Saltar al contenido principal

Los ganadores de las elecciones europeas se reúnen para empezar a fijar los nuevos líderes del bloque

De izquierda a derecha, la danesa Margrethe Vestager, el holandés Frans Timmermans y el alemán Manfred Weber, tres de los aspirantes a los principales cargos de la UE. Bruselas, Bélgica, 15 de mayo de 2019.
De izquierda a derecha, la danesa Margrethe Vestager, el holandés Frans Timmermans y el alemán Manfred Weber, tres de los aspirantes a los principales cargos de la UE. Bruselas, Bélgica, 15 de mayo de 2019. Francois Walschaerts / Reuters

En Bruselas, Angela Merkel, Emmanuel Macron y Pedro Sánchez, además de otros líderes europeos, se reúnen para acordar quién presidirá la Comisión Europea, entre otros órganos del bloque.

ANUNCIOS

Aunque el ganador de la jornada del domingo 26 de mayo fue el Partido Popular Europeo, de centro derecha, sus mayorías no son contundentes. De los 751 asientos del Parlamento Europeo, la alianza entre el PPE y los Social Demócratas consiguió 326 escaños, 50 menos que los necesarios para consolidar un grupo mayoritario y fijar al presidente del órgano ejecutivo: la Comisión Europea.

En la víspera a esta reunión en Bruselas, Bélgica, el presidente del gobierno español Pedro Sánchez se reunió con el mandatario francés en París para anticipar un nuevo rol para los socialistas, que lograron una victoria contundente en España. La cumbre informal que se realiza este martes en Bruselas mide las fuerzas entre el presidente francés Emmanuel Macron, derrotado en su país por nueve décimas frente al partido de su opositora Marine Le Pen, y la canciller Angela Merkel, cuyo partido fue el vencedor en Alemania.

Como parte del cambio de liderazgos, en las próximas semanas se deberá elegir al nuevo presidente del Consejo Europeo, que reúne a los líderes de los 28 estados miembros; la nueva cabeza del Parlamento Europeo; la nueva presidencia del Banco Europeo.

El difícil equilibrio burocrático en la Unión Europea

Oficialmente, la canciller alemana Angela Merkel respalda al conservador Manfred Weber para ocupar el cargo de presidente de la Comisión Europea. Pero el joven político no ha logrado reunir las fuerzas que necesita para llegar a esa posición. El lunes planeaba liderar una cena a la que estaban invitados los líderes de la Alianza de los Liberales y Demócratas por Europa (ALDE), los social demócratas y los verdes, pero la reunión fue cancelada.

Junto con el Partido Popular, estas cuatro fuerzas suman 504 escaños en la Eurocámara, suficientes para lograr una mayoría que permita promover sus políticas. Este martes, el presidente francés tratará de disuadir a los líderes para que el próximo presidente de la Comisión no sea elegido a partir del grupo de líderes de las principales fuerzas que conformarán el nuevo Parlamento.

Informe desde Bélgica: los líderes europeos deliberan los próximos nombramientos

La nueva fórmula, que funciona desde las elecciones de 2014, es conocida como el “Spitzenkandidat”, una palabra alemana que designa a la cabeza de lista de cada partido. En este sistema, el Consejo Europeo elige al presidente de la comisión a partir del Spitzenkandidat de la fuerza mayoritaria en el Parlamento. Para los detractores de este sistema, ese candidato no goza del reconocimiento y representación que debería tener la cabeza del ejecutivo europeo.

Además de Weber, líder del Partido Popular, otros candidatos son Margrethe Vestager, de ALDE; y Frans Timmermans, del Partido de los Socialistas Europeos (PES). Otros nombres que han sonado son el del actual negociador para el Brexit, Michel Barnier, y el del vicepresidente saliente de la Comisión, el eslovaco Maros Sefcovic.

Sobre Sefcovic, el primer ministro checo, Andrej Babis, dijo este martes que el eslovaco no sería candidato del Grupo de Visegrád (conformado por República Checa, Hungría, Polonia y Eslovaquia).

 Las negociaciones para elegir al presidente de la Comisión

Es probable que el presidente del Consejo Europeo, el ex primer ministro polaco Donald Tusk, no reciba una decisión final este martes. Sin embargo, seguirá consultando a las partes luego del debate. Idealmente, el presidente del Consejo debería llevar un nombre para el cargo en julio, para que este sea aprobado por el nuevo Parlamento Europeo.

Pero si el proceso se alarga, es probable que la decisión se postergue hasta el otoño de 2019, que inicia en septiembre.

La UE se arriesgaría a un atasco institucional si las conversaciones se prolongaran, dejándola incapaz de tomar decisiones políticas clave en un momento en que se enfrenta a una Rusia más asertiva, al creciente poder económico de China y a un presidente impredecible de los Estados Unidos.

Con Reuters

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.