Saltar al contenido principal

Venezuela: mueren pacientes a la espera de un trasplante de médula ósea

Imagen de la velación de Erick Altuve, en Caracas, Venezuela, el 28 de mayo de 2019.
Imagen de la velación de Erick Altuve, en Caracas, Venezuela, el 28 de mayo de 2019.

Cinco niños murieron este mes a la espera de un trasplante de médula ósea. Debido a las sanciones económicas impuestas por Estados Unidos, el Gobierno venezolano no ha podido pagar la deuda al Gobierno italiano para atender a los pacientes.

Anuncios

Erick Altuve tenía un linfoma no Hodgkin y apenas 11 años de vida. Esperaba recibir un trasplante medular desde hace 8 años. Es el quinto paciente que ha muerto de una lista de 30 que esperaba por este procedimiento. Su padre Gilberto Altuve clamó ayuda, pero finalmente no fue atendido.

“Desde que se le detectó inmunodeficiencia primaria, eso es una enfermedad que da cáncer en la sangre, requiere trasplante de médula. Nosotros fuimos acudiendo a varios programas y sitios, pero lo que nos decían era 'sí, ven mañana, te atendemos tal día, te voy a dar una fecha, llama a este número', pero llamaba y siempre estaba ocupado. Yo me sentía burlado y ahora mi hijo está muerto, dijo Altuve a France24.

Contó además que fueron muchos los traspiés que pasó la familia para mantener con vida a Erick debido a la falta de medicamentos. “Desde hace dos años para acá no podíamos conseguir medicina, y fue aún más difícil cuando lo diagnosticaron con linfoma no Hodgkin”.

Marlin Aguilé, tía de Erick, también agregó que su sobrino “estuvo 14 meses esperando inmunoglobulina, que era algo que no faltaba en el hospital de niños JM de los Ríos, porque es necesario para los que tienen leucemia, o insuficiencia primaria como la que tenía él, y calmante, Propofol, eso no debería faltar en un hospital y faltaba.”

Petróleos de Venezuela y la Asociación para el Trasplante de Médula Ósea tenían un convenio que cubría el tratamiento y los gastos de manutención de los pacientes en Italia, pero desde 2018 está suspendido por falta de pago. Erick murió esperando ser parte de ese programa y así como él, hay decenas de niños esperando ser atendidos para no morir.

Omer es un adolescente que también está en la lista de espera para una médula ósea, pues padece de células falciformes. Luego de sufrir un accidente cerebrovascular en 2014 le recomendaron el trasplante. Su madre, Yasmín Ramírez, no sabe cuánto tiempo va a tener que esperar para que el Estado la ayude. El miedo a que su hijo recaiga es latente.

“Ahora es peor, porque mi hijo casi muere, estaba muy mal, entonces me da terror que se repita un momento como éste y que no haya insumos. Me imagino que con el trasplante tengo la esperanza de que evolucione”, expresó.

Esta madre asegura que es nueva en la lista para conseguir el trasplante para su hijo. La espera es de 5 años. Su preocupación aumenta cada vez que lee sobre la muerte de un paciente que murió durante la espera.

“Uno entra en pánico y mucho más ahora con estos niños que han fallecido últimamente. Esta mañana dijeron en las noticias que murió otro niño en el JM de los Ríos, es el quinto. Uno como madre se asusta y dice: Dios mío, ¿cómo vamos a hacer?".

Problemas de flujo de caja y sanciones

La Asociación para el Trasplante de Médula Ósea de Italia (ATMO), institución con la que PDVSA tiene un convenio para atender a pacientes con cáncer en la sangre, señaló que Novo Banco de Portugal, entidad financiera que recibe los pagos de Venezuela, rechazó las últimas operaciones a raíz de las sanciones que Estados Unidos impuso sobre el país suramericano en 2018.

PDVSA debe pagar por completo al Gobierno de Italia una deuda acumulada que, hasta el 31 de enero de 2019, supera los 10 millones de euros, según la ATMO.

Las sanciones obligaron a algunas entidades financieras internacionales a cerrar cuentas ligadas a funcionarios venezolanos del gabinete de Nicolás Maduro, quienes fueron previamente sancionados por la Ofac, y se rehúsan a transar operaciones con Venezuela.

Algunos voceros del Gobierno de Maduro han denunciado que los problemas se deben a que las últimas sanciones de Estados Unidos no les permiten pagar la deuda a la ATMO.

El pasado 25 de abril, el canciller Jorge Arreaza denunció ante la ONU que “hay 26 pacientes en un convenio que tiene PDVSA con la Fundación para el Trasplante de Médula Ósea, que están a punto de morir porque no se ha logrado pagar 4 millones de euros a esa organización”.

Varios padres de menores que están a la espera de un trasplante, le dijeron a France 24 que el programa presenta deficiencias desde 2015. Incluso, familiares de pacientes que se encontraban en Italia en pleno tratamiento fueron obligados a regresar a Venezuela porque no había dinero para la manutención de las familias ni para pagar a los hospitales.

El Gobierno de Maduro no ha dicho si hay alguna solución para saldar la deuda con los hospitales italianos. Su pago sería la única garantía para reactivar el programa sanitario internacional y salvar la vida de Omer y otros niños y adolescentes que necesitan un trasplante y que viven en un país sin insumos, ni medicamentos.

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.