Saltar al contenido principal

El fulgurante ascenso de Matteo Salvini en Italia

El viceprimer ministro italiano y líder del partido la Liga, de extrema derecha, Matteo Salvini, sostiene un crucifijo mientras habla tras conocer los resultados de las elecciones europeas en Milán, Italia, el 27 de mayo de 2019.
El viceprimer ministro italiano y líder del partido la Liga, de extrema derecha, Matteo Salvini, sostiene un crucifijo mientras habla tras conocer los resultados de las elecciones europeas en Milán, Italia, el 27 de mayo de 2019. Alessandro Garofalo / Reuters

Hace 4 años era un total desconocido y hacia parte de un partido moribundo. Hoy en día, Matteo Salvini logró llevar al poder en Italia a su partido de ultraderecha, La Liga, transformándolo en la primera fuerza política del país.

ANUNCIOS

Liderando una alianza de fuerzas políticas nacionalistas de ultraderecha de diferentes países europeos, Matteo Salvini aspira a convertirse en el líder de la corriente nacional populista en el viejo continente. ¿Quién es este hombre y cómo logró convencer a los italianos de sus tesis nacionalistas?

La escena es sorprendente: en el medio de Sicilia, la isla del extremo sur de Italia, decenas de personas se precipitan con sus teléfonos para inmortalizar la llegada de Matteo Salvini, venido a estas tierras del sur de Italia en campaña electoral.

A los 46 años, Matteo Salvini se ha convertido en el hombre fuerte del Gobierno italiano. Endureciendo la política de inmigración del país, ha logrado consolidar su popularidad.

"Me gusta que tiene mano dura y es el único político italiano que cumple lo que promete", cuenta un siciliano evocando la política de puertos cerrados que Matteo Salvini impuso para frenar los desembarcos de migrantes que llegan del continente africano.  

Las cartas ganadoras de Salvini le dan una voz más fuerte

Gastando horas en tomarse 'selfies' con sus seguidores, Salvini ha logrado instaurar una proximidad envidiable con su electorado. Un arma potente que le ayuda a explicar a los italianos sus tesis nacionalistas, sintetizándolas en dos palabras: 'Italia primero', el slogan de su campaña electoral.

Salvini juega sus cartas con habilidad: en cada una de sus salidas públicas encuentra la forma de oponer los intereses nacionales a las decisiones comunitarias: "Los acuerdos comerciales que la Unión Europea hizo contra la agricultura siciliana e italiana son una locura", dice Salvini. "Permiten entrar naranjas de Marruecos, tomates de Túnez, pescado de Turquía… Una de las prioridades de la Liga en la nueva Europa será defender la agricultura italiana", promete.

Y los resultados de las elecciones del 26 de mayo ratifican que su fórmula le sirvió: reunió el 34,3 % de la votación, que ubicó a la Liga como el partido más votado del país. Una victoria rotunda que le otorga una voz más fuerte no solo en su país en el bloque.

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.