Saltar al contenido principal

Otro impacto del escándalo que destapó el 'Times': principal columnista de Colombia pierde su tribuna

Imagen del periodista colombiano Daniel Coronell junto a la portada del diario The New York Times del 19 de mayo de 2019.
Imagen del periodista colombiano Daniel Coronell junto a la portada del diario The New York Times del 19 de mayo de 2019. France 24 con imágenes tomadas del Twitter de Daniel Coronell

Ante la denuncia de The New York Times sobre políticas que derivarían en ejecuciones extrajudiciales en Colombia, Daniel Coronell perdió su espacio en la revista en la que publicaba al cuestionar la razón por la que el medio no reveló la información.

Anuncios

El escándalo destapado por el diario The New York Times (NYT) sigue impactando el panorama político, militar y mediático de Colombia. Once días después de la publicación del reportaje que denuncia la estrategia militar del Gobierno del presidente Iván Duque que pondría en riesgo a civiles al implementar políticas que derivarían en ejecuciones extrajudiciales, un nuevo efecto estremeció al país.

Se trata del anuncio de la decisión de la revista colombiana Semana de cancelar la columna del periodista Daniel Coronell, el más leído del país, tras dos días de la divulgación del texto de opinión ‘La explicación pendiente’, en la que cuestionó el motivo por el que ese medio de comunicación no habría difundido la información, a pesar de contar con los mismos documentos y fuentes que NYT desde febrero.

En su cuenta de Twitter, Coronell, quien desde 2005 publicaba semanalmente en la citada revista, confirmó la clausura de su espacio y agradeció a sus lectores.

La notificación de la cancelación de la tribuna del reportero de 54 años, que actualmente ejerce como presidente de noticias de la cadena hispana de televisión Univisión, llega apenas 56 horas después de que el director de Semana, Alejandro Santos, asegurará en esa misma red social que “jamás” han guardado investigaciones de interés público.

Sin embargo, en su canal de YouTube, Coronell releyó su columna e insistió que, aunque la revista nunca le pidió matizar su opinión ni omitir una publicación, se sintió en la obligación de preguntarle públicamente a Santos la razón por la que no fue publicada la directriz del comandante del Ejército, el general Nicacio Martínez, de “duplicar las bajas” si lo sabían hace tres meses; de conocer porqué Colombia supo del escándalo a través de un medio estadounidense como NYT y no de las páginas de uno nacional con la credibilidad para hacerlo.

Justamente en contra del general Martínez, la Procuraduría General de Colombia abrió el 27 de mayo una investigación que buscaría determinar si las presuntas irregularidades en las operaciones militares denunciadas por NYT serían "similares" a las que desataron la controversia por los llamados "Falsos positivos" entre 2006 y 2009.

Según lo descrito por este órgano de control en el comunicado oficial sobre la apertura de las indagaciones a Martínez, la medida pretende verificar si, en efecto, el comandante incurrió en faltas disciplinarias y esclarecer cómo, cuándo y dónde ocurrieron, después de lo cual el alto mando podría solicitar ser escuchado en una versión libre.

Sobre la diligencia de la Procuraduría General, Martínez, quien fue designado como comandante del Ejército en diciembre de 2018 por el presidente Duque, aseguró que contribuirá con la investigación.

Frente a la controversia, Duque creó una comisión conformada por tres juristas el 23 de mayo para llevar a cabo el análisis de las operaciones militares con el fin de “asegurarse” de que sus estrategias no atentan contra los Derechos Humanos.

Cifras de la Fiscalía indican que, hasta el momento, unos 1.500 militares estarían implicados en las investigaciones abiertas sobre el registro de al menos 5.000 “Falsos positivos”, de los cuales más de 2.000 fueron remitidos ante la Justicia Especial para la Paz (JEP), encargada del juzgamiento de los crímenes ocurridos en el marco del conflicto con la antigua guerrilla de las Farc.

Pero el revuelo provocado por la investigación firmada por Nicholas Casey no solo se siente entre las Fuerzas Militares colombianas y la redacción de este periódico estadonidense, sino también desde los escritorios de organizaciones como Human Rights Watch y la Sociedad Interamericana de Prensa, las cuales tienen sus ojos sobre el caso.

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.