Guerra comercial

Concluye foro de seguridad en Singapur, con China y EE. UU. en plena crisis comercial

Wei Fenghe, ministro de Defensa de China, durante el foro de seguridad en Singapur. 2 de junio de 2019.
Wei Fenghe, ministro de Defensa de China, durante el foro de seguridad en Singapur. 2 de junio de 2019. Feline Lim / Reuters

Las dos potencias mundiales estuvieron presentes en el foro de seguridad que reunió a los responsables de Defensa de varios países. La guerra comercial entre China y EE. UU. fue uno de los temas de debate.

Anuncios

El foro de seguridad del Diálogo de Shangri-la reunió a los representantes de los Gobiernos de Estados Unidos y China encargados de la defensa nacional.

La tensión existente entre ambos países fue imposible de ocultar en este encuentro, en el que el secretario interino de Defensa de Estados Unidos, Patrick Shanahan, y el ministro de Defensa chino, el general Wei Fenghe, defendieron cada uno sus posiciones en la guerra comercial declarada por Estados Unidos a China.

China Vs. Estados Unidos: la guerra de dos potencias

Desde que empezó la guerra de aranceles por parte de Estados Unidos a los productos de China, la postura del país asiático ha sido similar, cuidando sin embargo, su manera de comunicar.

Durante el foro de seguridad en Singapur, los representantes del Gobierno chino insistieron en que, a pesar del lenguaje hostil de la administración del presidente Donald Trump, quieren dejar la vía abierta al diálogo.

El consejero de Estado y ministro de Defensa chino, Wei Fenghe, aseguró durante su discurso que el Gobierno y el ejército de su país salvaguardarán la prosperidad y la estabilidad mundial y regional frente a la compleja situación internacional.

"Ningún país debería esperar jamás que China permita que se infrinjan su soberanía, seguridad e intereses. En cuanto a la fricción comercial reciente iniciada por Estados Unidos, si ellos quieren dialogar mantendremos la puerta abierta, si quieren combatir, combatiremos hasta el final", dijo Wei Fanghe.

La guerra declarada por Trump empezo en 2018 y paulatinamente fue avanzando, hasta empeorarse este fin de semana, cuando entraron en vigor los últimos aranceles anunciados por China a las importanciones estadounidenses por un valor de 60.000 millones de dólares. La decisión llegó luego de que Estados Unidos aumentara los aranceles por un valor de 200.000 millones de dólares a productos chinos el pasado 10 de mayo.

Las recriminaciones contra China fueron evidentes por parte del secretario interino de Defensa de Estados Unidos, Patrick Shanahan. Por un lado, el representante del gobierno estadounidense insistió en que la empresa de tecnología china, Huawei, es un peligro para la seguridad de Estados Unidos. Además, acuso a Beijing de "desestabilizar la región, al tratar de reordenar sus vibrantes y diversas comunidades en aras de su beneficio exclusivo", con "el despliegue de sistemas armamentísticos avanzados para militarizar zonas disputadas".

Los reproches de Shanahan se deben a la reclamación por parte de Beijing de varias islas del Mar de China Meridional en detrimento de Filipinas, Malasia, Vietnam y Brunei.

El gigante asiático construyó instalaciones militares en las Islas Spratly, disputadas por Manila, a pesar de que la Corte Permanente de Arbitraje de La Haya (CPA) reconociera la soberanía filipina de dicho territorio en 2016. Pero, los chinos se hacen de oídos sordos y defienden su derecho a construir en "su propio territorio", como aseguró el ministro de Defensa chino.

Ante las diferencias con Estados Unidos y los vecinos de China, otros responsables de la Defensa no les quedó más que proponer el aumento en defensa, cuidarse unos a otros y trabajar en pro de la diplimacia.

Con Reuters y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24