Saltar al contenido principal

Myanmar libera a siete militares condenados por masacre rohingya

Un guardia de fronteras de Myanmar se encuentra cerca a un grupo de musulmanes rohingya frente a sus hogares en el inquietante estado de Rakhine el 25 de enero de 2019.
Un guardia de fronteras de Myanmar se encuentra cerca a un grupo de musulmanes rohingya frente a sus hogares en el inquietante estado de Rakhine el 25 de enero de 2019. Richard Sargent / AFP

Cuatro oficiales y tres soldados, condenados a 10 años de trabajos forzados por la masacre de 10 rohingyas en Inn Din, fueron liberados el pasado noviembre sin mayor explicación. Human Rights Watch condenó la decisión.

Anuncios

A pesar de haber sido condenados a 10 años de reclusión y trabajos forzados, solo pagaron 10 meses de condena. Los siete militares hallados responsables en 2018 por la masacre de Inn Din, en Rakhine, donde asesinaron a 10 miembros de la minoría rohingya, están libres en Myanmar.

Así lo confirmaron fuentes penitenciarias de ese país asiático a Reuters. La liberación se habría dado en noviembre de 2018, bajo un silencio institucional que permaneció congelado hasta este 28 de mayo.

Win Naing, el director de la prisión de Rakhine en Sittwe, y un alto funcionario de la prisión en la capital, Naipyidó, confirmaron a Reuters que los soldados condenados no habían estado en prisión durante algunos meses. "Su castigo fue reducido por los militares", dijo el alto funcionario de Naipyidó, quien se negó a ser nombrado.

La información empujó a Myint Soe, director general del departamento de prisiones, a confirmar la noticia: "ya no están detenidos", dijo el funcionario a un grupo de periodistas y se mostró reacio a dar más información sobre la liberación.

La masacre en Rakhine fue el único crimen que el Ejército de Myanmar reconoció haber cometido

Los siete militares que gozan de libertad fueron los perpetradores, según la Justicia de ese país, de la matanza de 10 hombres y niños rohingya en Rakhine, junto a la frontera con Bangladesh, medio de la ejecución de una operación militar que inició en agosto de 2017 contra la minoría en respuesta a una serie de ataques a puestos fronterizos.

El operativo militar desencadenó en una sangrienta represión: miles de rohingyas fueron asesinados y las acciones militares forzaron el desplazamiento de más de 700.000 miembros de esta minoría hacia la frontera con Bangladesh, lo que dio inicio al complejo de campos de refugiados más grande del mundo, el Cox's Bazar.

Reporteros - Los rohingya, un pueblo que anhela un retorno casi imposible

Lejos de terminar el drama de la etnia rohingya, que es un pueblo sin Estado puesto que ni Myanmar y Bangladesh los acogen como suyos, la libertad para los militares, cuya matanza fue el único crimen que el Ejército reconoció haber cometido, es una de las últimas acciones para alargar la impunidad en el intento de exterminio.

Phil Robertson, director adjunto de Human Rights Watch en Asia, condenó la liberación de los soldados y dijo que esta decisión revela que las fuerzas armadas "no consideran que los rohingya sean humanos". Para el representante de HRW las autoridades de Myanmar "nunca se comprometieron a ver a nadie responsable por sus crímenes".

Los periodistas de Reuters estuvieron encarcelados más tiempo que los perpetradores de la masacre de Inn Din

Justo fue la investigación de la matanza de Inn Din la que llevó a la cárcel a los periodistas de la agencia Reuters Wa Lone y Kyaw Soe Oo, quienes ayudaron a exponer la masacre ante el mundo. Los comunicadores fueron apresados en diciembre de 2017 y condenados en septiembre del 2018 a siete años de prisión por cargos relacionados con sus informes, entre ellos la violación de la antigua Ley de Secretos Oficiales.

{{ scope.counterText }}
{{ scope.legend }}© {{ scope.credits }}
{{ scope.counterText }}

{{ scope.legend }}

© {{ scope.credits }}

Aunque se les otorgó un indulto presidencial el 7 de mayo de este año, pasaron 18 meses tras las rejas, ocho más que los militares condenados por el hecho de sangre.

Para la ONU, la represión contra los rohingyas se trata de un “genocidio intencional”, un intento de “exterminio” y una “limpieza étnica” por parte del oficialismo de Myanmar, cuyas autoridades se han escudado en los supuestos ataques de la minoría a sus fuerzas del orden para responder con puño de hierro.

France 24
Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.