Deportes

Andy Ruiz Jr., el hijo de mexicanos que sorprendió al mundo del boxeo

El mexicano-estadounidense Andy Ruiz Jr. celebra tras derrotar al británico Anthony Joshua en el Madison Square Garden de Nueva York, el 1 de junio de 2019.
El mexicano-estadounidense Andy Ruiz Jr. celebra tras derrotar al británico Anthony Joshua en el Madison Square Garden de Nueva York, el 1 de junio de 2019. Andrew Couldridge / Action Images via Reuters

El boxeador estadounidense de origen mexicano derrotó al favorito británico Anthony Joshua en el Madison Square Garden de Nueva York y le arrebató los títulos mundiales del peso pesado contra todo pronóstico.

Anuncios

Hace poco más de un mes, Andy Ruiz Jr. no tenía en sus planes convertirse en el gran protagonista del boxeo mundial. Como tantos otros, el pugilista de 29 años, nacido en California y de padres mexicanos, quizás planeaba ver el combate del campeón británico Anthony Joshua contra el neoyorquino Jarrell Miller en el mítico Madison Square Garden de Nueva York.

Pero los caprichos del destino lo pusieron frente a una oportunidad única que no dejó pasar. Un resultado positivo en un control antidopaje dejó a Miller fuera de los cuadriláteros por seis meses y obligó a los organizadores a buscar un reemplazante a contrarreloj. Un retador para Joshua, poseedor de los títulos mundiales del peso pesado de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), de la Federación Internacional de Boxeo (FIB) y de la Organización Mundial de Boxeo (OMB).

Y el cruce de caminos ocurrió de manera poco habitual para el hiper profesional mundo del boxeo. Consciente de la falta de un rival para Joshua, Andy Ruiz Jr. le escribió un mensaje directo de Instagram al promotor Eddie Hearn y se ofreció para pelear el sábado 1 de junio.

“Dame esta pelea, lucharé más duro que cualquiera de los nombres que mencionaste, te daré una pelea mejor y voy a vencer a Anthony Joshua”, vaticinó Ruiz Jr. en el mensaje que atrajo la atención de Hearn y desembocó en la histórica noche del Madison Square Garden.

Ruiz Jr. batió los pronósticos contra Joshua a pura potencia

Con las apuestas de 33 a 1 en contra y una marcada diferencia de peso (112 kilogramos de Joshua frente a los 121 de Ruiz Jr.), estado físico y altura (1,98 del británico contra 1,88 del mexicano-estadounidense), Ruiz Jr. se impuso por nocaut técnico en el séptimo asalto, terminó con el invicto de Joshua –que estaba realizando su esperado debut en Estados Unidos- y se colgó los cinturones que lo acreditan como nuevo rey de los pesados.

El séptimo round marcó el cierre de la pelea, luego de que Joshua cayera dos veces al suelo y el juez de la pelea decretara el final. Pero antes, Ruiz Jr. –que llegaba a la pelea con un historial de 33 triunfos, 22 por nocaut, y solo una derrota- había mostrado aplomo para controlar los dos primeros asaltos, para reponerse de una caída en el tercero y para, en ese mismo pasaje, hacer besar la lona en dos ocasiones al campeón británico.

Ruiz Jr., que se convirtió en el primer mexicano en ser campeón mundial de peso pesado, dijo que “esto es lo que he estado soñando” y se ilusionó con que su victoria haga “mucho por mi comunidad, por México”.

En el piso quedaron las ilusiones de Joshua, que esperaba usar su primera presentación en suelo estadounidense como trampolín para concretar algún cruce con los otros reyes pesados Deontay Wilder y Tyson Fury. El británico admitió haber subestimado a Ruiz Jr., consideró que “ganó el mejor” y prometió “seguir adelante”.

El futuro cercano tendrá una revancha entre Joshua y Ruiz Jr., antes de fin de año y en suelo británico. El mexicano prometió que se pondrá “en forma” para esa revancha y buscará demostrar que su gran noche fue algo más que 15 minutos de fama.

Ruiz Jr., de las burlas por su sobrepeso a las luces del boxeo mundial

Andy Ruiz Jr. nació en Imperial Valley, en California. Pero sus orígenes lo han llevado a sentirse más mexicano que estadounidense y reivindica la tierra de sus padres.

Su crianza fue a 16 kilómetros de la frontera con México, en una zona de pandillas, tráfico de drogas y de personas, que le provocaron más de un altercado con las autoridades durante su infancia. Así, el boxeo se convirtió en una vía de escape.

De estructura corpulenta y personalidad afable, Ruiz Jr. tuvo problemas en el inicio de su carrera. Durante sus primeros años debió pelear con adultos debido a que no tenía niños de su peso. Además, fue víctima de ‘bullying’ por su exceso de peso.

Al margen de las trabas, apostó por el boxeo, aunque tampoco tuvo un camino fácil. Su brillante carrera amateur contrastó con la imposibilidad de representar a México en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008, luego de caer en los clasificatorios.

A los 19 años hizo su debut profesional con una victoria ante Miguel Ramírez en Tijuana. Pese a no lucir un cuerpo atlético, escaló posiciones entre los pesados y en 2016 tuvo su primera oportunidad de pelear por un título mundial. Pero la derrota por puntos ante el australiano Joseph Parker en Auckland (Nueva Zelanda), a la postre la única de su carrera, lo golpeó anímicamente y lo alejó de los cuadriláteros hasta principios de 2018.

De vuelta al ruedo, se impuso a Devin Vargas, Kevin Johnson y al alemán Alexander Dimitrenko hasta toparse con la posibilidad de enfrentar a Anthony Joshua. Cinco semanas de preparación y sus puños “rápidos como un rayo” –según dijo en la conferencia de prensa previa a la pelea en Nueva York- le permitieron hacerse un lugar entre los líderes del peso pesado del boxeo mundial. Con un arduo camino recorrido, ahora intentará mantenerse en ese puesto.

Con Reuters y AP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24