Guerra comercial

China contraataca e impone aranceles millonarios a Estados Unidos

Banderas de China y Estados Unidos. Archivo.
Banderas de China y Estados Unidos. Archivo. Jason Lee / Reuters

Luego de que la Administración Trump aumentara los aranceles a China, el gigante asiático impuso nuevas sanciones comerciales contra miles de productos estadounidenses. Se trata de un aumento del 5 al 25 por ciento sobre los productos ya tasados.

Anuncios

La lucha de poder chino-estadounidense debilita cada vez más las relaciones económicas y diplomáticas entre ambos gigantes. China contraatacó incrementado los aranceles de miles de productos estadounidenses, por un valor de 60.000 millones de dólares que van del 5 al 25 por ciento.

La medida llega luego de que Estados Unidos aumentara los aranceles a las importaciones chinas por más de 200.000 millones de dólares, es decir, del 10 al 25 por ciento.

Desde mediados de 2018, Estados Unidos y China libran una guerra comercial declarada por la administración del presidente Donald Trump. Paulatinamente, ambas naciones han ido aumentando los aranceles a las importaciones procedentes de ambos países.

Este domingo 2 de junio a las 10 am (hora local) se espera que China presente su postura ante la guerra comercial con Estados Unidos, con la emisión de un libro blanco titulado "Posición de China sobre las consultas económicas y comerciales China-EE. UU". Seguido a esto, el viceministro de Comercio chino, Wang Shouwen, responderá a las preguntas de la prensa.

¿Un sistema de venganza se ha instalado entre China y Estados Unidos?

Una reconciliación entre ambos países parece cada vez más lejos. Dentro de la estrategia de Trump en esta guerra comercial, la empresa de tecnología china, Huawei, fue puesta en la lista negra del mandatario estadounidense. Las razones se basaron en problemas de seguridad al punto de que países como Australia ya han prohibido las redes 5G ofrecidas por el gigante tecnológico.

Uno de los argumentos que da el Gobierno del país norteamericano para atacar de esta forma es la dependencia con China. Esta nación es fabricante de una gran parte de los productos del mundo, sin embargo, los asiáticos también necesitan de la tecnología estadounidense para impulsar su desarrollo económico.

Desde marzo de 2018, cuando Trump decidió imponer los primeros aranceles a los productos chinos, lo hizo bajo el artículo 301 de la Ley de Comercio de 1974. China respondió con el mismo golpe días después. Ahora, con el último aumento de aranceles por parte de los estadounidenses (200.000 millones de dólares), los chinos aplican la ley del talión, subiendo los impuestos a productos de Estados Unidos (60.000 millones de dólares).

El mercado de bienes y servicios, las importaciones y exportaciones, el flujo de gente, todo esto hace que China sea el mayor socio comercial de los norteamericanos. Pero, la metodología impuesta por Trump vuelve a su país el antagonista de esta historia, que también repercute en las economías de otros países, como México, India y algunas naciones de la Unión Europea.

Wang Yiwei, profesor de la Universidad Renmin de China, asegura que "las sanciones harán que Estados Unidos se vuelva impopular. Por lo tanto, al usar el doble estándar, ofenderá a todo el mundo y, finalmente, acabará con toda su credibilidad".

Trump no quiere bajar la guardia ni aceptar que China es potencia y competencia a nivel tecnológico. Representantes del Gobierno de su país saben lo que se puede venir si la economía bilateral se llega a afectar por culpa de las decisiones del mandatario. El exalcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, pidió al Congreso estadounidense que impidan a Trump negociar con los chinos y le quiten sus poderes en la política comercial "antes de que sea demasiado tarde".

Con Reuters, EFE y AFP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24