Saltar al contenido principal
EL BUS DE EUROPA

#BusEuropaF24, etapa 9: los Países Bajos ante los retos de la transición ecológica

El rey neerlandés Willem-Alexander (en el centro) durante la inauguración del primer parque cooperativo de energía eólica, Windpark Krammer, con sus fundadores, el director de Zeeuwind, Teus Baars y la directora de Deltawind, Monique Sweep, en Bruinisse, en el suroeste de los Países Bajos, el 15 de mayo de 2019.
El rey neerlandés Willem-Alexander (en el centro) durante la inauguración del primer parque cooperativo de energía eólica, Windpark Krammer, con sus fundadores, el director de Zeeuwind, Teus Baars y la directora de Deltawind, Monique Sweep, en Bruinisse, en el suroeste de los Países Bajos, el 15 de mayo de 2019. Frank van Beek / AFP

Las autoridades neerlandesas decidieron detener su producción de uno de los mayores yacimientos de gas del mundo, echando a perder esta bonanza a cambio de energías renovables. Un reto social y económico para la sexta potencia de la Unión Europea.

ANUNCIOS

Al comienzo de este asunto, la cuestión ambiental era lo de menos. La explotación de gas en el noreste de los Países Bajos provoca a menudo temblores, de baja potencia, pero que dañan casas e infraestructuras. Un fenómeno que se atribuye a la acumulación de aire a raíz de la extracción de esta energía fósil.

Esa fue la razón que empujó al Gobierno neerlandés a reconocer, en un primer tiempo, la relación entre los daños y la producción de gas en esa zona, para luego anunciar su detención progresiva, en 2018. Y no es menuda explotación la que está implicada, sino la mayor fuente gasífera de Europa: Groningen. Este imponente yacimiento ha permitido a los Países Bajos alzarse entre los mayores proveedores de gas en el mundo, con unos 47 mil millones de metros cúbicos extraídos en 2016, y una reserva que podría aguantar unos 60 años más.

“La terminación de la extracción de gas natural en Groningen es un punto de inflexión respecto a la seguridad regional”, explica el Ejecutivo, que asegura querer “eliminar la causa de los terremotos”. Ya disminuyó la producción, que las autoridades esperan parar por completo a más tardar en 2030, “estamos adelantados a lo programado”, aseguran.

Detener los terremotos y cumplir con las metas de la COP 21: misma lucha

Los primeros interesados son los centenares de empleados de ese sector, que ven con preocupación este cambio. Con un empujón del Estado, estos profesionales del gas serán formados a la producción y gestión de energías renovables, convirtiéndoles en actores claves de la impetuosa transición ecológica, en un país particularmente expuesto a los efectos del cambio climático.

Estudiantes holandeses protestan por la implementación de medidas urgentes para combatir el cambio climático en, La Haya, el 7 de febrero de 2019.
Estudiantes holandeses protestan por la implementación de medidas urgentes para combatir el cambio climático en, La Haya, el 7 de febrero de 2019. Remko de Waal / ANP / AFP

La necesidad de acabar con los terremotos se conjuga con la de reducir la emisión de gases de efecto invernadero. La disminución planteada por el reino es del 49 % de aquí a 2030, el plazo de los objetivos proyectados en los Acuerdos de París.

Para lograrlo, el Gobierno impulsó un panel de estrategias que comprende la seducción del sector que más dinero mueve: el financiero; a través de los ‘Green Bonds’ (bonos verdes), unas inversiones exclusivamente destinadas a financiar proyectos que se relacionan con la energías sostenibles . El ministerio de Hacienda neerlandés aseguró haber recolectado unos 21 mil millones de euros con este método.

Pero para esta nación de una superficie comparable a la de República Dominicana y un Producto Interno Bruto (su riqueza producida) al de Colombia, la transición ecológica supone un trabajo de largo aliento, ya que el abandono de la explotación de Groningen deja un mundo de incertidumbres.

Los retrasos persisten pese a las inversiones

Según la propia empresa que explota esta reserva, “el 93% de todos los hogares neerlandeses utilizan gas natural” y la producción que maneja “suministra el 75%” de las necesidades de “los hogares y empresas”.

El Gobierno recuerda por su parte que el Acuerdo de Coalición que lo llevó al poder incluye “la conversión de los edificios existentes para hacerlos libres de gas natural”, esperando que “conduzca a una disminución en la demanda de gas de Groningen en los próximos años.”

En esta fotografía tomada el 21 de junio de 2016, se ve el parque eólico en Urk, Países Bajos. Estos 48 aerogeneradores generan una cantidad de energía renovable es comparable al consumo de 160,000 hogares.
En esta fotografía tomada el 21 de junio de 2016, se ve el parque eólico en Urk, Países Bajos. Estos 48 aerogeneradores generan una cantidad de energía renovable es comparable al consumo de 160,000 hogares. Remko de Waal / ANP / AFP

A cambio de Suecia o Dinamarca, los Países Bajos no forman parte de los ‘buenos alumnos’ de la transición. Las energías sostenibles representan apenas el 6,6% del consumo nacional y la acción pública ha sido demasiado tímida para recuperar los atrasos. De hecho, en octubre pasado, luego de la denuncia de una ONG, la justicia ordenó al Estado reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en al menos un 25% para el 2020.

El gas es un pedazo de la historia económica de los Países Bajos, una riqueza envenenada que ya provocó deficiencias en la actividad nacional, a punto que es al origen de un término todavía usado por los economistas, el “mal holandés”, cuando la producción de materia primaria llega a vulnerar a todo lo demás.

Pese a la inversión masiva en sectores claves, como la energía eólica, que atrae a actores de la alta tecnología, aún falta camino por recorrer para el pequeño reino. Junto a Francia y sus -6,7%, los Países Bajos, con -7,4 %, tienen la mayor brecha entre la proporción de energías renovables anunciada para el 2020 y la proporción observada en 2017 en el consumo final bruto.

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.