Saltar al contenido principal

Al menos seis alpinistas han muerto en medio de intenso tráfico en el Everest

Una foto tomada por el alpinista Nirmal Purja, de la expedición Project Possible, muestra el intenso tráfico de expedicionarios en el monte Everest, el 22 de mayo de 2019.
Una foto tomada por el alpinista Nirmal Purja, de la expedición Project Possible, muestra el intenso tráfico de expedicionarios en el monte Everest, el 22 de mayo de 2019. Handout / Project Possible / AFP

Tres indios, un nepalí, un estadounidense y un austríaco perdieron la vida en los últimos días durante expediciones a la cima más alta del mundo. El pico se ha visto abarrotado por una cifra récord de escaladores que hicieron cumbre.

Anuncios

El monte Everest, el pico más alto del mundo, ha tenido una afluencia masiva de alpinistas en los últimos días. Ellos han buscado aprovechar las buenas condiciones climáticas para llegar a la cumbre de la montaña de 8.848 metros de altura. Pero ese intenso tráfico ha generado "embotellamientos" y, en algunos casos, complicaciones que han llevado a la muerte de, al menos, seis personas.

Según autoridades y organizadores de las expediciones, tres ciudadanos indios, un nepalí, un estadounidense y un austríaco han perecido en el Everest esta semana.

El miércoles 22 de mayo fueron confirmados los fallecimientos del estadounidense de 55 años Donald Lynn Cash, quien esperaba para continuar el descenso de la cumbre, y la india Anjali Kulkarni, de 54 años y oriunda de Bombay.

Mientras que este viernes 24 de mayo fueron informadas las muertes de otros dos indios. Kalpana Das, de 49 años y proveniente de Odisha, había llegado a la cima pero murió el jueves 23 cuando bajaba; mientras que Nigal Bagwan, de 27 años y oriundo de Pune, pasó 12 horas en un atasco cuando intentaba descender y sufrió el agotamiento, según relató Keshav Paudel, de la agencia Peak Promotion.

Por su parte, Dhurba Bista, un reconocido sherpa nepalí de 33 años, pereció cuando llevaba a sus clientes a la montaña.

En tanto, un montañero austríaco de 65 años falleció en el lado tibetano, una ruta menos transitada y más peligrosa, según anunció el organizador de la expedición.

Los embotellamientos en el Everest incrementan los riesgos para los alpinistas

De acuerdo a los especialistas, los atascos en el Everest se producen por los intentos de los expedicionarios de alcanzar la cima en una época de condiciones climáticas favorables, sumado a la proliferación de los permisos otorgados a los escaladores.

La combinación de factores provocó que el miércoles 22 de mayo más de 200 alpinistas alcanzaran la cima, una cifra récord para una misma jornada. Pero esa alta afluencia –que se debe también a los pronósticos de mal clima dentro de menos de una semana- se tradujo en varias horas de cola para el descenso en un estrecho paso de la ladera, aumentando los riesgos para los deportistas.

Una altura superior a los 8.000 metros sobre el nivel del mar es catalogada como la “zona de la muerte”. Según explicó Ang Tshering Sherpa, expresidente de la Asociación de Alpinistas de Nepal, a la agencia AFP, permanecer mucho tiempo a esa altura “aumenta los riesgos de congelación, de sufrir mal de altura o incluso de muerte”.

Este año, Nepal entregó una cifra récord de 381 permisos, mientras que al menos 140 fueron entregados para alpinistas en el flanco norte, en el Tíbet.

Desde el inicio de la temporada de escalada en marzo, al menos 17 excursionistas han muerto o desaparecido en el Himalaya, en Nepal, mientras que en el lado tibetano se registraron más víctimas, aunque no se especificaron cuántas.

Donald Lynn Cash, el estadounidense que murió tras alcanzar las cumbres más altas de cada continente

Entre las víctimas de la última semana en el Everest sobresalió la historia de Donald Lynn Cash, un estadounidense de 55 años que abandonó su carrera como ejecutivo de ventas en Utah para abocarse a su sueño de lograr escalar las siete montañas más altas de los siete continentes –bajo el criterio estadounidense de separación de América del Norte y América del Sur-.

Cash logró su meta de alcanzar la cima del Everest, pero las dificultades para bajar atentaron contra su salud. Según Pasang Tenje Sherpa, jefe de la empresa organizadora de la expedición, Pioneer Adventure, el norteamericano sufrió el “mal de altura” –provocado por la falta de oxígeno que causa dolores de cabeza, vómitos, falta de aliento y confusión mental- en la cumbre.

“Cuando estaba en la cima, simplemente cayó. Los dos sherpas que estaban con él le hicieron reanimación cardiopulmonar (RCP) y masajes. Después de eso, se despertó y luego, cerca del Paso Hillary, se volvió a desvanecer”, detalló.

Según relató Danielle Cash, hija de Donald, al programa 'Today' de 'NBC', alcanzar la cumbre del Everest significó para su padre “la culminación de lo que él siempre soñó” porque logró llegar a la cima de las siete montañas más altas de cada continente.

De acuerdo a sus familiares, en sus últimos mensajes, Cash –quien había perdido parte de sus dedos por congelamiento en expediciones anteriores- dijo sentirse “afortunado de estar en la montaña sobre la leí durante los últimos 40 años” y agradeció a su esposa por el apoyo.

Con Reuters, AP, EFE y AFP

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.