Saltar al contenido principal

Celebran homenajes a las víctimas a un mes de los ataques en Sri Lanka

Un devoto cristiano de Sri Lanka enciende velas fuera de la iglesia de San Antonio en Colombo el 21 de mayo de 2019, un mes después de una serie de explosiones mortales el domingo de Pascua.
Un devoto cristiano de Sri Lanka enciende velas fuera de la iglesia de San Antonio en Colombo el 21 de mayo de 2019, un mes después de una serie de explosiones mortales el domingo de Pascua. Lakruwan Wanniarachchi / AFP

A un mes de los ataques a varias iglesias y hoteles, en los que centenares de personas perdieron la vida y más de 400 resultaron heridas, los católicos de Sri Lanka regresan a sus iglesias y escuelas.

Anuncios

Cientos de fieles, incluidos los sobrevivientes y familiares de las víctimas, se reunieron este 21 de mayo frente al Santuario de San Antonio, una iglesia católica en la capital, Colombo, para recordar y homenajear a las víctimas del ataque que el domingo de Pascua perpetraron integrantes del grupo Estado islámico.

La iglesia católica de San Antonio en Colombo, fue una de las tres atacadas. Allí se reunieron los devotos y permanecieron en silencio mientras a las 8:40 sonaban las campanas. Era el momento exacto en que hace un mes las explosiones apagaban cientos de vidas.

Gloria, de 19 años, sobrevivió a uno de los ataques pero perdió a su padre. A un mes relata los hechos con la precisión que conlleva el dolor: "Ese fue el momento, a las 8:40. En un momento dado, una gran llama entró en mis ojos y me caí. Una vez que caí, abrí los ojos, vi a mi hermana y ella venía a mí y llamaba a Akka (su hermana mayor). Una vez que giré la cabeza hacia el lado izquierdo, mi padre sangraba. Lo sacudí y le dije: 'papá, despierta, por favor'".

Si bien algunas escuelas cristianas también reabrieron en medio de estrictas medidas de seguridad, la vida en la isla no es la misma. Aunque las autoridades dicen que el riesgo de más ataques por parte de militantes islamistas está controlado y que los servicios de seguridad han desmantelado la mayor parte de la red vinculada a los atentados del domingo de Pascua, muchos padres no permiten a sus hijos salir de sus casas y la vida social todavía no volvió a su ritmo habitual.

Prueba de la nueva vida en la isla es la baja asistencia a los colegios. Algunas instituciones educativas ya habían abierto semanas antes, pero las autoridades afirman que la asistencia es baja porque algunos padres todavía temen por la seguridad de sus hijos.

No solo la tranquilidad y la seguridad de los habitantes de Sri Lanka cambió, los ataques también afectaron a la economía del país: el turismo se redujo considerablemente y por ende también la actividad hotelera y el consumo interno en la isla. De hecho, este mismo martes 21 de mayo, cuando se cumple un mes de los ataques, desde el ministerio de economía anunciaron que las expectativas de crecimiento no estarán a la altura de lo previsto.

Los ataques del 21 de abril apuntaron a tres iglesias y tres hoteles de lujo, rompiendo con una década de relativa paz después del final de una guerra civil de 25 años que padecieron los isleños.

Con Reuters

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.