Saltar al contenido principal

La cima del Everest y sus embotellamientos mortales

Una foto tomada por el alpinista Nirmal Purja, de la expedición Project Possible, muestra el intenso tráfico de expedicionarios en el monte Everest, el 22 de mayo de 2019.
Una foto tomada por el alpinista Nirmal Purja, de la expedición Project Possible, muestra el intenso tráfico de expedicionarios en el monte Everest, el 22 de mayo de 2019. Project Possible / AFP

Ya son 11 los alpinistas que murieron al intentar escalar la célebre montaña en lo que va del año. Al menos cuatro de los decesos de esta temporada se atribuyen al atasco existente en la llamada "zona de la muerte".

Anuncios

Un alpinista estadounidense murió cuando descendía del Everest, anunciaron las autoridades de Nepal este 28 de mayo, por lo cual ya son once los montañistas muertos en el "techo del mundo" durante esta temporada.

Christopher John Kulish, 61 años, había llegado a la cima de 8.848 metros y el lunes 27 de mayo había emprendido el regreso al campamento más elevado de la montaña.

"Tuvo de golpe un problema cardíaco y murió en puerto Sur, según los organizadores de la expedición", dijo Mira Acharya, del departamento de turismo de Nepal.

Esta temporada, que podría superar el récord de 807 personas llegadas a la cima establecido en 2018, fue una de las más mortíferas desde 2015.

Al menos cuatro de los 11 decesos de esta temporada se atribuyen al atasco existente en la llamada "zona de la muerte".

Estos atascos hacen perder un tiempo precioso y aumentan los riesgos de congelación, agotamiento y mal de altura.

Una foto tomada por el alpinista Nirmal Purja, de la expedición Project Possible, muestra el intenso tráfico de expedicionarios en el monte Everest, el 22 de mayo de 2019.
Una foto tomada por el alpinista Nirmal Purja, de la expedición Project Possible, muestra el intenso tráfico de expedicionarios en el monte Everest, el 22 de mayo de 2019. Project Possible / AFP

A finales de mayo se acaba la llamada "ventana de oportunidad", el periodo de escasas semanas en el que las condiciones son menos extremas.

La consecuencia es que el número de personas que coinciden en ese periodo en la misma ruta para intentar llegar a la cima aumenta a diario.

"Algunos alpinistas han muerto debido a su propia negligencia"

La alpinista india Anuja Vaidya, de 21 años, que alcanzó la cumbre el miércoles pasado, afirmó que su equipo tuvo que esperar más de una hora en el descenso porque había una hilera de montañeros en el camino.

Debido a estos atascos, "las botellas de oxígeno de muchos montañistas se agotan" explica a la AFP la alpinista india Ameesha Chauhan, que está recibiendo curas en Katmandú tras congelarse la mano izquierda.

"Algunos alpinistas han muerto debido a su propia negligencia. Insistían en llegar a la cima cuando su oxígeno se reducía, lo que ponía en peligro sus vidas", asegura.

"Solamente los alpinistas con algunas aptitudes y una cierta experiencia deberían tener un permiso" para escalar", dice la joven de 29 años.

Lam Babu Sherpa, que coronó siete veces el Everest, advirtió que esta afluencia puede ser fatal, especialmente si los equipos no llevan oxígeno extra.

"Había más de 200 personas en una hilera y uno no puede adelantarlos. Era muy difícil, vimos equipos esperando durante dos o tres horas" el miércoles pasado, indicó Sherpa.

Además de las 11 personas muertas en el Everest, nueve montañistas murieron en los "8.000" del Himalaya.

Con AFP

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.