrece concesiones a las demandas de la oposición, al incluir la posibilidad de una unión aduanera "temporal" con la Unión Europea, hasta que Reino Unido celebre sus próximas elecciones generales, así como garantías para mantener los derechos laborales y los estándares medioambientales.

La primera ministra británica, Theresa May, pronuncia un discurso sobre Brexit en Londres, Reino Unido, el 21 de mayo de 2019.
La primera ministra británica, Theresa May, pronuncia un discurso sobre Brexit en Londres, Reino Unido, el 21 de mayo de 2019. Kirsty Wigglesworth / Reuters

Fueron las dificultades para lograr el apoyo de su propio partido, el Conservador, las que la llevaron a tomar "la difícil decisión de intentar llegar a un acuerdo con el resto de fuerzas", aseguró May. La creación de una unión aduanera con la Unión Europea, el modelo de futura relación comercial que defienden los laboristas, había sido el punto de mayor tensión, rechazado por gran parte de los diputados conservadores.

La jefa de Gobierno advirtió de que su nuevo proyecto para el Brexit, que sería votado en el Parlamento durante la primera semana de junio, representa la "última oportunidad" para que el Reino Unido "cumpla con el resultado" del referendo de junio de 2016, en la que se impuso la opción de abandonar la UE.

La posibilidad de segundo referendo se vislumbra más cerca que nunca

Pero sin duda el cambio más relevante que plantea el nuevo acuerdo de May es el de poner sobre la mesa la posible realización de un segundo referendo, una vía a la que la mandataria se había mostrado completamente reticente hasta el momento, por alegar que esta sucumbiría la decisión tomada por los británicos en 2016.

"He escuchado atentamente a aquellos que han estado debatiendo sobre un segundo referendo. (...) No creo que esta sea una ruta que debamos tomar (...) pero reconozco la fuerza genuina y sincera de sentir en toda la Cámara sobre este importante tema", dijo.

El proyecto de ley de May incluirá un requisito para que los legisladores británicos voten si se debe o no celebrar la consulta, y, en caso de obtener la aprobación del Parlamento, esta sería llevada a cabo antes de que el acuerdo en sí fuera sea sometido al voto de los diputados.

Sin embargo, May hizo hincapié una vez más en la necesidad de llegar a un acuerdo sobre la salida del bloque: "Si la Cámara de los Comunes votara por un referendo, sería necesario que el Gobierno haga provisiones para dicho referendo. (...) Así que para aquellos parlamentarios que quieran un segundo referendo para confirmar el acuerdo, se necesita un acuerdo y, por lo tanto, un proyecto de ley de acuerdo de retiro para que esto ocurra".

Informe desde Londres: reacciones a la nueva propuesta de Theresa May sobre el Brexit

Con esa jugada, un drástico cambio de rumbo en la gestión de May, quien hasta el momento se había mantenido implacable ante la idea de repetir la consulta, la mandataria estaría buscando apoyo dentro del opositor Partido Laborista, forzada desde sus propias filas por el ala más radical del Partido Conservador, los llamados 'brexiters', que exigen a May una salida dura del bloque comunitario.

Es quizás el último intento de May para conseguir la aprobación del Parlamento a su acuerdo con Bruselas, y es que la premier ha prometido renunciar en caso de conseguir su objetivo de dejar blindado el texto para el próximo Gobierno, de no ser así, también ha asegurado que comunicará, acto seguido, cuándo será su fecha de partida.

Con Reuters y EFE

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.