Saltar al contenido principal

En Grecia, Tsipras convoca elecciones tras derrota electoral

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, pronuncia su discurso durante un comité central del partido Syriza en Atenas, Grecia, el 27 de mayo de 2019.
El primer ministro griego, Alexis Tsipras, pronuncia su discurso durante un comité central del partido Syriza en Atenas, Grecia, el 27 de mayo de 2019. Costas Baltas / Reuters

El mandatario griego prefiere volver a desafiar a la derecha en las urnas que gobernar sin respaldo popular. Quien fue el emblema de la oposición a las políticas de austeridad podría terminar pagando sus promesas incumplidas.

ANUNCIOS

Ha sido una triple derrota: elecciones al Parlamento Europeo, municipales y regionales. Alexis Tsipras, primer ministro de Grecia, fue desestimado en todos estos escenarios. Su partido, Syriza, fue superado por casi 10 puntos por la oposición conversadora de Nueva Democracia (ND) en la contienda de los eurodiputados y perdió la mayor gobernación del país, el Ática.

"Después de la segunda ronda de elecciones locales (el 2 de junio), le pediré al presidente que llame inmediatamente a las elecciones nacionales", dijo Tsipras, al parecer afectado por la derrota, en un discurso televisado. "No huiré ni abandonaré la lucha por la igualdad, la solidaridad, la justicia social", agregó.

En enero pasado, su Gobierno ya se había salvado de poco de una moción de censura a raíz de los fuertes desacuerdos sobre el cambio de nombre de la vecina Macedonia. Un tema que ha tenido en vilo a todo el país y que ha sido una de las razones del retroceso de apoyo que ha sufrido el oficialismo.

No es la primera vez que Tsipras apuesta a unos comicios anticipados para salvarse del estancamiento. Hace cuatro años, ganó su jugada a nivel nacional, luego de perderla a nivel europeo.

Una izquierda radical en medio del caos económico

Ingeniero de formación, Alexis Tsipras aprendió rápidamente a comunicar con eficiencia ante la gente. En enero de 2015, llegó al poder, propulsado por una campaña de izquierda radical que rechazaba las condiciones impuestas por la Troika (la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional) para rescatar al país.

La crisis socioeconómica ha sido el símbolo de las disparidades en el seno de la Unión Europea y reveló la visión unilateral para superarla que domina desde Bruselas: la austeridad.

Echando a los históricos e influentes conservadores de la ND, Tsipras prometió a sus conciudadanos romper el acuerdo con la Troika, aumentar los salarios, aliviar tanto las deudas del Estado como las de la gente, etc.

Un pulso perdido con los acreedores

Una postura que no fue para nada bien recibida por los acreedores de Grecia, con los cuales los izquierdistas de Atenas decidieron entrar en conflicto abierto.

Llamando a la solidaridad de toda la UE, durante el apogeo del pulso convocó a un referendo sobre los acuerdos de rescate financiero, en un momento que se planeaba una salida forzosa del país del euro.

Triunfó el ‘No’, pero, presionado y amenazado de quedar como el responsable del caos total, el primer ministro terminó firmando el paquete de recortes, yéndose en contra de todo lo que había defendido.

El mandatario revindica haber logrado sacar a la nación helénica de la espiral de la crisis, pero para muchos, traicionó lo que él mismo planteó. La respuesta la darán los riesgos en las próximas, a raíz de las cuales podría regresar con fuerza la ND que Tsipras y Syriza tanto combatieron.

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.