Saltar al contenido principal

Con moción de censura, Parlamento austríaco tumba al Gobierno de Sebastian Kurz

El canciller austriaco Sebastian Kurz se despide mientras abandona una sesión del Parlamento en Viena, Austria, el 27 de mayo de 2019.
El canciller austriaco Sebastian Kurz se despide mientras abandona una sesión del Parlamento en Viena, Austria, el 27 de mayo de 2019. Leonhard Foeger / Reuters

Un sonado escándalo de corrupción que afectó al ultranacionalista FPÖ y que puso en jaque la armonía política finalmente tumbó al Gobierno del conservador Sebastian Kurz.

ANUNCIOS

Sebastián Kurz se ha convertido en el excanciller federal de Austria más joven en liderar Austria y el primero desde el final de la Segunda Guerra Mundial en ser apartado del cargo, después de no haber superado una moción de censura en el Parlamento.

Su Gobierno de coalición, surgido a finales de 2017 de la alianza entre su formación, el Partido Popular Austriaco (ÖVP) y los ultraderechistas del Partido de la Libertad de Austria (FPÖ), saltó por los aires el pasado 19 de mayo a causa de un escándalo de corrupción de sus socios.

Se trata del llamado caso Ibiza, en el que un video, registrado dos años antes en la isla española, expuso una conversación en la que el ex vicecanciller Heinz-Christian Strache, dirigente del FPÖ, ofrecía favores políticos a una supuesta sobrina de un oligarca ruso a cambio de financiación para su campaña.

La publicación del video por diversos medios alemanes dio inicio a una tormenta política en el seno del Ejecutivo, cuya primera consecuencia fue la destitución de Strache y la renuncia inmediata de los ministros del FPÖ, que ocupaban las carteras de Interior, Exteriores, Defensa, Transportes y Salud.

Un Gobierno de transición formado por expertos los sustituyó hasta que este 27 de mayo un voto de censura, promovido por el Partido Socialdemócrata (SPÖ), que obtuvo el apoyo de los ultraderechistas del FPÖ y de la pequeña formación progresista Jetzt, para dar fin al mandato de Kurz.

La moción de censura tuvo lugar pocas horas después del triunfo del ÖVP en las elecciones al Parlamento Europeo, en las que ganó aproximadamente 8 puntos más que en 2014, mientras que la participación de la SPÖ se contrajo.

El SPÖ reprocha a Kurz no haber contado con la oposición en su mandato

Durante el debate en el Parlamento, Kurz defendió su gestión en conjunto con los ultraderechistas, caracterizada por una dura política migratoria, recortes sociales y reformas económicas. El excanciller también sostuvo su decisión de haber disuelto el Gobierno de coalición y haber convocado a elecciones anticipadas.

Kurz se ha mostrado a sí mismo como una víctima de la crisis política que ha afectado al Ejecutivo y esperaba utilizar su posición como jefe de Gobierno para catapultarse a la reelección en los comicios que se celebrarán en septiembre.

"El Parlamento tendrá su opinión el lunes", dijo el exmandatario en un mensaje de Facebook antes que la votación en el Parlamento le quitara su poder, "pero al final del día la gente decidirá, es decir, en septiembre", aseguró.

Por su parte, la oposición culpa al exmandatario del fracaso de la coalición y le recriminan el no haber haber contado con el apoyo de las fuerzas opositoras para salir adelante tras el escándalo: "No ha buscado el diálogo ni el apoyo a la estabilidad que ahora pide", sostuvo la líder del SPÖ, Pamela Rendi-Wagner.

Ahora el presidente austríaco, Alexander Van der Bellen, deberá nominar a un nuevo canciller, quien armará un Gobierno interino que deberá liderar al país hasta que este vuelva a las urnas en septiembre.

Con Reuters y EFE

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.